ELN estaría usando protección de Venezuela para beneficiar al Cartel de Sinaloa

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) había advertido hace unas semanas esta alianza, que también la ratifica el informe de varias agencias de inteligencia extranjera que operan en Colombia.

“El cartel mexicano de Sinaloa también ha sido detectado en Zulia, donde se ha aprovechado de las pistas de aterrizaje para la construcción de centros de tránsito y acopio de estupefacientes con el apoyo del ELN, que ha ampliado sus actividades en la República Bolivariana de Venezuela”, dice el informe de la Jife.

La JIFE apunta a la presencia del cartel de Sinaloa en Venezuela

Este es solo uno de los preocupantes elementos que han salido a relucir a raíz de la ofensiva militar que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) inició el pasado 21 de marzo en el estado de Apure contra grupos irregulares armados colombianos, que ya dejan como saldo 15 uniformados y 4 civiles muertos, más de 5.700 residentes de La Victoria refugiados en Arauquita (Colombia) y un escenario lleno de zozobra por la falta de claridad de lo que realmente ocurre en esta zona de Venezuela.

Los informes de inteligencia también confirman las viejas relaciones que habría entre el Frente Oriental del ELN, liderado por Gustavo Anibal Giraldo, ‘Pablito’, con altos mandos militares y autoridades civiles en estados o municipios fronterizos, especialmente con Apure y Táchira.

Estas relaciones le habrían permitido a ese grupo guerrillero, no solo tener campamentos militares y protección, sino que esa guerrilla, estaría aprovechando de esas ventajas para que sus hombres protejan pistas de aterrizaje de sus aliados o para atacar, incluso, las que controlaban las disidencias de las Farc.

Diario Criterio y La Gran Aldea ya revelaron cómo las disidencias de las Farc, lideradas por Gentil Duarte, uno de los primeros comandantes de las Farc en salirse del proceso de paz durante la administración Santos, sería el centro de la arremetida, no solo de la FANB sino de las otras disidencias de las Farc refugiadas en Venezuela, al mando de Iván Márquez y Jesús Santrich.

Recomendado: Disidencias de las Farc y el ELN, los ‘cuervos rojos’ detrás de la violencia en Venezuela

Estas disidencias pasaron, en el último año, de aliadas a enemigas, con el problema de que ahora el teatro de operaciones de estas disputas está en Venezuela. De ahí que algunos analistas digan que fue el propio régimen chavista el que empolló y cuidó estos cuervos, que ahora siembran la guerra donde antes tenían su refugio.

El juego de los elenos

Precisamente las guerrillas del ELN podría ser el grupo más beneficiado en esta disputa, por tener una larga y fuerte presencia en Venezuela y por el papel que estaría jugando entre las disidencias de la Farc, el régimen de Venezuela, militares y el Cartel de Sinaloa.

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) advierte en su informe que solo en el Zulia hay unas 400 pistas de despegue ilegales vinculadas con el narcotráfico y cuyos cargamentos tienen como destino principal El Salvador y Honduras.

El ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, dijo que si se analizan las trazas de los vuelos ilegales que salen desde Venezuela, la inmensa mayoría tienen como destino Centroamérica. “La mayoría de la droga está siendo pasada por la frontera desde Colombia para ser embarcada en el vecino país, donde el ELN y las disidencias de las Farc operan con libertad… bueno, hasta lo ocurrido hace unas semanas en La Victoria”.

El reciente informe de inteligencia de varias agencias internacionales en torno a las estructuras del ELN que operan en Venezuela, concluye que:

“Alias Pablito y Lenin lideran las comunicaciones y las relaciones con varios militares de la Fuerza Armada Bolivariana”.

“Hay indicios del control por parte de estructuras del ELN en Venezuela sobre pistas de aterrizaje y rutas que serían usadas para el tráfico de estupefacientes para el Cartel de Sinaloa”.

El ELN estaría “entregando información de pistas y rutas de narcotráfico a la Guardia Nacional a cambio de recibir beneficios y armas. Habría acuerdos para garantizar la seguridad de los campamentos en el vecino país, algunos de ellos sembrados en territorios indígenas”.

También se cree que alias Pablito habría ordenado buscar contactos con mandos medios de la Guardia Nacional para coordinar actividades de narcotráfico. Lo anterior teniendo en cuenta que un general con el que tendrían relaciones les habría exigido una gran cantidad de cocaína.

Estos son algunos de los mensajes y comunicaciones incluidos en el informe, que se dejan tal y como fueron escritos y que permiten darse una idea de la capacidad que tiene el ELN en zonas limítrofes de Venezuela y la amenaza que sus alianzas pueden tener sobre la seguridad en Colombia y la región.

5 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio