“En Colombia hay una explosión por los libros y las librerías”: coordinador internacional del FCE

Diario Criterio habló con Marco Barrera Bassols, coordinador de vinculación internacional del Fondo de Cultura Económica (FCE), sobre cómo será la participación de México en la Feria del Libro de 2023 y sobre las nuevas librerías que la editorial tiene planeado abrir en el país. 

El Fondo de Cultura Económica (FCE), la editorial del Estado mexicano con varias sedes a lo largo de América Latina, incluyendo Colombia, acaba de recibir el encargo de coordinar la participación de México como país invitado a la Feria Internacional del Libro de Bogotá en 2023, la tercera de esa nación en la historia del evento. 

Una llamada que llega justo cuando el fondo ha decidido expandir su operación en Colombia: a la recientemente inaugurada librería María Mercedes Carranza, en el norte de Bogotá, la tercera de esa entidad en el país, se suma el interés de abrir otras en Cartagena y Cali. Un interés que está bastante avanzado. 

Puede leer: Con una nueva librería en el norte de Bogotá, el FCE inició su plan de expansión en Colombia

Diario Criterio habló con Marco Barrera Bassols, coordinador de vinculación internacional del FCE, sobre ambos temas: 

Diario Criterio: México será, por tercera vez, el invitado de honor a la Feria Internacional del Libro de Bogotá, y el Fondo de Cultura Económica (FCE) jugará un papel clave en el evento, ¿puede contarnos de qué se tratará?

Marco Barrera Bassols: Tradicionalmente el FCE colabora en las ferias internacionales a las que es invitado México, junto con la Secretaría de Cultura de nuestro gobierno y la Cancillería. Pero en este caso nos pidieron hacernos cargo directamente de la participación de México en esta Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Claro que esperamos contar con el apoyo de la secretaría de Cultura, porque aunque nosotros podemos hacer ferias de libros, tampoco es que tengamos un ministerio con músicos, bailarines, teatreros, cineastas, y demás. Y lo que la gente quiere ver, más que sólo literatura, es la representación de todo un país, así que estamos pensando esta feria más como un festival con expresiones de todo tipo: cine, música, artes plásticas y visuales, etc.

Diario Criterio: Es muy temprano para hablar de la programación o de los invitados, pero ¿qué están pensando traer a la feria? ¿Ya hay algunos lineamientos iniciales de lo que quieren mostrar?

M.B.B.:  Estamos en las discusiones iniciales y todavía nos falta sentarnos con muchos actores, pero el lema mismo que hemos adoptado, que es “Raíces y encuentros: por un futuro de paz en nuestra América”, es una guía que ya nos está marcando ciertas líneas. Si queremos hablar de las raíces y de los encuentros entre ambas naciones, no podemos quedarnos circunscritos solo a Colombia y a México. ¿Por qué? Porque los encuentros y las raíces también hermanan a otras naciones. 

Y también queremos hablar de la paz, construir paz, y creemos que es un momento adecuado para que nuestros dos países se hermanen en ese camino que es difícil, farragoso, pero necesario. Así que seguramente traeremos gente que ha escrito sobre el tema, que ha trabajado en comisiones de la verdad o que trabajan por construir la paz desde la cultura y las políticas culturales.

Penguin Random House - Feria Internacional del Libro de Bogotá
México será el invitado a la Feria Internacional del Libro de Bogotá por tercera vez en su historia.

Diario Criterio: ¿Y en cuanto a libros, autores o temas relacionados con la literatura? 

M.B.B.:  El libro y la lectura son, para nosotros, un instrumento para eso, para construir paz. Queremos que el fomento de la lectura también sea un tema de debate y de intercambio de experiencias entre los dos países. También, como apuntábamos durante el evento en el que se hizo el anuncio, queremos darles un espacio a las escritoras jóvenes. 

Si bien no somos quién para decir que hay un boom, sí podemos darnos cuenta de que ellas, no solo en México, están marcando una pauta, están tendiendo puentes, están halando hilos para que nuestra sociedad salga del closet, o para mostrar que nunca estuvo en el closet. El caso es que ahí están y es importante ponerlas en la mesa. Afortunadamente uno empieza a ver que muchas de ellas ya están siendo editadas en Colombia, en pequeñas editoriales, y eso nos da mucho gusto. 

Diario Criterio: Usted decía en el evento que Colombia y México comparten raíces culturales profundas y eso se nota. La literatura, el cine, la música y el arte mexicano es muy querido en Colombia y pasa lo mismo hacia el otro lado, ¿por qué cree que ambos países son tan cercanos y qué es lo que más tenemos en común?

M.B.B.: Siempre bailamos al son de la música, nos encanta el baile, nos encanta la música. Hay un libro maravilloso de Antonio García de León que se llama El mar de los deseos, y se refiere a cómo en ese continente musical que es el Caribe ha habido música de ida y vuelta que se ha conformado a lo largo del tiempo. Ahí hay muchísimo en común. También en las artes plásticas, y por eso queremos que en nuestro pabellón haya una sorpresa respecto a los 100 años del muralismo en México, sobre todo porque Bogotá se ha vuelto muralista, grafitera. 

