Emprendimientos de paz y reconciliación: lo que la guerra no pudo matar

Al cumplirse cinco años del final de la guerra con las Farc, cientos de excombatientes crearon sus propios emprendimientos. Diario Criterio recopiló algunos de ellos.

Durante el discurso de la firma del acuerdo de paz en 2016 Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, aseguró que “Renacemos para echar a andar una nueva era de reconciliación y de construcción de paz”, y parece que ha sido así.

Por lo menos eso han demostrado los líderes y trabajadores de varios emprendimientos de excombatientes y víctimas de las Farc, quienes a través de alimentos, ropa, cervezas, morrales y otros productos decidieron seguir su vida lejos de la guerra y reemplazar las armas por proyectos productivos que aporten a la sociedad.

Según cifras de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, a corte al 30 de noviembre del 2020 había 1.842 emprendimientos productivos aprobados, que benefician a un total de 5.167 excombatientes. Para estas empresas se han destinado aproximadamente 51.616 millones de pesos.

Puede leer: El nuevo mapa del conflicto: ¿dónde están los excombatientes y qué pasa con las disidencias?

Tras cumplirse cinco años de la firma del inicio de una transición en el país, Diario Criterio le cuenta cuáles son algunos de los emprendimientos de exintegrantes de las Farc que se han fortalecido con el tiempo y que hoy son un referente de que las segundas oportunidades valen la pena.

Café Paramillo

Café Paramillo es sembrado y cosechado por campesinas y campesinos, personas en proceso de reincorporación y víctimas del conflicto, en Santa Lucía, municipio de Ituango (Antioquia).

Se reunieron en la Cooperativa Multiactiva de Emprendedores del Campo Colombiano para poder crear un café dulce con sabores a caramelo, miel, chocolate y delicados frutos rojos: la mezcla con la acidez perfecta de una taza deliciosa.

Según información de la ARN, este producto se siembra bajo sombrío de árboles nativos y cultivos de pancoger, en búsqueda de garantizar en primera medida la soberanía alimentaria de los campesinos y para obtener mejor calidad del grano.

Café El tercer acuerdo 

Otro de los emprendimientos que se inspiran en el grano más famoso del país es ‘Café El tercer acuerdo’, una marca creada a partir de un colectivo de la Mesa Técnica Cafetera Gaitania (Tolima), con un compromiso firme por la construcción local de paz y es comercializado por exmiembros de las Farc.

La empresa está ubicada en Planadas (Tolima) y es producido por diferentes asociaciones de cafeteros de este municipio, fincas de familias caficultoras de Gaitania, mujeres líderes de la región e indígenas de resguardo indígena Nasa Wex´s.

Puede leer: “A Duque le quedó grande la implementación de los acuerdos”: Ramírez

Excombatientes, familias caficultoras e indígenas tejiendo una historia de reconciliación que sabe a café con notas cítricas y achocolatadas y se puede conseguir desde $25.000 por bolsa. Si desea adquirir el producto puede dar clic aquí.

Emprendimientos Farc
Foto: Consejería para la Estabilización.

Café María Camila

Café María Camila se cultiva en las montañas del departamento de Antioquia para llevar su grano molido a diferentes lugares del mundo, generando así ejemplos de emprendimiento.

Desde 2017 siembran una semilla certificada que nace en tierras antioqueñas y abren nuevos espacios para el intercambio cultural entre las comunidades, para lograr el reconocimiento, valor, cultura y pasión de los productores del café colombiano desde la semilla hasta la taza.

En entrevista con Blu Radio, Manuel Anaya Osorio uno de los excombatientes que pertenece a este emprendimiento aseguró que “He hecho el proceso desde la siembra hasta llevar la taza de café al consumidor. La invitación es que conozcan nuestra posición hoy, tras dejar atrás todo el conflicto, que no generalicen pues somos muchos los que continuamos con la paz”.

Miel de la montaña

Este es uno de los emprendimientos más dulces de todos, producido por excombatientes del Frente 36 de las Farc, quienes hoy cumplen con el acuerdo de paz, a pesar de la falta de tierras.

Actualmente, son 20 reincorporados los que le apuestan a la apicultura en la vereda La Plancha, en Anorí, Antioquia.

“Miel de la Montaña es un proyecto muy bonito, a través del cual 20 excombatientes del antiguo frente 36 de las Farc decidieron apostarle a la apicultura, a la producción de miel, a la conservación de la especie de la abeja y de los bosques tropicales de Anorí, precisamente a través de este ejercicio apícola”, explicó a las Naciones Unidas Andrés Zuluaga, excombatiente y representante legal de la Cooperativa Multiactiva para el Desarrollo Económico y Social del Norte de Antioquia, Coomuldesna. 

Un frasco de miel de 570 gr cuesta $25.000 con envío incluido a cualquier ciudad del país y tres frascos salen por $70.000. Si quiere pedirla puede hacerlo a través de la línea de WhatsApp: +57 305 3464079.

Puede leer: ‘El país de las aves’: un viaje de cantos y vuelos por la biodiversidad del país

Confecciones La Montaña

Hamacas, tulas, morrales de montaña y escolares, canguros, manos libres y hasta pantalones. Estos son los productos de Confecciones La Montaña, un emprendimiento que tuvo una amplia acogida desde su inicio y que participó en Colombiamoda 2021.

Esta empresa viene literalmente de la guerra y se transformó en uno de los negocios más prósperos de los excombatientes, quienes dejaron de hacer uniformes camuflados para traer a los ciudadanos accesorios de calidad con hilos y telas especiales.

Puede leer: “Los movimientos populistas se apoyan en legítimas aspiraciones democráticas

“Toda nuestra indumentaria la hacíamos para la guerra, así que dijimos, ‘traslademos este trabajo para la paz, pongamos nuestro proyecto en función de la paz’ y comenzaron cuatro compañeros a coser en las cuatro máquinas que habíamos traído”, compartió Guillermo León Chancé a la ARN.

El catálogo es tremendamente amplio en colores, diseños y costuras, y se puede consultar en su perfil de Instagram o llamando a los números 305 4297748 o 317 5301088.

Manifiesta

Otro de los emprendimientos de los excombatientes es Manifiesta, una marca que está convencida de que la moda es un asunto político capaz de construir paz y reconciliación.

Algunas estudiantes de la Universidad Nacional se unieron para crear vestidos, camisetas, kimonos y tulas junto a cerca de 15 excombatientes del espacio de reincorporación de Icononzo, Tolima. Manifiesta inició con una inversión de 300.000 pesos puestos por las creadoras y algunos exmiembros de las Farc.

Puede leer: 12 películas para disfrutar el Festival de cine francés 2021

El crecimiento de este emprendimiento ha sido enorme, pues tan solo el año pasado después de dos años de creación las cifras llegaron a más de 200 millones en ventas. Su ropa colorida y floreada ha pasado por pasarelas urbanas, por ferias de moda como Colombiamoda y recientemente hicieron parte de Shark Tank Colombia, el programa de televisión que busca invertir en negocios nacionales.

Cervezas de la paz

La cerveza une, alegra y se comparte, y eso lo han tenido claro los creadores de La Trocha y La Roja, dos cervezas artesanales elaboradas por excombatientes de las Farc que actualmente hacen parte del mercado.

La Roja es hecha por personas que estuvieron en la guerrilla y empezaron a fabricarla como parte de la estrategia de reincorporación a sus vidas personales y financieras. Nace en el Espacio Territorial para la Capacitación y Reincorporación ETCR ubicado en la vereda La Fila, del municipio de Icononzo en el departamento del Tolima.

Puede leer: Javier Reyes, el peleador que alza sus puños contra la corrupción en Colombia

Hasta allí llegó el irlandés y profesor de idiomas Wally Broderick, amigo de infancia y juventud de Carlos Grajales, exguerrillero y responsable del asentamiento, y en 2018 juntos planearon un taller de cervecería con la proyección de montar un pequeño negocio y vender la cerveza a quienes habitan el ETCR.

El negocio empezó a crecer y se comercializó en Bogotá, donde tuvo gran acogida. Actualmente, los maestros cerveceros permanentes son Rubén Darío Jaramillo y José Hernando Mayorga, quienes se desplazaron de Icononzo a Bogotá para seguir trabajando en el proyecto. 

La Trocha

Por su lado, La Trocha, uno de los emprendimientos más conocidos después de la firma del acuerdo de paz, nació en 2019 con recursos propios, pero en 2020 recibió dinero del Fondo Paz. La idea fue creada por Doris Suárez y Alexander Monroy, junto con otros ocho exguerrilleros que hicieron un diplomado en cervecería artesanal.

La idea inicial era crear un proyecto productivo basado en un producto orgánico o artesanal, que se relacionara con procesos del campo, la tierra y otros espacios que habían recorrido durante el conflicto armado.

Puede leer: “Colombia es un regalo del río Magdalena”: Wade Davis

“La Trocha tiene unas maltas especiales, que le dan un sabor achocolatado y/o a café, que con 5.5 grados de alcohol hacen que la experiencia para quienes la toman vaya más allá del sabor, la historia y la estigmatización de un país”, explicó su creadora a Canal Institucional.

Actualmente, La Trocha tiene dos productos insignia: la Coromoro, con notas achocolatadas y de café y la Churuka con notas de maracuyá. Se puede pedir a domicilio o consumir en La Casa por la Paz, un espacio que nació a principio de año para compartir con la capital colombiana.

2 Comentarios

Deja un comentario