Desplantes del Congreso tienen nuevamente a Escazú en la cuerda floja

El Acuerdo de Escazú no ha podido pasar del segundo debate. El Senado citó la discusión para este miércoles, pero se canceló a última hora. Todo indica que su ratificación dependerá del próximo gobierno.

Para este miércoles se tenía previsto continuar con el segundo debate para aprobar el proyecto que ratifica el Acuerdo de Escazú, el tratado regional con el que se busca crear un marco jurídico para proteger a los defensores ambientales y prevenir los conflictos socioambientales.

Aunque se había anunciado que la discusión se ubicaría primera en el orden del día, terminó de cuarta y, a última hora, el presidente del Senado, Juan Diego Gómez, canceló la plenaria.

La votación debió realizarse en la sesión del martes, pero luego de que los ponentes y opositores de la iniciativa dieran sus argumentos, tuvo que ser levantada por la ausencia de varios congresistas.

Para Iván Cepeda, uno de los senadores que ha impulsado Escazú, esta sería una “jugadita” más de la bancada de Gobierno para “sabotear” el debate e impedir que el acuerdo sea una realidad en Colombia.

Esta posición es compartida por el senador de la Alianza Verde Antonio Sanguino, que se descargó en contra del presidente Iván Duque y señaló al Centro Democrático de ser el responsable de las continuas dilaciones del debate. “Otra jugadita del uribismo para sabotear la votación de Escazú. (…) Duque y su coalición de enemigos del ambiente”, dijo.

https://twitter.com/AntonioSanguino/status/1527033020800196608?t=lxfJOf7axEP81H_q4Kv8EQ&s=08
En contexto: Aprobado en primer debate el Acuerdo de Escazú

El acuerdo ha enfrentado a políticos y gremios. Por ejemplo, la senadora del Centro Democrático María Fernanda Cabal lo calificó como “una trampa” que “acabaría con la soberanía de Colombia”. Otro de los opositores ha sido el Consejo Gremial, que ha señalado que “ratificarlo representaría un choque con la legislación colombiana”.

Para los ambientalistas, estas posturas son erróneas y solo buscan desinformar. El Acuerdo de Escazú no reemplazará el ordenamiento jurídico de Colombia en temas ambientales, sino que será una herramienta que permitirá el acceso a la información, la participación ciudadana y el acceso a la justicia en esos temas.

El difícil camino para ratificar el Acuerdo de Escazú

En Colombia, se ha intentado ratificar el Acuerdo sin mayores logros. El 20 de julio de 2020, el Gobierno nacional presentó un proyecto de ley con mensaje de urgencia para alcanzar este propósito, pero de urgencia no tuvo nada: pasó casi un año y ni siquiera se programó para su primer debate.

Para el 19 de junio del año pasado, un día antes de que se terminara la legislatura, se agendó la votación, pero no se llevó a cabo debido a un error en la citación de los congresistas. Al debate le quedaba una esperanza: que fuera citado para el día siguiente, pero esto no sucedió y el proyecto de ley se hundió por falta de trámite.

Así las cosas, solo quedaba una opción: que el Gobierno lo radicara nuevamente. Esto sucedió en octubre del año pasado, mientras se desarrollaba la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), donde varios ambientalistas y políticos criticaron que el presidente Iván Duque se presentara como un abanderado de las causas medioambientales, a pesar de que se desentendió de la ratificación del Acuerdo de Escazú y otros asuntos de extrema urgencia, como el cuidado de la Amazonia.

Acuerdo de Escazú - Ratificación
Puede leer: Colombia llega a la primera Cumbre del Acuerdo de Escazú con varias tareas pendientes

El Gobierno radicó el proyecto pero sin mensaje de urgencia, lo que dejó un sinsabor en los partidarios de la iniciativa y transmitió el mensaje de que Duque terminaría su gobierno sin que se discutiera el tratado.

Con este panorama, varios senadores se la jugaron nuevamente por el Acuerdo de Escazú e invocaron el estatuto de la oposición para pedir que su ratificación fuera debatida el pasado martes 26 de abril. Ese día, con seis votos a favor, uno en contra y una constancia para no votar, el proyecto fue aprobado en primer debate en la Comisión Segunda del Senado. 

El segundo debate, sin embargo, sigue en vilo y habrá que esperar a la próxima semana para que se dé la votación. En caso de ser positiva, quedarían pendientes dos discusiones más, pero el tiempo juega en contra. Esta legislatura termina sesiones dentro de apenas un mes, el próximo 20 de junio.

Así las cosas, todo indica que este Gobierno quedará en deuda con la ratificación y la labor pasará al siguiente. Eso sí, no todos los candidatos presidenciales se han mostrado a favor del acuerdo. Este es el caso de Federico Gutiérrez, quien ha dicho que no tiene intención de ratificarlo.

Recomendado: Pirry responde por qué es importante ratificar el Acuerdo de Escazú

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio