Incertidumbre y futuras alianzas: el ajedrez político tras las elecciones en Alemania

Tras las elecciones federales, Alemania entró en un período de incertidumbre. En los comicios, los dos principales partidos defienden el derecho de encabezar la economía más grande de Europa, dejando sin definir por completo quién será el sustituto de Angela Merkel.

Los socialdemócratas del SPD, liderados por el ministro de Finanzas y vicecanciller saliente Olaf Scholz, se proyectan como ganadores con 25,7 por ciento de los votos.

Puede leer: Termina la era Merkel: el legado que dejó en sus 16 años de mandato

La alianza conservadora de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), de Merkel, y su partido aliado bávaro, la CSU, encabezada por Armin Laschet, obtendría 24,1 por ciento. Es el peor resultado en su historia de siete décadas.

Los Verdes aparecen terceros con 14,8 por ciento, seguidos del liberal FDP con 11,5 por ciento. Luego está el ultraderechista Alternativa para Alemania con 10,3 por ciento.

Olaf Scholz y Angela Merkel. Foto: AFP
Los socialdemócratas de Olaf Scholz ganaron las elecciones federales en Alemania. Fue ministro de Finanzas y vicecanciller de Angela Merkel. Foto: AFP

Tras haber reclamado la cancillería para su movimiento, y a pesar de perder en las urnas, Laschet aseguró que “un gobierno dirigido por la Unión (CDU/CSU) es lo mejor para nuestro país y nos sentimos igualmente obligados hacia nuestros electores”. Insistió que “ningún partido”, ni siquiera el SPD, obtuvo un “mandato claro para gobernar”.

Y, aunque admitió que la CDU necesita “renovarse” asumió, personalmente su parte en ese fracaso. Mientras tanto su rival, Olaf Scholz, ministro de Finanzas de la coalición saliente, cree que la derecha ha “recibido el mensaje de los ciudadanos de que ya no deberían estar en el gobierno sino en la oposición”.

Los pasos a seguir

En Alemania no son los votantes los que eligen directamente al jefe de gobierno, sino los diputados, una vez formada la mayoría.

Pero esta vez la mayoría es especialmente complicada de formar, ya que debe reunir a tres partidos, debido a la fragmentación del voto. Es la primera vez que esto ocurre desde los años 50.

Tras las últimas elecciones en Alemania, en 2017, se necesitaron más de seis meses para alcanzar un acuerdo y formar la actual gran coalición de conservadores y socialdemócratas.

Tanto Scholz, de 63 años, como Laschet, de 60, dijeron que pretenden tener un gobierno instalado antes de Navidad. “Alemania asumirá la presidencia del G7 en 2022”, advirtió Laschet, y es por eso que el nuevo gobierno debe “llegar muy rápidamente”.

La perspectiva de un largo periodo de parálisis preocupa a los socios europeos de Berlín. Mientras tanto, el Viejo Continente teme quedar al margen en el plano geopolítico frente a las rivalidades entre Estados Unidos, China y Rusia.

Durante las negociaciones de coalición, Angela Merkel se limitará a gestionar los asuntos corrientes, con una menor presencia en la escena internacional.

Los Verdes de Annalena Baerbock serán claves en la conformación del nuevo gobierno. Foto: AFP

“Aunque continúe gestionando todos los dosieres, [Alemania] perderá la legitimidad de dar forma a las iniciativas internacionales”, consideró el experto Christian Mölling, en un análisis para el Consejo alemán de Relaciones Exteriores (DGPA).

Un vacío que preocupa particularmente a Francia, que en enero asumirá la presidencia semestral de la Unión Europea (UE) y que espera poder contar con su socio más importante para sacar adelante sus iniciativas en aras de una Europa más “soberana”.

Francia cuenta con tener “rápidamente” un canciller alemán “fuerte” a su lado, indicó el secretario de Estado francés de Relaciones Exteriores, Clément Beaune. Por su parte Rusia, por medio del portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, espera que la “relación” entre Moscú y Berlín “continúe y se desarrolle todavía más”.

¿Quién tendrá la llave de gobierno?

Los Verdes, liderados por Annalena Baerbock, que durante un tiempo aparecían como favoritos, tienen suficiente apoyo para incidir en la definición del próximo gobierno.

Igualmente, los liberales del FDP recabaron suficiente apoyo para tener la llave del gobierno y convertirse en un actor ineludible para una futura coalición. El lunes, los Verdes anunciaron las primeras discusiones exploratorias para definir con qué partido estarían dispuestos a cooperar.

Puede leer:  Las deudas pendientes que deja Angela Merkel tras su mandato en Alemania

Una alianza tripartita con el SPD sería “la opción más evidente”, consideró el copresidente de la formación, Robert Habeck. Sin embargo, no descartó dialogar con los conservadores.

Según un sondeo de YouGov, la mayoría de electores favorece a una coalición de centroizquierda, ecologistas y liberales. Y 43 por ciento de ellos estima que Olaf Scholz debe ser canciller. En cambio, la opción de una coalición puramente de izquierdas parece descartada, pues la izquierda radical de Die Linke alcanzó resultados demasiado bajos.

*Con información de AFP

0 Comentarios

Deja un comentario