¿Falsos positivos judiciales de la Policía?

Diario Criterio tuvo acceso a varios expedientes que demostrarían que el penoso montaje judicial de Pereira, en el que cayó el propio ministro de Defensa, podría ser una práctica rutinaria de los investigadores de la Policía en esa región del país.

El escándalo fue tan evidente y bochornoso que, en menos de una semana desde que se conoció la denuncia a través de medios de comunicación, la propia Policía Nacional tomó las riendas del caso y relevó de sus cargos a siete oficiales entre coroneles, mayores y una teniente.

La respuesta fue inmediata y estuvo a cargo del brigadier general Fernando Murillo, jefe de la Dirección de Investigación Criminal (Dijín) de la Policía.

Él mismo leyó el comunicado de esa institución, en el que se ordenó el relevo de los oficiales salpicados por un aparente montaje judicial que el pasado 18 de marzo puso en ridículo al alcalde de Pereira, Carlos Maya, y al propio ministro de Defensa, Diego Molano, entre otros.

“(…) se retira del cargo en este momento al coronel Aníbal Villamizar, quien estaba como comandante de la Policía de Pereira; al señor coronel Jhon Fredy Falla Barón, quien era subcomandante de la Policía Metropolitana, a la señora teniente coronel Dewi Xiomara Jácome, quien era comandante operativa”, dijo el general Murillo.

Coronel Aníbal Villamizar, excomandante Policía Pereira
Coronel Aníbal Villamizar, excomandante Policía de Pereira.

Agregó el oficial, “(…) al nivel de la Dijín se retira del cargo al señor coronel Carlos Andrés García Suárez, a la señora teniente coronel Ana Gabriela Gutiérrez Naranjo, quien era la jefe de la Dijín regional de investigación criminal interpol número tres, al señor mayor Wilmar Delgado Herrera, quien era jefe de la Sijín y al señor mayor César Alfonso Bohórquez, jefe de comunicación estratégica de la Dijín”.

La reacción institucional y consecuencias no eran para menos, ya que todos esos oficiales estarían implicados (por acción u omisión) en el presunto montaje en torno a la demolición de una humilde vivienda del barrio La Libertad de Pereira (Risaralda).

Según las autoridades ese inmueble –que habría sido sometido a extinción de dominio– era usado como una olla de expendio de estupefacientes y se había convertido en “un foco de inseguridad y guarida de atracadores”, según palabras del propio ministro Molano.

Al día siguiente se supo que la famosa vivienda que intentaron demoler (tampoco se pudo derrumbar) no era una olla de venta y consumo drogas ni la guarida de jíbaros. Era la propiedad de una humilde anciana que, un mes antes había sido reubicada en un hogar de paso porque la vivienda tenía una orden de demolición, pero por riesgo de colapso y no por extinción de dominio.

Puede leer: Te llamo desde el búnker de la Fiscalía

Mejor dicho, todo resultó ser un presunto montaje policial para, demostrar con bombos y platillos, que el Plan 1.000 del Ministerio de Defensa, con el que busca combatir el microtráfico, es un éxito.

Hasta ahí todo parecía un incidente aislado de unas posibles manzanas podridas dentro de la Policía que, ya sea por presión o simple simpatía de sus superiores, quisieron mostrar resultados operacionales, al parecer inexistentes.

Sin embargo, Diario Criterio investigó el problema y encontró un malestar generalizado de algunos fiscales y operadores judiciales en Risaralda, que permitirían inferir que los supuestos montajes policiales no serían tan esporádicos y podrían ser un patrón con escandalosas consecuencias.

Un pequeño barrido con fuentes y expedientes judiciales permitió analizar al menos cuatro casos concretos en los que esos presuntos montajes serían tan evidentes que, no solo motivaron la absolución de los investigados sino que obligó a los jueces a compulsar copias a la Policía y Fiscalía General para que investiguen la conducta de los funcionarios implicados.

La otra perla que se halló en ese barrido periodístico, es que un mismo investigador de la Sijín, aparece salpicado por las mismas conductas cuestionables en dos procesos distintos.

¿Jíbara de 93 años de edad?

El montaje policial contra la humilde vivienda de una anciana de 93 años es indignante y está lleno de torpezas que ponen en duda la inteligencia de las autoridades.

Diego Molano, ministro de Defensa
Diego Molano, ministro de Defensa.

Para empezar, eligieron como coartada una casa que apenas llevaba un mes abandonada; es decir, solo por ello era difícil y creíble sostener públicamente, con los vecinos, la tesis de que se trataba de una guarida que desde hace diez años usaban para la venta y consumo de estupefacientes.

La otra perla de ese montaje, es que fueron las propias autoridades las que emitieron una resolución que ordenaba su demolición, porque la estructura del inmueble amenazaba con riesgo de colapso y no por extinción de dominio.

Esa orden la emitió el 14 de marzo pasado la inspección 15 municipal de Policía, tal como lo reveló a Caracol Radio, el joven Carlos Andrés Sánchez, nieto de la adulta mayor, dueña de la casa y residente en la misma desde hace más de 20 años.

Con toda razón el joven nieto se preguntó: “Si supuestamente la casa de mi abuela era una olla desde hace diez años, como aseguran ellos (autoridades), por qué nunca hubo un allanamiento, una queja de los vecinos o una investigación judicial en todo ese tiempo”, argumentó Sánchez.

Tampoco se entiende que, una vez se hizo pública la denuncia del montaje policial, desde el alcalde de Pereira, pasando por la misma Policía, intentaron mantener semejante mentira argumentando cifras sobre delincuencia en el sector, o mencionando supuestas investigaciones de la Fiscalía sobre ese inmueble.

De hecho, desde Asonal Judicial, sindicato de la rama judicial, cuestionaron públicamente el papel que pudieron desempeñar los funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI), en ese montaje.

Al final pudo más la sensatez y la fuerza de las evidencias, para que las autoridades de Pereira cambiaran de postura y por el contrario exigir que rueden cabezas, tal como lo sugirió posteriormente el alcalde Maya.

Cocaína sembrada

A Héctor Fabio Mosquera Maturana le habrían sembrado 22 gramos de cocaína debajo de la nevera de su casa, mientras la Policía realizaba un procedimiento de allanamiento y registro en su vivienda localizada en la vereda Bachichi del municipio de Pueblo Rico (Risaralda).

Esa cantidad de cocaína, hallada debajo de la nevera en su casa, fue suficiente para que lo capturaran, imputaran y acusaran por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes el 18 de junio de 2018.

Y aunque el 20 de septiembre de 2019 fue condenado en primera instancia y ese fallo fue apelado, el pasado 3 de marzo de este año la propia Fiscalía le pidió al juez que lo absolviera por nulidad de lo actuado.

Dicho en palabras más simples, las pruebas que existían contra el señor Mosquera Maturana carecían de valor porque los propios compañeros policiales del investigador judicial que lideró el allanamiento, desmintieron que la droga estuviera debajo de la nevera del acusado y aseguraron que ese alcaloide le fue sembrado.

“La representante de la Fiscalía pidió que se absolviera al procesado ante la duda existente luego de escuchar la declaración del señor Christian Camilo García Lozano, ya que con ella se le restaba credibilidad al informe de allanamiento y registro y a lo manifestado por Yonatan Salazar Robledo”, se lee en el expediente judicial de ese caso.

La fiscal, desconcertada por ese falso positivo policial, también pidió que se tomaran las medidas correspondientes frente a los funcionarios de esa institución que participaron en el juicio.

En la declaración se lee la forma como uno de los policías (Cristian Camilo García Lozada) desmiente el hallazgo de la cocaína, tras asegurar que él también participó en la diligencia citada y manifestó que tuvo a cargo el registro del lugar donde Salazar Robledo (jefe del operativo) dijo haber encontrado la sustancia psicotrópica, en la cocina de la residencia.

“(…) donde no halló ningún elemento material de prueba, a pesar de haber buscado con suficiencia, incluso debajo de la nevera donde supuestamente se encontró el alcaloide por aquel, aunado a lo cual el perro antinarcóticos que ayudó en la actuación tampoco encontró nada”, dijo la fiscal.

Y agregó que, de acuerdo con la declaración del patrullero García Lozada, “(…) manifestó que con posterioridad a él haber efectuado el registro pertinente, notó una actitud extraña y nerviosa en Yonathan (Salazar Robledo), quien ingresó a la cocina y sale con una bolsa negra en la mano, que estaba presuntamente entre el recipiente que almacenaba el arroz y la nevera, al notar esa irregularidad no quiso seguir participando en la diligencia y se salió del lugar, tampoco, pese a la insistencia, suscribió el acta de allanamiento y registro”.

Ante esa realidad probatoria y procesal, la fiscal del caso explicó que la nueva versión de los hechos genera un amplio margen de duda frente al hallazgo de la sustancia en la casa de habitación del incriminado, que dio lugar a la imputación y acusación de este por conservar estupefacientes.

“Contradice todo lo informado por el primero de los citados al indicar claramente que en la residencia NO se encontró ningún elemento que diera lugar a la investigación de Mosquera Maturana, aunado a ello si se revisa el acta de allanamiento y registro, se evidencia que tal y como él lo informó, no la suscribió y que su nombre fue insertado en ella por quien la diligenció, pero se insiste no aparece su rúbrica en ese documento”, concluyó la fiscal.

El juez de este caso compulsó copias en la sentencia absolutoria, para que se investigue penal y disciplinariamente al entonces patrullero de la Sijin, Yonatan Salazar Robledo.

Fallo Héctor Fabio Mosquera Maturana

¿Testigo que no aparece?

Eran las ocho de la noche del 26 de enero de 2017 cuando el mototaxista Gustavo Marín Osorio fue asesinado.

Recibió tres impactos de bala y su cuerpo, junto al automotor, fueron abandonados entre los cañaduzales de la vereda El Aguacate, a escasos minutos de La Virginia (Risaralda).

Gracias a un testigo ‘milagroso’ que vio con lujo de detalles la perpetración del crimen y se lo relató al investigador líder de la Sijín de la Policía, se ordenó la captura de tres sospechosos: Edwin Leonardo Ospina Calle, Wilmar Andrés Zapata Calle y Esmeralda Rojo Ríos.

Ellos tres tienen en común ser residentes de La Virginia, no gozar de buena reputación y ser considerados socialmente como “desechables”.

Con la declaración del testigo y la versión de otros policías que aseguraron ver a esos tres sospechosos en la zona de los hechos el día y hora del homicidio, fueron capturados, imputados y acusados. En la actualidad están en juicio, pero en libertad por vencimiento de términos.

Sin embargo, este caso podría derrumbarse jurídicamente por una sencilla razón: el testigo que aseguró haber presenciado el crimen, identificar y señalar a los tres responsables de ejecutarlo, no estaría en el lugar de los hechos, sino en otro municipio.

Así se desprende luego de que José Julián González, abogado defensor de uno de los acusados, pidiera la sábana del abonado celular del testigo estrella. La sábana es el nombre técnico para describir la ubicación de un celular, basados en el registro de las antenas repetidoras que utilizó durante las llamadas.

Según esos registros, el día y hora del homicidio del mototaxista, ese testigo estrella estaría en límites de la ciudad de Dosquebradas y Pereira; es decir a casi una hora de distancia en carro.

El abogado también descubrió otro hecho que llama la atención. En los registros de las llamadas del testigo, aparecen conversaciones entre el testigo estrella y el investigador de la Sijin que lo llevó a ese caso: el patrullero Pedro Aguillón Martínez.

A primera vista cualquiera diría que es normal que existan llamadas entre el investigador judicial y el testigo estrella, pero lo curioso es que esas conversaciones aparecen registradas antes del homicidio del mototaxista.

Eso quiere decir que testigo e investigador tendrían una comunicación previa a los hechos. A esa circunstancia se añade que hasta la fecha no ha sido posible que el testigo comparezca en el juicio para ser contrainterrogado por la defensa. Todo el caso se fundó sobre una declaración que él firmó.

En el proceso solo existe un número telefónico para contactar al testigo, porque él mismo se ha negado a brindar más información como lugar de residencia, al asegurar que su vida corre peligro tras ser objeto de amenazas, tal como lo informó a la Fiscalía el propio patrullero Aguillón Martínez.

Eso quiere decir que el único testigo del homicidio del mototaxista, es una fuente a la que solo tendría acceso el investigador de la Sijin que lo llevó al caso y hasta la fecha nadie distinto a él le ha visto la cara para hacerla una sola pregunta: ¿Cómo pudo ser testigo de un homicidio en La Virginia, si el día y hora de los hechos, según su celular, él se hallaba en otro municipio a una hora de distancia?

Al respecto, el patrullero Aguillón desmintió algunas afirmaciones que reposan en el expediente y aseguró que respecto al testigo, “fue quien se presentó de manera voluntaria a la estación de policía La Virginia, manifestando tener conocimiento sobre los hechos materia de investigación, de lo cual se levantó la respectiva acta que reposa en el expediente”.

Añadió que esa entrevista al testigo se le recepcionó basada en el programa metodológico ordenado por la Fiscalía y que toda esa declaración fue reiterada en el juicio oral.

Por otro lado, dijo que respecto de las amenazas a ese testigo, “mediante informe se le pusieron de presente al fiscal las mismas, donde se plasmaron los abonados de los cuales el testigo refería estaban siendo proferidas las amenazas”.

El patrullero Aguillón resaltó además que, “este no es el único testigo del caso, toda vez que en total son 04 testigos que actúan dentro de esta investigación” y finalizó reiterando que el testigo en mención sí se presentó al juicio oral para brindar su versión de los hechos.

Testigo con problemas de visión

Edwin Alexánder Díaz Acevedo fue capturado e imputado por el homicidio en concurso heterogéneo con fabricación, tráfico, porte o tenencia de arma de fuego.

Los hechos ocurrieron en marzo de 2021 en una de las canchas del barrio El Dorado de Pereira (Risaralda) y la víctima fatal fue identificada como Andrés Felipe Valencia Jiménez.

El presunto homicida fue a juicio, pero luego de un controversial proceso probatorio un juez le dictó sentencia absolutoria el pasado 10 de diciembre de 2021.

Como en el caso del mototaxista de La Virginia, aquí también apareció un testigo estrella aportado por un investigador de la Sijín.

Ese testigo fue más allá, porque además de ver el homicidio, aseguró que observó al asesino justo en el momento que escondía el arma y se escurría por un matorral y lo identificó fotográficamente.

No obstante, su testimonio padecía de pequeños detalles que motivaron su desestimación como testigo para determinar la culpabilidad del acusado: tenía problemas de visión, estaba a casi 100 metros de distancia de los hechos narrados y se ubicaba en el lugar del homicidio una hora antes del crimen.

A lo anterior se suman otros elementos igualmente llamativos. El investigador de la Sijín que lo llevó al caso como testigo, al parecer, no pudo describir concretamente cómo se contactó o conectó con esa fuente clave para el caso judicial, según explicó en el expediente, el abogado defensor del acusado.

“(…) contó que uno de los policiales le refirió tener un testigo; sin embargo, no pudo precisar quién era ese miembro de la institución, solo atina a decir que es un policial del sector Cuba de esta ciudad”, argumentó el defensor público dentro del proceso judicial.

Por todas esas inconsistencias un juez del circuito de Pereira absolvió al acusado del homicidio y en la misma sentencia compulsó copias para que se investigue penal y disciplinariamente al patrullero de la Sijín, por los presuntos delitos de participación en actos contra la administración pública y en conductas punibles atentatorias de la recta y eficaz administración de justicia.

Un dato adicional. Ese patrullero de la Sijín a quien el juez ordenó investigar es Pedro Aguillón Martínez, el mismo del caso del mototaxista asesinado en La Virginia.

Fallo Edwin Alexánder Díaz

Frente a esas presuntas inconsistencias, el patrullero Aguillón manifestó que la absolución no necesariamente indica que el acusado no cometió la conducta, “solo que la defensa cumplió su papel dentro del proceso, que es sembrar aquella duda razonable, mediante la contradicción de las pruebas presentadas por la Fiscalía y la desacreditación de testigos mediante la impugnación de credibilidad, como ocurrió en el caso que nos convoca”.

Explicó además, que en el proceso investigativo, el testigo rindió entrevista “donde diera esta información, y posterior a ello ante un procurador judicial se realizó diligencia de reconocimiento fotográfico, donde en la misma sostuvo la versión aportada inicialmente”.

Aguillón a su vez aclaró que “en juicio oral este testigo refirió que por haber pasado tanto tiempo (aproximadamente 1 año o más) no recordar muy bien las circunstancias en que presenció este hecho punible (distancia, iluminación y horas exactas) de lo cual se valió la defensa para realizar su trabajo y desestimar este testigo, haciéndolo caer en contradicciones e incongruencias”.

Asímismo, el patrullero Aguillón aseguró que es falsa la afirmación de la defensa del acusado, en el sentido de que él no pudo describir cómo contactó o se conectó con el testigo.

“Toda vez que en el informe se clarificó que el testigo, se presentó al momento de realizar las labores de vecindario que son propias de la misionalidad y que se agotan con todos los casos, manifestando tener conocimiento de los hechos, ante lo cual el señor manifiesta posteriormente de manera informal que quien le indicó que podía comunicarse con nosotros para brindarnos la información que tenía sobre el caso, fue un gendarme del sector de Cuba del cual no especificó claramente su identificación, lo cual se manifestó posteriormente en juicio oral”.

Respecto a la compulsa de copias para que sea investigado, el patrullero Aguillón aclaró que “las actuaciones que dieron lugar a ello no han sido objeto de condena ni sanción disciplinaria, por lo que resulta perjudicial para mi persona que sin que se haya pronunciado a fondo alguna autoridad competente sobre la ilegitimidad de las mismas se esté poniendo en tela de juicio mi buen nombre”.

Nota de la Redacción: una vez publicada esta investigación periodística, recibimos mediante queja, respuestas por escrito del patrullero de la Policía, Pedro Aguillón Martínez, quien realizó aclaraciones y precisiones en torno a la información publicada, las cuales fueron agregadas a este artículo.

Le sugerimos: La escalada violenta contra las mujeres en el Valle del Cauca

9 Comentarios

    1. El Dr. WAter es el único que podría curar mi HERPES y Herpes zóster con sus productos a base de hierbas. He intentado casi todo, pero no pude encontrar ninguna solución a mis erupciones dolorosas y ampollas. A pesar de que me sucedía todo esto, siempre gasto mucho en comprar medicamentos para HERPES en los hospitales y en tomar varios medicamentos, pero no me alivia, hasta que un día, mientras navegaba por Internet, me encontré con una excelente publicación de Henriette, quien verdaderamente decía: que ella había sido diagnosticada con HERPES y fue curada a través de la ayuda de estos grandes y poderosos médicos herbales. En algún momento realmente me pregunto por qué la gente lo llama Dr. WAter, nunca supe que todo se debió al gran y perfecto trabajo que ha estado haciendo que lo hizo tan popular. Entonces, lo contacté rápidamente, me hizo algunas preguntas y luego dijo algo que nunca olvidaré. Dijo que cualquiera que haya usado su medicina a base de hierbas siempre se cura después de 2 semanas. Me sorprendió, porque pude sentir que estaba siendo muy honesto, así que hice todo lo que me pidió para comprar este medicamento. Cuando comencé a usar este medicamento, después de unos días todas las ampollas desaparecieron, ya no tenía erupciones en el cuerpo. Esperé pacientemente a terminar la dosis, antes de ir a un hospital cercano para ver a un ginecólogo para un chequeo. Y me dijeron que yo era negativo del herpes y la culebrilla. Estaba muy asombrado y feliz por la curación, y no puedo contener mi alegría, así que estoy aquí para decirle a cualquier persona que esté pasando por problemas de salud similares que deje de gastar su dinero en medicamentos del hospital, obtenga los productos herbales Dr. WAter ahora y sea curado. . Póngase en contacto con él en whatsapp: +2349050205019 o [email protected].
      Dejo mi nombre de facebook aquí: Miranda Filipe (el perfil con un auto blanco en el fondo)

      1. La felicidad es todo lo que veo ahora, nunca pensé que vería este día en el que estaría curado y libre de este virus. Mi nombre es Ceballos. Estoy en Santiago de Chile. He estado sufriendo de serios brotes de herpes durante los últimos 3 años; Había gastado mucho dinero yendo de un lugar a otro en busca de una buena cura. De hospital en hospital, de ginecólogo a otro. Los controles constantes han sido mi pasatiempo, no hasta este fiel día, estaba buscando en Internet, vi testimonios sobre cómo las personas se curaban del herpes con remedios herbales. Específicamente vi el nombre Dr.water como el sanador que estaba ayudando a sanar a las personas con este medicamento. Rápidamente, copié su correo electrónico, que es [email protected]. Solo para darle una oportunidad. Hablé con él, me pidió algunos datos y se los di. Me dijo que me iba a proporcionar la medicina a base de hierbas, lo cual hizo y me instruyó sobre cómo usarla. Lo usé y de hecho mis brotes desaparecieron. Pero para estar completamente convencido de que estaba curado, me pidió que fuera a un chequeo médico después de algunos días de usar el producto a base de hierbas. Fui para el chequeo y confirmé que estaba libre de la enfermedad mortal. Sí, de hecho me curé del herpes. Para mostrar mi gratitud, solo me pidió que publicara el testimonio para decirle al mundo entero, lo cual estoy haciendo felizmente ahora. por favor hermanos y hermanas, él es genial, se lo debo a cambio. Y te rogaré que lo patrocines. si tiene un problema similar, solo contáctelo en whatsapp; +2349050205019 o escríbale con el correo electrónico de arriba.

Deja un comentario

Diario Criterio