“RTVC hizo la transformación más importante de los últimos años”: Álvaro García

Tras dos años y medio, el periodista Álvaro García se despide de la dirección de RTVC. Diario Criterio habló con él sobre su gestión.

Diario Criterio: ¿Cómo recibió RTVC y en qué estado deja la institución?

Álvaro García: Creo que en los últimos dos años y medio se ha logrado una gran transformación, tal vez la más importante, de RTVC en los últimos años. Una transformación positiva con varias aristas que podríamos resumirlas en puntos específicos:

Lo primero es el tema de infraestructura. Cuando comencé la infraestructura de RTVC, en cuanto a producción de radio y, especialmente, de televisión, era bastante precaria. Los estudios estaban prácticamente inhabilitados, parecían cuartos de San Alejo. Nosotros rehabilitamos todos esos espacios y, en medio de la pandemia, construimos uno de los estudios más modernos que hay en Colombia para la producción y rehabilitamos los otros dos con equipos nuevos. En resumen, multiplicamos por tres las posibilidades técnicas y eso generó el crecimiento en producción propia. En radio hicimos una gestión similar.

Diario Criterio: ¿Esa modernización y ampliación de la producción radial incluyó las emisoras de paz, compromiso de los acuerdos de La Habana?

A.G.: Sí, y esa fue otra de las aristas fundamentales de nuestra gestión. Llevamos más del 60 por ciento de la implementación de este punto de los acuerdos. Son 20 emisoras con las que el Estado se comprometió, ya tenemos 12 funcionando y a inicios del próximo año entran al aire cuatro más.

Puede leer: Patricia Ariza: de la economía naranja a la cultura popular para la paz
Emisora de Paz en Convención de RTVC
Emisora de Paz en Convención, Cesar.

Diario Criterio: ¿Esa inversión en capacidades técnicas correspondió con un crecimiento de audiencias?

A.G.: Sí y fue muy grande. Las audiencias de RTVC crecieron en un 27 por ciento: se pasó de 30 millones de personas que tuvieron contacto con nuestros contenidos a más de 38 millones. Televisión fue la que más creció, también lo hizo la parte digital. La verdad fue un crecimiento orgánico.

Diario Criterio: Y en cuanto a la calidad de contenido…

A.G.: Continuamos una senda que venía desde hace un tiempo. En nuestro caso hicimos énfasis en un contenido de corte social bien definido, por obvias razones, marcado por el tema de la pandemia. Y tuvimos éxitos importantes que hicieron énfasis en ese enfoque social. Lo de frailejón Ernesto Pérez no fue una casualidad. Fue el fruto de ese trabajo que se hizo en el programa Cuentitos Mágicos, que nació para entretener y educar a los niños durante la pandemia.

En términos de reconocimiento tuvimos más de 102 premios para nuestros medios: 11 India Catalina, tres Simón Bolívar, un CPB para el noticiero RTVC Noticias, 37 para radio y muchas nominaciones nacionales e internacionales.

En contexto: ¿Quién estará al frente de RTVC en el gobierno de Gustavo Petro?

Diario Criterio: Ya que habla de RTVC Noticias, este nació en medio de controversias porque se creía que iba a ser el vocero oficial y de propaganda de Iván Duque. Había sectores de la sociedad a los que no les sonaba la idea. ¿Al fin qué pasó?

A.G.: La verdad es que no resultó un medio de propaganda. Un año y medio después de haberse lanzado, el Instituto Reuters lo mencionó como el segundo medio informativo de mayor credibilidad en Colombia. Eso da cuenta de la labor seria y la responsabilidad con que hemos asumido la emisión de noticias desde un canal público. Me arriesgaría a decir que RTVC Noticias ya es un activo importante de los colombianos.

Construir el noticiero no fue fácil. Por la razón que fuera, el sistema de medios públicos nacional nunca tuvo un noticiero, aunque hubiera una tradición de informativos regionales públicos. Algo difícil de entender. Lo que detectamos en los estudios que hicimos para crearlo era que la gente reclamaba espacios informativos de credibilidad y a nosotros nos pedían eso. Así que entendimos que era el momento para lanzar al aire un noticiero nacional público y enfrentar la polémica, aun antes de que comenzara a andar.

Hoy en día, gracias al profesionalismo, a los lineamientos muy claros en el sentido de que el gran capital que tiene el proyecto es su credibilidad y a la construcción de un enfoque diferencial en términos de regiones y de una agenda informativa que no sea del centro hacia afuera, tenemos el reconocimiento del que hablaba, no solo por institutos de investigación sino por la gente.

Diario Criterio: El mercado de coproducción es el tema al que más se hace referencia cuando se habla de RTVC y que no ha estado exento de polémicas. ¿Qué pasó con este mercado durante su gestión?

A.G.: Que nos tocó amoldarnos a la pandemia. Lanzamos varias convocatorias para ayudar a los productores de la industria afectados por el confinamiento. Financiamos proyectos de audio y video hechos en casa que resultaron extraordinarios, muchos salieron premiados en festivales de Colombia y el exterior. En términos generales, en este mercado hemos invertido 40.000 millones de pesos en los últimos 69 contratos.

Diario Criterio: Hay un producto bastante importante dentro de RTVC, pero del que casi nadie habla, quizás porque no ha estado rodeado de polémicas como en los casos de RTVC Noticias y del mercado de coproducción. Me refiero a Señal Memoria

A.G.: Señal Memoria es nuestra consentida y espero que lo siga siendo. Creció mucho, se lograron 500.000 archivos digitalizados y organizados. Es el archivo audiovisual más importante de Colombia. Tuvimos grandes adquisiciones: series, novelas, piezas de audio, fotografías, el archivo del Noticiero de las Siete, etcétera.

Diario Criterio: Pero insisto, siento que Señal Memoria, pese a su expansión, es poco conocido por los colombianos, por los investigadores…

A.G.: Eso no es del todo cierto. Poco a poco hemos hecho un gran esfuerzo para que la gente se dé cuenta de la magnitud del trabajo que se ha hecho en Señal Memoria. Todas esas series que hemos adquirido, catalogado y montado en las distintas plataformas las están viendo los colombianos. Esta el caso de N.N., que ha sido exitosísima.

Lo que hemos tratado de hacer y nos ha funcionado es mostrarle a la gente que Señal Memoria no es un archivo muerto, sino que puede volver a la vida mediante proyectos. Ejemplo de ello fue el libro La voz del poder, que hace un análisis del discurso de los presidentes del país desde 1938 hasta 2022 y que contiene material interactivo. Pero nuestro mensaje fundamental es decirle a la gente que Señal Memoria es un espacio gratuito en el que se puede acceder a miles de horas de documentos, de los cuales se puede disponer, de acuerdo con los intereses de cada uno de los usuarios.

N.N Neron Navarrete
Germán Escallón prtagonizó la serie ‘N.N.’ | Foto: cortesía RTVC.

Diario Criterio: Indudablemente hay un crecimiento cualitativo y cuantitativo, pero, no sé si es mi percepción, RTVC todavía no alcanza un reconocimiento entre los colombianos. Incluso muchos periodistas confunden sus siglas. ¿Por qué no se ha logrado aumentar la recordación de la marca?

A.G.: Nosotros hemos hecho un esfuerzo muy importante, pero todavía falta. El origen de esa confusión o poca claridad sobre la RTVC tenía que ver con unas submarcas que eran más importantes que la marca. Me explico: prácticamente, nadie se refería a RTVC como tal, sino a las marcas que hacían parte de RTVC, como Radiónica o Radio Nacional. Nuestro esfuerzo ha sido por darle la vuelta al orden y darle primacía a RTVC. Hemos trabajado mucho en la convergencia, no solo para mejorar la recordación de la marca, en sino para ser más eficientes.

Hoy en día hay una cultura de trabajo convergente alrededor de la marca RTVC. Si bien es cierto que todavía pasa lo que dices, yo creo ahora es menos que antes. El noticiero y las radios de la paz está ayudando mucho en eso.

Diario Criterio: ¿Cuáles son los retos que debe asumir la próxima administración de RTVC?

A.G.: Lo importante es mantener esa senda de excelencia, con un perfil social y de independencia en la producción informativa. Este es el tesoro de RTVC que debemos seguir cuidando porque es un patrimonio todos los colombianos. Hay que seguir conectados socialmente con las expectativas de la gente. Nosotros llegamos adonde otros medios no llegan o no les interesa llegar, y a unos ciudadanos que otros medios no tienen en cuenta. Esto hay que tenerlo presente cada vez que se vaya a tomar una decisión en RTVC.

Puede leer: ¿Logrará el Congreso ponerle fin al ‘culebrón’ de la elección de nuevo contralor?

Diario Criterio: ¿A quién le gustaría ver como director o directora?

A.G.: ¡Uy, no! ¡No me pongan en eso! Lo único que quisiera es que llegue una persona que asuma el cargo con mucha pasión y cariño. Solo le puedo decir que el o la que llegue puede contar conmigo para lo que necesite.

Diario Criterio: Hace unas semanas, RTVC fue protagonista en el fallido debate entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández. ¿Qué nos puede contar de ese episodio? 

A.G.: Nos pusieron a sudar petróleo porque fue un episodio muy particular nunca visto en una campaña. La tutela decía que ellos tenían que ponerse de acuerdo, sin embargo, de cara al público, cada cual trataba de salvar su responsabilidad y nosotros hicimos todo lo posible para mantener nuestra neutralidad y no dar pie a que alguna acción fuera interpretada como un favoritismo. Eso fue durísimo.

Además, pasamos casi tres días sin dormir pendientes de qué decisiones tomaban para nosotros poner en marcha la logística. Estábamos alerta porque a última hora podían, por ejemplo, acordar hacer el debate en Bucaramanga. Eso significaba un despliegue logístico de gran envergadura para trasladar equipos y hacer alianzas con medios regionales. Pese a la sobriedad con que manejamos el asunto, tras bambalinas estábamos sufriendo bastante.

Diario Criterio: También, en las últimas semanas, sonó un supuesto escándalo en que se decía que RTVC iba a crear más de 300 cargos antes de irse. ¿Qué nos puede contar al respecto?

A.G.: Yo creo que la confusión se dio porque no se entendió el proceso de ampliar la planta fija de RTVC, un proceso que lleva varios años. RTVC tiene una planta de 72 funcionarios y tenemos más de 1.300 colaboradores. Un desequilibrio enorme en términos laborales que incide en la productividad. Desde antes de que nosotros llegáramos, eso estaba identificado y se acordó en ampliar la planta y crear unos cargos.

Nosotros seguimos con el plan, pero con la pandemia se paró. Después se retomó y se le hizo ajustes. De manera responsable seguimos avanzando para entregarle al siguiente gobierno un proceso técnicamente bien hecho, pero sabiendo que nosotros no íbamos a implementarlo. Tal vez cuando se presentó a la junta directiva para aprobar el inicio del proceso, parte de la información se filtró a la prensa de manera parcial y no se entendió bien.

La verdad es que nosotros hicimos algo absolutamente consciente de dejarle a la siguiente administración un proceso armado para que lo siguiera construyendo. Es más, el plan estaba listo desde antes, pero no lo quisimos presentar durante la ley de garantías para no generar ninguna suspicacia. En verdad era imposible surtir un proceso de estos faltando dos semanas para terminar el Gobierno.

Diario Criterio: Usted fue jefe de comunicaciones de Duque y lo que uno ve es que al finalizar su Gobierno, la parte comunicativa fue casi un fracaso o, por lo menos, eso dicen sus opositores y personas cercanas a él. ¿Por qué hubo ese fracaso, si lo hubo?

A.G.: No se puede hablar de fracaso sino de un caso típico en el que la política desborda la comunicación. Si bien es cierto que uno no puede desconocer ciertos inconformismos relacionados con las expectativas de diferentes sectores de la sociedad, realmente lo que hubo fue un volumen más alto de la política que un volumen de la comunicación.

Y eso fue lo que caracterizó, a mi juicio, un desbalance que no permitió apreciar de manera diáfana una cantidad de cosas importantísimas y que van a generar transformaciones estructurales en Colombia. Obviamente hay muchas cosas por mejorar, hacer la alineación después del partido siempre es lo más fácil, pero yo creo que en la medida en que se decante un poco la situación política en el país, va a ser más fácil apreciar y evaluar lo hecho por el gobierno de Duque.

Diario Criterio: ¿Qué va a hacer Álvaro García cuando se quede desempleado en los próximos días?

A.G.: Espero estar desempleado por poco tiempo. Por lo pronto trataré de descansar. Llevo cuatro años de trabajo muy intenso. Luego trataré en avanzar en esos proyectos y sueños que tenemos los periodistas.

Siga con: Cientos de masacres y líderes asesinados: balance de Indepaz sobre la violencia en el gobierno de Duque

3 Comentarios

  1. Buena entrevista
    Deja ver el papel tan importante de RTVC y el crecimiento que ha tenido
    No había escuchado ni visto sobre ” Señal Memoria ”
    Acá me informan
    Gracias

Deja un comentario

Diario Criterio