Fabriana Arias: una vida sobre ruedas

Fabriana Arias ha sido campeona mundial 16 veces. Después de suspender su entrenamiento por el nacimiento de Juan Sebastián, su primer hijo, volvió a lo más alto del podio en el Mundial de Patinaje que se celebra en Ibagué. Esta es su historia.

Fabriana Arias es emprendedora, deportista y madre. Lleva más de 20 años dedicada al patinaje, tiene cientos de medallas, entre ellas 16 de campeonatos mundiales, lo que la posiciona como la séptima mejor del mundo en su disciplina.

Su carrera deportiva empezó a los 4 años cuando sus papás la inscribieron a patinaje artístico en Rionegro, Antioquia. En alguna de las competencias, Arias ganó una medalla de oro en la categoría de velocidad y desde ese momento se dio cuenta de que su camino sería sobre los patines de línea y no de cuatro ruedas.

Puede leer: Carolina Báez, la gema del patinaje artístico colombiano

Ingresó al Club de patinaje de Envigado. Allí se llevó varias preseas de oro en la categoría de menores y una vez dio el salto a la Federación Colombiana de Patinaje, asistió a su primer campeonato nacional. A sus 9 años sumó dos medallas de oro: una puerta abierta para los campeonatos mundiales.

Fabriana Arias es la única colombiana que posee tres medallas de oro en la historia de los Juegos Mundiales, además de ser múltiple campeona de Juegos Bolivarianos y Suramericanos. 

El pasado 6 de noviembre, Arias se llevó la presea de plata, en los 10.000 metros del Campeonato Mundial de Patinaje de velocidad que se celebra en Ibagué, un éxito con el que demostró que la maternidad no es un impedimento para seguir cosechando triunfos en su carrera deportiva.

Fabriana Arias y Luz Karime Garzón
Fabriana Arias y Luz Karime Garzón, ganadoras de plata y oro en eliminación de pista 10k. Foto: Fedepatin.

Fabriana Arias, la ‘superpoderosa’ del patinaje

En sus años de niñez y juventud Fabriana alternaba el entrenamiento con sus clases en el colegio. “Cuando llega el bachiller empiezo a dedicarme mucho más al patinaje, empecé a competir cada mes o dos meses y no era fácil. Los profesores me ayudaron muchísimo y al final del colegio fue triste porque no pude compartir ese año con mis compañeros”, dijo la deportista en entrevista con el programa MujeresPioneras de RTVC. 

En ese año, mientras sus compañeros pensaban en excursiones, carreras profesionales y sueños a futuro, Fabriana viajó a su primer campeonato mundial en Corea.

Puede leer: Gato, el emprendedor que ‘alquila’ arqueros de fútbol

Después de una ardua concentración con entrenamientos mucho más intensos que de costumbre se subió al podio en la categoría de relevos: un sueño cumplido para ella y su familia y un paso más, gracias al compromiso y la disciplina.

El camino siguió y de 2011 hasta 2017 logró ser campeona mundial cada año: cuatro medallas de oro en Italia, otras cuantas en Bélgica, su primer campeonato mundial en la selección de mayores en Argentina, etcétera. Con este amplio recorrido, Fabriana fue nombrada como la ‘reina de los juegos nacionales’ en 2015. 

Es muy importante para mi carrera deportiva, y no solo para mí, esto es para el deporte colombiano. Ser la mejor de América, la única deportista del país, la representante del patinaje, para mí es un orgullo inmenso.

Dos años después, en 2017 llegaría uno de los momentos más importantes en su carrera hasta el momento: los Juegos Mundiales en Wroclaw, Polonia, certamen múltiple que se realiza con los deportes no incluidos en el programa de los Juegos Olímpicos.

Puede leer: El fútbol femenino necesita más que 3.000 millones de pesos del Ministerio del Deporte

“Yo veía esa competencia muy lejos, pero cuando llega el año del campeonato fue un nuevo sueño y solo pensaba en eso ‘vamos a hacer campeona de los WordGames’”, se repetía constantemente. Allí logró tres medallas de oro y dos de plata. 

Una maternidad deseada

Fabriana Arias se enteró de que estaba embarazada en 2019 cuando llevaba dos semanas concentrada con la Selección Colombiana de Patinaje en su preparación para el Mundial de España. 

“Fue un inicio de año muy duro porque me estaba doliendo la cadera y me di cuenta que era porque estaba en embarazo y ya tenía cuatro meses de gestación. Fue muy duro, porque yo pensaba que si quedaba en embarazo y más en mi carrera deportiva iba a abortar, eso era lo que pensaba antes”, contó la deportista en RTVC. 

Puede leer: Los imanes del fútbol

Los primeros pensamientos fueron de tristeza, de pensar en el qué dirán y de su futuro como deportista. Sin embargo, y con todos los retos sociales que implicaba ser mamá, Arias agradeció: 

“Dije: ‘Dios, gracias’. La verdad es que yo llevaba todo ese año muy cansada del patinaje. Esa obligación de tener que ser siempre campeona mundial, también para poder vivir del deporte, que dejé de disfrutar. Estaba en un ‘tengo que’ y ya estaba cansada. Y Juan Sebastián fue un cambio en mi vida, una motivación nueva para volver a nacer”, dijo Arias a El Espectador

Con el niño en sus brazos, lactando y tomando los 40 días de reposo después de la cesárea, la deportista se dedicó a descansar. Dejó en pausa el patinaje y la bicicleta y practicó yoga, pilates, aprovechó el tiempo para viajar con su pareja y su hijo y tener momentos para ella, además de disfrutar de otras pasiones diferentes del deporte. 

“Ser mamá es algo que todas las personas deberían vivir. Uno cambia completamente, ve la vida con otra perspectiva y empiezas a ser más consciente de cómo vives para ser un ejemplo bonito para nuestros hijos”, concluyó en su entrevista con RTVC.

En diálogo con el Comité Olímpico Colombiano, la patinadora aseguró que: “Ahora que nació mi hijo, me di cuenta de que no voy a patinar toda la vida, que no voy a vivir del deporte durante muchos años, y como no me veo realmente con una carrera universitaria o dependiendo de un trabajo como tal, quiero enfocarme en este objetivo”.

Fabriana Arias, además, aprovechó los meses de encierro por la pandemia para montar su propia marca de ropa deportiva fabricada con telas ecoamigables. “Estoy combinando mi tiempo para entrenar, para estar con mi niño y para el emprendimiento, tareas que no son fáciles, pero que puedo afrontarlas con mucho optimismo, porque sé que todo es posible en la vida”, expresó al COC.

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio