Las nuevas epidemias en tiempos de covid

Las autoridades de salud están en alerta por dos posibles epidemias, una desconocida en Occidente y, la otra, en el mundo: la viruela del mono y una hepatitis de origen incierto, principalmente en niños.

Tras la aparición del nuevo coronavirus (Sars-CoV-2) y las medidas de contingencia para reducir su propagación, no solo el patrón de otras enfermedades –como la influenza– ha cambiado, sino que un virus nuevo y otro que estaba confinado en algunas regiones tienen el potencial de extenderse, en parte, debido al alto acceso a viajes intercontinentales y la disminución de la inmunidad colectiva.

Inflamación del hígado

Para el 22 de junio de 2022, la Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó que había al menos 920 niños diagnosticados con una hepatitis de origen desconocido. De ellos, 45 han requerido trasplante de hígado y 18 (el dos por ciento) han muerto.

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede tener múltiples causas. Entre las infecciosas, se encuentran la hepatitis A, B, C, D y E.

Sus síntomas más comunes son la coloración amarilla en los ojos y la piel (ictericia); vómitos, dolor abdominal, malestar general y, en los casos más graves, insuficiencia hepática. Ante un caso sospechoso, el profesional de salud suele ordenar, entre otros, un examen de laboratorio para medir el nivel de transaminasas (enzimas que se concentran principalmente en el hígado), el cual suele estar muy elevado en esta enfermedad.

El aumento de casos de este tipo de hepatitis desde su inicio ha sido progresivo, aunque en las últimas semanas, en Europa –donde se ha reportado la mayoría–, su aparición parece haberse ‘estabilizado’, reporta el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). Sin embargo, el ente sanitario aún apela a la prudencia, dado que las cifras cambian diariamente. Por eso la OMS, que ha priorizado esta patología, exhorta a continuar la investigación y el reporte de casos.

Puede interesarle: Los colombianos se están relajando con el covid-19

El 31 de mayo, el Instituto Nacional de Salud (INS) reportó el primer caso en Colombia. Se trató de un niño de 2 años que, además de cursar con hepatitis de origen desconocido, desarrolló falla renal y dio positivo para el virus del adenovirus y sus anticuerpos.

Esta enfermedad afecta principalmente a niños entre los 11 meses y 5 años de edad, aunque puede aparecer también en lactantes y adolescentes.

El INS recordó a la población general consultar inmediatamente a un centro de salud ante la sospecha de la enfermedad, así como evitar cualquier tipo de automedicación.

En cuanto al último punto, es importante mencionar que el acetaminofén (paracetamol), un medicamento de uso extenso en la comunidad y que ha aumentado desde el inicio de la pandemia, se elimina por el hígado y podría precipitar la falla hepática si se administra a dosis inadecuadas.

Hepatitis y covid

El antecedente de haber sufrido covid-19 ha sido un factor común entre la mayoría de niños diagnosticados con este tipo de hepatitis de origen desconocido, por lo cual todas las entidades sanitarias nacionales e internacionales recomiendan la vacunación, puesto que la mayoría de afectados no han completado su esquema.

Hasta el momento, esta nueva infección ha cursado con algunas características que se pueden comparar con la hepatitis A, la cual no es infrecuente en Colombia, se presenta en brotes episódicos y en la mayoría de casos suele tener un curso benigno (cabe recordar que hay una vacuna gratuita contra la hepatitis A a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones, PAI, para todos los menores de un año de edad en Colombia).

Sin embargo, la causa de esta nueva enfermedad no parece ser alguno de los virus de la hepatitis, medicamentos o toxinas, y el número de niños que desarrolla complicaciones es mayor.

Según el INS, la evidencia sugiere una especie de hepatitis que hace que infecciones leves por otro agente, el adenovirus, sean más graves, desencadenen un daño hepático y afecten el sistema inmune. Así mismo, se relaciona con el antecedente de haber sufrido covid-19.

Puede interesarle: La vacunación en los niños, más allá de los mitos y la desinformación

No es nueva, pero…

Jesús Quintero, jefe de la unidad de trasplante hepático pediátrico del Hospital Vall d’Hebron, en Barcelona, España, explica que “las hepatitis de causa desconocida suponen un 30 por ciento del total de hepatitis agudas infantiles. No es, por tanto, un fenómeno desconocido. Lo llamativo de este nuevo brote es el porcentaje relativamente alto de pacientes que cursan con afectación grave y que un diez por ciento, aproximadamente, requiera trasplante de hígado”, lo cual no es frecuente en las otras hepatitis de origen desconocido, aclara el especialista.

Por esto, entes de salubridad como el Instituto Nacional de Diabetes, Enfermedades Digestivas y Renales recomiendan tomar precauciones para evitar, en este caso, los virus implicados en la inflamación del hígado, el covid y el adenovirus: completar el esquema de vacunación contra el covid-19 y las hepatitis, a cualquier edad; consumir alimentos bien preparados y agua potable; evitar las conductas sexuales de riesgo o compartir agujas.

¿Cómo evitarlos?

En el caso de los adenovirus y coronavirus, los entes de salubridad recomiendan el distanciamiento social, el aislamiento de personas con síntomas respiratorios, el uso de tapabocas —según el riesgo de contagio y complicaciones—, evitar el contacto con secreciones respiratorias y objetos potencialmente contaminados.

¿Inflamación posviral?

El subtipo F41 del adenovirus ha sido el patógeno que se ha aislado más frecuentemente en el análisis de heces de los afectados. Ya se sabía que este podía originar hepatitis graves en pacientes, pero “no eran tan graves ni aparecían en inmunocompetentes”, comentó Quintero.

La revista médica The Lancet Gastroenterology and Hepatology sugiere la teoría de que “el mecanismo de lesión en el hígado se produzca, no directamente por el virus, sino por un daño inflamatorio sistémico (…), por persistencia del Sars-CoV-2 (o covid-19) en células intestinales –algo que sabemos que ocurre en ciertas personas que han pasado el covid-19– y que tenga algún tipo de interacción con el adenovirus F41”.

Puede leer: Si se contagió de covid-19, ¿cuánto hay que esperar para ponerse la vacuna de refuerzo?

Viruela del mono, de “muy preocupante” a emergencia internacional

La llamada viruela del mono o símica estaba restringida a algunas regiones en África, pero, desde mayo, las alarmas mundiales se activaron con la aparición concomitante de casos en Europa y Estados Unidos.

En las regiones central y occidental de África, este virus deja miles de casos y decenas de fallecidos, y los brotes han aumentado en las últimas dos décadas debido al cese de la vacunación contra la viruela humana, desde 1980, que también genera inmunidad contra la cepa proveniente del mono.

Por otro lado, la deforestación y la presión demográfica en zonas de bosque tropical, donde viven varias especies de ardillas y roedores que, según las investigaciones más recientes, podrían ser los huéspedes naturales del virus, también han influido en el aumento de la enfermedad en África. Adicionalmente, la rapidez y accesibilidad de los viajes internacionales e intercontinentales han facilitado la propagación del virus por el mundo.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo el 25 de junio que el brote de viruela del mono era una “amenaza sanitaria muy preocupante”, pero, por el momento, “no constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional, que es el nivel más alto de alerta que la OMS puede emitir”, indicó en un comunicado, tras una reunión de expertos.

Un mes después, el 24 de julio, la OMS activó su nivel de alerta máximo para tratar de contener el brote que, en ese momento, había afectado a casi 17.000 personas, en 74 países. Además, en rueda de prensa, el directivo señaló que el riesgo en el mundo era relativamente moderado, salvo en Europa, donde era alto.

También explicó que, en el momento, el brote “se concentra en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y, en particular, en los que tienen múltiples parejas, lo que significa que se puede detener con estrategias adecuadas en los grupos adecuados”.

No es de transmisión sexual

Sin embargo, no hay suficientes datos para aseverar que esta población esté más predispuesta a contraer la enfermedad, le dijo a Diario Criterio la doctora Zulma Cucunubá, especialista en enfermedades tropicales: “El brote actual de la viruela del mono se puede transmitir a cualquier persona; pero, por ahora, se ha concentrado en el grupo de hombres que tiene sexo con hombres”. (Lea la entrevista aquí).

Por el momento, la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido informó, el 22 de junio, que “a los hombres homosexuales y bisexuales con alto riesgo de exposición a la viruela símica se les ofrecerá la vacuna (Imvanex) para ayudar a controlar el brote reciente”, estrategia respaldada por el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización.

Puede interesarle: ¿Cuánto protege de la viruela del mono la vacuna contra la viruela humana?

El principal mecanismo de contagio de la viruela del mono en humanos es el contacto con lesiones cutáneas, así como secreciones respiratorias (durante) el contacto cercano, que puede ser sexual”, resaltó al respecto Cucunubá, y agregó que también se transmite por medio del contacto estrecho con objetos contaminados, como sábanas.

“Hasta la fecha no está confirmado si existe contacto a través de fluidos genitales (vaginales o uretrales). Es un tema en investigación”, agregó la doctora en epidemiología de enfermedades infecciosas y modelamiento de vacunas.

Así mismo, los CDC de Estados Unidos han informado que el uso de condón puede ayudar, pero, por sí solo, “probablemente no protegerá contra la propagación de la viruela del mono”.

Primeros casos en Colombia

Al 10 de agosto*, el Ministerio de Salud y Protección confirma 55 casos con viruela de mono en el país. Los primeros casos tenían el antecedente de haber vuelto al país desde Europa días antes.

En los primeros casos sospechosos se hizo rastreo de contactos para determinar qué otras personas podrían estar infectadas antes de manifestar síntomas y se hizo aislamiento preventivo a quienes tuvieron contacto estrecho con un joven de 27 años contagiado en un viaje a Barcelona, España, uno de los países europeos con más casos.

Si bien, a la fecha, el país está en un estado de ‘epidemia concentrada’, según reportes del Ministerio, existe la posibilidad de que se presente una transmisión comunitaria, como en Europa, Estados Unidos, Perú, Brasil y algunos países de Centro América, en ese caso. En ese caso, Colombia pasaría de la fase de contención a la de mitigación.

Claudia Cuéllar, directora del Departamento de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud, hizo un llamado a que estos reportes no generen alarma o pánico en la población e invitó a contactar los servicios de salud ante sintomatología que sugiera la enfermedad y contactos con personas sospechosas.

Puede interesarle: ¿Cómo está Colombia tras la declaratoria de alerta máxima de la OMS por viruela del mono?

Cocer la carne

En la mayoría de los casos, los síntomas de la viruela símica desaparecen solos en pocas semanas, pero en niños pequeños, adultos mayores y personas con trastornos inmunológicos (VIH, tratamiento con esteroides o quimioterapia, etc.) pueden cursar con complicaciones. Entre el 3 y el 6 por ciento, en zonas donde la presencia de este virus es frecuente (endémico, como en África), ha terminado en la muerte, según reportes de la OMS.

Diferencias entre sarampión, varicela, rubeola y viruela
¿Viruela, sarampión, rubeola o varicela?
Para el diagnóstico, los profesionales de salud se guían, entre otros, por la ubicación y el aspecto del brote. Para todas estas infecciones hay vacunas. | Fotos: Infectología al Día, CDC, Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública.

El Orthopoxvirus, microorganismo causal de la viruela del mono, se transmite a través del contacto estrecho por el roce con la piel o cualquier fluido corporal (saliva, flujo vaginal, semen o secreciones respiratorias).

La enfermedad se propaga al humano durante el contacto con un animal infectado, como roedores o primates. Por ello hay que evitar el contacto sin protección con animales salvajes (incluyendo su carne y sangre), especialmente si lucen enfermos o están muertos.

Es crucial recalcar que cualquier alimento que contenga carne o partes de animales debe cocerse, ya que, a la vez, se reduce el riesgo de adquirir otras enfermedades.

Siga con: La viruela del mono y los peligros de estigmatizar a la población LGBTQ+

No vacunados, en mayor riesgo

El informe de la reunión de la OMS reporta que ”la gran mayoría de los casos se observa entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, de edad joven”, que aparecen sobre todo en zonas urbanas, en ”redes sociales y sexuales agrupadas”.

María Fernanda Gutiérrez, viróloga y profesora del Departamento de Microbiología de la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, le dijo a Pesquisa Javeriana que ”los contactos sexuales en parejas homosexuales generan más laceraciones en la piel y eso los hace más susceptibles, pero no es un virus que ataque a una orientación sexual en concreto. Todavía no hay suficiente información para determinar quiénes son más vulnerables a contagiarse”.

Sin embargo, la especialista agrega que, ”si uno mira quiénes son los que más se han infectado en el mundo, nos encontramos con pacientes que no tienen memoria inmunológica, es decir, que no han recibido la vacuna contra la viruela humana, porque estas se dejaron de aplicar en 1972, cuando la OMS dejó de considerarla como una amenaza debido a la disminución de casos en el mundo. Desde 1980 se considera erradicada”.

Al no ser un virus propio del hombre, no se propaga rápidamente entre humanos”, comentó Gutiérrez, y agregó que, ”para contagiarse, se necesita un contacto muy estrecho con la otra persona”.

Franklyn Prieto, director de vigilancia en salud pública del INS, aseguró que, desde el pasado 19 de mayo, la entidad dio lineamientos a los servicios de salud y reforzó la vigilancia de enfermedades exantemáticas, como la viruela símica.

Se mantiene la indicación de revisar signos de viruela símica en personas con nexo epidemiológico: [en contacto con] un caso confirmado, probable o con antecedente de desplazamiento a ciudades en donde se han confirmado brotes, como con antecedente de viaje a zonas endémicas”, aseguró.

Adicionalmente, la directora del departamento de epidemiología y demografía del Ministerio de Salud explicó que, ”necesariamente, necesitamos acudir al centro médico, porque solo se puede confirmar esta enfermedad por medio de laboratorio. Difícilmente podemos decir que se convierta en pandemia, es muy pronto para decirlo, pero podría ser endémico no más”.

Siga con: La viruela del mono no es nueva y otros datos para no perder la calma ni caer en el amarillismo

Este artículo fue actualizado el 10 de agosto de 2022, con la información epidemiológica disponible a la fecha en el país.

5 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio