Entre llantos, Edwin Ballesteros renunció a la Cámara de Representantes

El parlamentario santandereano es investigado por la Corte Suprema de Justicia por posibles hechos de corrupción durante la gobernación de Richard Aguilar.

El representante a la Cámara por Santander, Edwin Ballesteros, renunció a su curul en la tarde de este miércoles en medio de las lágrimas, antes de ser escuchado en indagatoria en contra del caso que se adelanta en contra del exgobernador Richard Aguilar, por carrusel de contratos durante su periodo como mandatario seccional.

Le puede interesar: Parapolítica, lavado de activos y contratos irregulares: los líos del clan Aguilar

La investigación que la Corte Suprema de Justicia adelanta contra Ballesteros también incluye posibles hechos de corrupción cuando este fue gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Santander (Esant) entre 2014 y 2016.

En la carta que leyó en la Cámara y que publicó en su cuenta en Twitter, el representante detalló que “tras la práctica de la diligencia de indagatoria, producto de un proceso de conocimiento público, el equipo jurídico defensor de mi caso renunció al poder pues, tal y como lo expone el documento anexo, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema vulneró mis garantías constitucionales y violentó mi derecho fundamental a la defensa, principio Rector de la justicia y la libertad”.

La renuncia fue aprobada por 131 votos a favor y 15 en contra. Tras la renuncia, el proceso pasaría a manos de la Fiscalía General de la Nación.

También puede leer: Armando Benedetti alertó por una orden de captura en su contra, que no llegó

2 Comentarios

  1. Otro corrupto que huye de la justicia de la Corte para refugiarse en la cueva de malandrines presidida por el narciso fiscal de bolsillo Barbosa salvador de esta caterva de delincuentes. Alli llegan seguros de que seran exonerados de todos los delitos. Se le olvida al fiscal salvador de bolsillo que este cargo no es de por vida y tendra que pagar por sus atropellos y burlas a la justicia y a la nacion

Deja un comentario

Diario Criterio