Explotación de oro de aluvión, un tesoro para los grupos armados

El 69 por ciento de la explotación de oro de aluvión con maquinaria en tierra es ilegal, según el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Según la organización, las estructuras armadas están involucradas en la exploración, explotación, transporte y comercialización.

El documento publicado este martes, evidencia un aumento en la producción de oro, que pasó de 37,5 toneladas en 2019 a 47,8 toneladas en 2020. Cabe señalar que el año pasado el oro tuvo un precio histórico, con cotizaciones cercanas a 2.100 dólares la onza. 

En 12 departamentos del país se extrajo oro de aluvión en tierra, lo que representa un total de 100.752 hectáreas, comparadas con las cerca de 98.000 de 2019. El 87 por ciento están en Antioquia, Chocó y Bolívar. 

Recomendado: Por ‘asesinar’ al río Anchicayá, EPSA y Minambiente deberán pagar histórica condena multimillonaria

El oro y los grupos armados 

Pese a los beneficios económicos que puede traer para el país el sector minero, UNODC alerta que, en medio de su auge, en algunas regiones el crimen organizado se vale de la explotación ilícita para obtener recursos e incluso, por medio del lavado de activos, logran hacer pasar el dinero como legal.  

De hecho, esta semana la investigadora de Indepaz Juana Valentina Cabezas le dijo a Diario Criterio que en Ituango, por ejemplo, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) lavan dinero por medio del oro, un negocio del que quieren tener control a toda costa. Las comunidades incluso denuncian que este grupo lo extrae de otras zonas de Antioquia y obliga a los barequeros a usar su cupo para vender el mineral ilegal y no el que sacan artesanalmente.

UNODC evidenció que los grupos armados están “en todas las fases del sistema de valor asociado a la explotación ilícita de oro (exploración, explotación, transporte y comercialización)”. De ahí que destaque la necesidad de que “la persecución de la explotación ilícita de minerales” se enfoque en el desmantelamiento de estructuras criminales. 

Puede Leer: Ituango y el eterno destierro, los violentos son los mismos

Asimismo, la organización encontró que los cultivos de coca y la explotación ilícita de minerales “convergen en algunos territorios del país”. Las cifras revelan que en Colombia, en el 41 por ciento de los territorios con explotación de oro de aluvión, se identificaron cultivos de coca. “Los territorios que presentan los dos fenómenos de ilegalidad se caracterizan por ser zonas vulnerables con condiciones de pobreza, marginalidad y difícil acceso”, señala el informe. 

Pierre Lapaque, representante de UNODC en Colombia, dijo que “la presencia de coca y minería de aluvión da indicios de otros problemas que también requieren solución: una institucionalidad que debe fortalecerse y una comunidad que necesita encontrar alternativas para avanzar hacia el desarrollo”.

El 69 por ciento de la explotación de oro de aluvión con maquinaria en tierra es ilícita. De hecho, el documento destaca que “los dos departamentos con mayor presencia por este fenómeno fueron Antioquia y Chocó”, territorios en los que hay grupos armados organizados (GAO) y sus acciones violentas se evidencian en confinamientos y desplazamientos masivos. 

Territorios afectados por cultivos de coca y explotación de oro de aluvión - Mapa UNODC
Territorios afectados por cultivos de coca y explotación de oro de aluvión – Mapa UNODC

La ilegalidad domina la explotación de oro de aluvión

La explotación de forma ilícita exacerba el uso de sustancias tóxicas y maquinaria pesada que afectan los ecosistemas sin ningún control. Del total de hectáreas reportadas en 2020, la mayoría, 69.198, corresponden a explotaciones ilícitas. El 7 por ciento está en tránsito a la legalidad y solo el 24 por ciento es legal. 

En Valle del Cauca, Guainía, Caquetá, Putumayo, Córdoba, Cauca y Chocó el 80 por ciento de la explotación de oro de aluvión es ilegal.

Otro dato alarmante es que para 2020 el 52 por ciento de la minería ilegal, 52.263 hectáreas, se situó en las zonas excluibles de la minería o protegidas ambientalmente. Especialmente en las zonas de reserva forestal y en la Reserva Forestal del Pacífico, en Chocó. 

Preocupa que se identificaron 111 hectáreas en territorios de Parques Nacionales Naturales. La Reserva Nacional Natural Puinawai representa 96 hectáreas y los Farallones de Cali las 15 restantes. 

Le puede interesar: Informe de EE. UU. le descuadró al Gobierno las cuentas de cultivos de coca

Por otro lado, el 41 por ciento de las hectáreas totales de 2020 se localizan en tierras de las comunidades negras, Chocó es el departamento con mayor número, seguido de Nariño y Cauca. 

La minería de subsistencia 

En Colombia, las actividades mineras están clasificadas en minería de subsistencia, pequeña, mediana y grande. La de subsistencia incluye las labores de los barequeros. En esta categorización están prohibidas las actividades subterráneas y el uso de equipos mecanizados y explosivos. Para metales preciosos como el oro, la plata y el platino hay un tope de 35 gramos al mes o 420 gramos máximo al año. 

El 41 por ciento de la producción de 2020 corresponde a este tipo de minería, el mismo porcentaje que registran los títulos mineros. Antioquia tiene el mayor número de barequeros inscritos (50.395), incluso concentra el 66 por ciento de la producción nacional que viene de la minería de subsistencia. En segundo lugar está Chocó con 14.952 y el 18 por ciento. En los departamentos de Guainía, Sucre y Valle del Cauca el total del oro de aluvión proviene de barequeros. 

Foto: UNODC

UNODC propone diseñar estrategias para la integración de los mineros de subsistencia en proyectos empresariales, pero es válido recordar que esta actividad se concibe más allá de lo económico como parte de la cultura de los territorios, basada en sus conocimientos tradicionales. Incluso el Movimiento Ríos Vivos solicitó incluir el barequeo como patrimonio cultural inmaterial. 

El barequeo nos distingue frente a otras comunidades del campo y de la ciudad que viven de otras actividades; marca nuestro modo de ser, nuestra manera de ver, entender el mundo y relacionarnos con todo lo que hay en él. Nuestra vida y nuestra cultura se desarrollan alrededor del río y del barequeo”, señala el movimiento. Puede ver la solicitud del movimiento aquí

Lea también: La preocupante desaceleración del tren minero del carbón

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio