Estatua de Jiménez de Quesada: de la Plazoleta del Rosario al Museo de Bogotá

La estatua, derribada por un grupo de indígenas del Pueblo Misak, tendrá un nuevo hogar. Estará restaurada y lista para su exhibición al finales del año.

El pasado 7 de mayo un grupo de indígenas del Pueblo Misak derribó la estatua del fundador de Bogotá Gonzalo Jiménez de Quesada.

El hecho ocurrió en el marco del paro nacional y fue uno de los momentos más icónicos de los meses de protesta nacional.

Puede leer: La historia de ‘El beso de los invisibles’: el mural que cambió la cara del centro de Bogotá

Mediante un comunicado, los manifestantes explicaron que la razón de tumbar este monumento era recuperar uno de los espacios sagrados que fueron “violados, perpetrados y despojados por los sicarios” de la conquista.

Después de cuatro meses, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) anunció que la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada será trasladada al Museo de Bogotá, una vez se adelante su restauración museográfica.

Según la entidad, “esta restauración le permitirá mantener las actuales huellas, procurando que los factores de deterioro no crezcan y se proteja su materialidad”.

Proceso de escucha y discusión

Esta decisión se tomó luego de varios meses de participación ciudadana y encuentros convocados por el Instituto tras el derribamiento de la estatua que estuvo ubicada en la plazoleta de la Universidad del Rosario.

De acuerdo con el IDPC, durante este proceso se realizaron nueve mesas de diálogo con diferentes sectores entre los que se encuentran el Consejo Local de Patrimonio, la Asociación Colombiana de Restauradores, la Mesa de Museos de Bogotá, la Mesa de arquitectos y urbanistas.

Puede leer: “La poesía no ha muerto”: Los festivales que mantienen viva la llama en Colombia

También se tuvo en cuenta la voz de académicos y organizaciones sociales representantes de pueblos étnicos, colectivos feministas y colectivos de jóvenes. 

Foto: PacoApostol

La voz de los bogotanos cuenta

Así mismo, con el fin de fortalecer el proceso de diálogo y participación adelantado por el Instituto, se amplió el debate a la ciudadanía, a través de diferentes acciones de escucha.

Lo resultados de estas encuestas fueron presentados el pasado 1 de septiembre por la Veeduría Distrital y se encontró que el 90 por ciento de la ciudadanía consultada considera que el gobierno distrital debe crear actividades de pedagogía preventiva que motiven la inclusión de la ciudadanía en el debate. 

Puede leer: Una despedida al escritor bogotano Julio Paredes

Dentro de los resultados se encontró que el 83 por ciento cree que son importantes las estatuas y monumentos de la ciudad pero el 40 por ciento siente que estas no los representan.

La decisión de trasladar la estatua a un lugar cerrado partió de la opinión de los ciudadanos, ya que, según el IDPC “exponer la obra en un museo es una de las principales tendencias de opinión en la ciudadanía consultada”.

Patrick Morales Thomas

No olvidemos que el patrimonio es un ámbito dinámico, cambiante. Este escenario será sin duda un nuevo espacio para continuar escuchando los comentarios y las preocupaciones de la ciudadanía acerca de este debate tan relevante sobre los monumentos en Bogotá.

La conversación sigue en curso

Sobre el proceso participativo que ayudó a tomar la decisión de trasladar la estatua al Museo de Bogotá, Patrick Morales Thomas, director del IDPC, explicó que “Hemos escuchado distintos sectores de la sociedad alrededor del debate de los monumentos (…) continuaremos la conversación sobre los monumentos en el espacio público”.

Morales añadió: “si se borran las huellas, si se derrumban los monumentos, se suprimen los argumentos para cooperar en torno a la construcción de nuevos proyectos de ciudad”.

Se espera que esta restauración esté lista a finales del año, momento en el cual se anunciará la fecha de su exposición al público.

1 Comentarios

  1. Esta bien que lleven la estatua a un Muséo de Bogotá y mejor si se tomó la decisión teniendo en cuenta a los Bogotanos Pertenece a nuestra historia , a la realidad de la conquista así sea de mucha tristeza para nuestros indígenas
    Así pasó.

Deja un comentario