Una sátira de la llegada de Hitler al poder… ¿a la colombiana?

El Teatro Libre de Chapinero está presentando, hasta el próximo fin de semana, una adaptación de ‘La evitable ascensión de Arturo Ui’, de Bertolt Brecht. Hablamos con su director y protagonista.  

Desde la pieza promocional está claro que el Teatro Libre de Chapinero quiere hacer un paralelo entre la Colombia actual y La evitable ascensión de Arturo UI, la obra de Bertolt Brecht, que adaptaron y está en temporada hasta el 27 de noviembre (solo quedan dos funciones).

Es un video de solo 30 segundos en el que el personaje principal aparece hablando en una entrevista con un tono paisa calmado (similar al de un expresidente colombiano), pero en el que de vez en cuando sus palabras se traslapan con un discurso exaltado, de esos que hacían los fascistas europeos en los años treinta. 

La intención está clara y no es para menos. La obra, escrita originalmente en 1941, también está hecha con intenciones políticas: es una sátira y una alegoría del ascenso de Adolf Hitler al poder en Alemania, solo que en otro escenario y con otro nombre. En este caso la historia ocurre en Chicago y el protagonista es Arturo UI, un mafioso de la época de Al Capone que pasa de controlar la venta de coliflor mediante la extorsión y la violencia, a asumir cada vez más poder político, a punta de engaños, traiciones, terror y el aprovechamiento de circunstancias y momentos difíciles en la sociedad. 

Puede leer también: Diez grandes momentos musicales en el cine de Edgar Wright

Diego Barragán, quien dirige y protagoniza la versión que actualmente presenta el Teatro Libre, recuerda que Brecht la escribió en el exilio, luego de vivir en carne propia las consecuencias de un tirano como Hitler en el poder. Era un momento difícil, en plena guerra mundial, así que la decisión de cambiar el país y el nombre del protagonista fue deliberada, para evitar hablar abiertamente del Führer y del régimen Nazi (y eso que la obra no fue puesta en escena sino hasta 1957). “De esta manera ponía al espectador a pensar, a encontrar las referencias a su realidad en una diferente”, explica. 

Lo que buscan con esta versión colombiana es exactamente eso mismo: “Queremos que el espectador encuentre esas referencias sobre el ascenso de un tirano en el contexto de nuestro país. Queremos que el público haga el trabajo en su cabeza de comparar lo que sucede en la obra con lo que ha sucedido en Colombia en los últimos años. Todos los países tienen su Arturo UI”, le dijo Barragán a Diario Criterio.  

Arturo Ui en el Teatro Libre de Chapinero
La obra cuenta con 15 actores en escena y una banda de músicos de jazz. Foto: cortesía Teatro Libre.

Para eso, echan mano de lo mejor de la obra original con algunos cambios. Se enfocan, por ejemplo, en mostrar las circunstancias políticas y económicas que dieron lugar a la llegada de Ui al poder. Y lo hacen mezclando humor, drama y música, porque una banda de jazz conformada por nueve músicos acompaña en escena al equipo de 15 actores. Además de Barragán (director y protagonista), detrás del montaje están el escenógrafo Wilson Peláez, el compositor musical Fabián Beltrán y la asistente de dirección Ivana Martínez.

Sobre la razón para presentar la adaptación a esta obra justo ahora, cuando el país sale de una pandemia que dejó una gran crisis económica y de seguridad, cuando aún se sienten los efectos de la masiva protesta social y del paro nacional, y cuando las elecciones a la Presidencia están a la vuelta de la esquina, Barragán dice que es porque cree que este es el mejor momento. 

Le puede interesar: ‘Luz de la noche’: un ‘podcast’ para ponerse en los zapatos de las víctimas del conflicto

“Estamos en tiempos difíciles. Desde comienzos de este siglo hemos lidiado con las consecuencias del coqueteo de la política con el narcotráfico y el paramilitarismo. En este momento ascienden, no solo los políticos untados por lo uno o por lo otro, sino que entre el pueblo esa mentalidad mafiosa se ha hecho cada vez más común. Se habla de eliminar al que piensa distinto, de borrar al opositor, de ‘duélale a quien le duela’ y ‘plomo es lo que hay’”.

Ese vientre, dice Barragán, está alimentado por la indiferencia, la miseria, la desigualdad, la corrupción y la ignorancia: “¿Qué nos hace pensar que el vientre donde se gestan los Arturos UI no puede volver a engendrar en un país que en esencia sufre de estos males?”. 

Las últimas funciones de La evitable ascensión de Arturo UI son este sábado 20, el viernes 26 y el sábado 27 de noviembre a las ocho de la noche en la sede Chapinero del Teatro Libre. Las boletas (35.000 pesos) se pueden comprar en las taquillas del teatro o en esta página web. 

2 Comentarios

  1. Muy buena obra y si es el momento preciso
    Cualquier parecido con la realidad ……..
    Cada espectador “encuentra las referencias a su realidad “

Deja un comentario

Diario Criterio