También nos une la literatura, el ensayo, la gastronomía y las artes visuales, que incluyen el cine. Y un tema que a mí me apasiona: la arquitectura. Por eso queremos evaluar bien el tema del pabellón que tendrá México, vamos a ver si ponemos a un arquitecto mexicano y a uno colombiano a trabajar juntos y a dialogar. 

Le puede interesar: “El reto actual de la industria del libro es la escasez de papel y el precio de las materias primas”

Diario Criterio: Cambiando un poco de tema, el FCE está en plena expansión en Colombia. Hace poco abrieron la librería Mercedes Carranza en el norte de Bogotá, y ya se habla de otra en Cartagena, ¿por qué la decisión de crecer y expandirse en este momento en el país?

M.B.B.: Pues porque hay una explosión en Colombia, hay una gran demanda, y nosotros lo sentimos y estamos reaccionando a ello. No pasa en todos los países; hay otros en los que incluso hemos pensado en cerrar porque hay problemas para la distribución o hay impuestos, aranceles y condiciones que complican la existencia de nuestras librerías y de nuestros centros culturales.

Aquí, en cambio, hemos encontrado un momento propicio. Después de haber pasado por un pequeño bache, nuestra empresa está creciendo y está muy sana.

Librería Maria Mercedes Carranza del FCE
La librería Maria Mercedes Carranza, del FCE, en el norte de Bogotá

Diario Criterio: ¿Qué tan importante es Colombia para el FCE?

M.B.B.: No tendría por qué decirlo, pero a veces hay que mencionar cosas que sucedían en el pasado. Antes, parecía que México regalaba libros, porque los mandaba y nunca había un retorno, de ningún tipo. Era como si estuviéramos financiando al infinito estas empresas. Así que tomamos la decisión de sanearlas y hoy en día es muy diferente: Colombia nos transfiere recursos de forma regular, eso quiere decir que estamos haciendo las cosas muy bien.

Lo mismo ocurre en Argentina, ya está sucediendo en Chile y pasa con la venta de los libros electrónicos en Estados Unidos. Y los grandes, como si fuera una escuela de Montessori, halan a los chicos

Eso quiere decir no solo que estamos creciendo en Colombia, sino que desde aquí estamos distribuyendo libros a otras regiones de América Latina y estamos empezando a editar y a imprimir aprovechando los bajos precios. En otras palabras, Colombia es la que está marcando la pauta en el crecimiento de nuestra empresa. 

Diario Criterio: ¿Cuándo abrirán la nueva librería del FCE en Cartagena y qué tan cerca está la que querían hacer en Cali?

M.B.B.: Las dos están en proceso. Lo de Cartagena no es todavía un hecho oficial, pero ya hemos tenido muy buenas conversaciones y yo creo que si llegamos a un acuerdo por escrito, podría estar funcionando en unos meses.

Es con una universidad, en una zona con muchas riquezas y a la vez con muchos problemas, y queremos contribuir a ayudar a los niños de ese lugar, que sabemos que utilizan las bibliotecas como refugios para huir de la violencia familiar y de muchas situaciones tristes. Por eso, si la hacemos, no será una librería estrictamente académica, sino para los niños y para la comunidad.

Y la de Cali también está en camino. Incluso teníamos pensado abrirla antes, pero se nos adelantó el interés por la de Cartagena. 

Puede leer: ‘Brillante amanecer’, la nueva sala del Museo Nacional en la que brilla el oro trabajado por los indígenas

Diario Criterio: Cuando llegó la pandemia, y luego del boom de las librerías digitales, muchos pensaron que las librerías físicas la iban a tener difícil, pero lo que uno ve es que se siguen abriendo más, ¿por qué le apuestan ustedes a las librerías físicas?

M.B.B.: Las librerías son más que un sitio que vende libros, son centros culturales y cuando uno las ve y las concibe así, se convierten en lugares de atracción para la comunidad, en espacios que ayudan a restaurar el tejido social.

Hace poco un embajador nos preguntaba si nosotros habíamos planeado que el presidente de Chile, Gabriel Boric, viniera a nuestro Centro Cultural Gabriel García Márquez en el centro de Bogotá y la verdad es que no. Eso quiere decir que este lugar ya adquirió importancia internacional, y la gente viene a verlo porque es un lugar con vida. Cada vez que yo llego, la librería es otra, porque los libros se mueven de lugar y ahora tenemos artesanía mexicana e incluso hay una exposición fantástica de arte contemporáneo indígena. 

Centro Cultural Gabriel García Márquez
El Centro Cultural Gabriel García Márquez, del FCE, en el centro de Bogotá.

6 Comentarios

  1. Que bién que se incentive la apertura de librerias como Centros Culturales más atractivos y variados en nuestro país para que muchos jovenes lean más libros

    1. Bienvenidos todos los espacios culturales como alivio para los espíritus creativos y ansiosos de conocimiento, arte y literatura. La apertura de bibliotecas en diferentes ciudades seguro traerá espacios de paz y buena y variada riqueza cultural a todos.

Deja un comentario

Diario Criterio