Los famosos facturan con sus tusas y tragedias familiares

La canción de Shakira y el libro del príncipe Harry son ejemplos de cómo, quienes tienen reconocimiento público, usan su dolor, y la curiosidad del público, para ganar plata. ¿Arte o morbo?

No es algo nuevo, pero este mes pareciera que la práctica se ha multiplicado o ha tenido un éxito inusitado. Muchos famosos con tragedias familiares o rupturas amorosas que fueron ampliamente conocidas y difundidas por el público decidieron volcar su dolor en canciones y libros, productos ampliamente consumidos por la gente (ávida de ahondar en el chisme), con los que podrán, además de desahogarse, ganar dinero.

Una canción en la que Shakira, la famosa cantante colombiana, le canta la tabla y le dice de todo a Piqué, de quien se separó hace poco por una infidelidad, y a Clara Chía, la mujer con la que la engañó; otra canción de Miley Cyrus en la que, producto de su sonada ruptura con Liam Hemsworth, canta sobre cómo se encontró a sí misma después del despecho, y el libro -que llega después de un documental- en el que el príncipe Harry da su versión de por qué se separó de la familia real británica, con revelaciones e intimidades incluidas.

Puede leer: Julio Flórez, Álvaro Mutis, el Museo Nacional y otras efemérides culturales del 2023

Si bien ha pasado siempre y a lo largo de la historia muchos poemas, libros o canciones nacieron luego de rupturas amorosas o problemas familiares, en estos casos (y en muchos de los que han ocurrido durante los últimos años y décadas) hay una gran diferencia: los detalles de las rupturas y las tragedias personales se ventilaron en la prensa rosa y de farándula, y fueron seguidos por millones de personas de todo el mundo.

Convertidos en chismes casi globales, con versiones rodeadas muchas veces de exageraciones y mentiras, las canciones, libros o documentales se convierten, más allá de obras de arte, en el último eslabón de esa cadena de chismes, lo que les asegura una venta o reproducción millonaria (tanto en personas como en dinero). Además, como son cantados, escritos o protagonizados por una de las personas involucradas, termina siendo también una forma de desahogo, de contar la versión particular de los hechos y de tomar ese pedazo de la vida privada que salió al público de vuelta, para resignificarlo a su favor.

Uno de los ejemplos más claros es el caso de Shakira. Luego de una relación de más de 10 años, y dos hijos, con Gerard Pique, ex futbolista del FC Barcelona, terminaron rompiendo porque él se metió con otra mujer -una de las trabajadoras de su empresa-. Y aunque la colombiana ya había publicado dos canciones (Te felicito y Monotonía) con temática de despecho y ruptura, y con uno de los videos mostrando a detalles de su relación con Piqué, la semana pasada decidió hacer una mucho más explícita que explotó en las redes sociales y las plataformas de streaming.

Vea acá la Sesión 53 de Shakira y Bzrp:

Se trata de una tiradera, en colaboración con el productor argentino Bizarrap (quien invita a los artistas a su estudio de grabación), en la que Shakira suelta frases como “Tanto que te las das de campeón, y cuando te necesitaba diste tu peor versión”, “una loba como yo no está pa tipos como tú” o “cambiaste un Ferrari por un Twingo”, ademas de nombrar directamente a Pique y su ahora pareja, Clara Chía: “perdón que te sal-Piqué”, “Clara-mente es igualita que tú”.

La canción no solo consiguió 14,4 millones de dólares durante sus primeras 24 horas en Spotify, sino que su video llegó a los 100 millones de reproducciones en Youtube. Y aunque la cantante dice en la canción que “las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan”, explicó horas después en un post de Instagram que su objetivo original era desahogarse. “Lo que para mí era una catarsis y un desahogo jamás pensé que llegaría directo al número uno del mundo a mis 45 años y en español”, dijo.

Le puede interesar: ‘The Last of Us’, la nueva serie de HBO que cosecha halagos y aplausos

Como artista, y compositora, Shakira lleva toda su vida escribiendo canciones que surgen directamente de sus experiencias, sobre todo amorosas. Es su trabajo. En este caso, sin embargo, fue mucho más directa y tomó los detalles que la gente ya conocía de la historia, por los rumores que han aparecido en medios de comunicación, y los aprovecho a su favor. Sin ese chisme previo y su difusión, la canción no se habría convertido en un fenómeno tan grande ni habría alcanzado las cifras que alcanzó.

Esa unión del arte (que siempre ha servido como catarsis) y la ‘sociedad del espectáculo’, como la llamó Mario Vargas Llosa, apela mucho más al morbo (o aprovecha más ese morbo previo) que al simple gusto por el arte. Y aunque no es algo necesariamente malo, ni culpa del artista, que simplemente aprovecha las situaciones de su vida para componer y crear, si termina llevando las canciones, los libros o los documentales al terreno del chisme, al que alimenta.

Otro caso similar es el de la cantante Miley Cyrus. Ella también tuvo una sonada ruptura con el actor Liam Hemsworth, con quien estaba casada, y aunque varias de sus canciones más conocidas ya habían sido dedicadas a él, la más reciente, llamada Flowers, ha tenido un recorrido mucho más grande: en una semana ya había pasado las 15 millones de reproducciones de Spotify y permanece en el número uno de las más escuchadas en todo el mundo.

Si bien, y a diferencia de Shakira, no usa nombres ni detalles muy específicos (aunque sí algunos generales y tangenciales) de su relación, sino que habla de ella misma, sus sentimientos y sus descubrimientos después de pasar por el duelo amoroso, sus fanáticos e incluso muchos lectores de noticias de farándula saben que se refiere a la ruptura con Hemsworth, y eso ha servido para darle un impulso a la canción.

En ese caso, sin embargo, los límites entre el arte y el morbo son mucho más difusos. La canción no es explícita y tiene tanta calidad -en los términos del pop estadounidense- que seguramente habría triunfado también sin necesidad del chisme.

Algo muy diferente ocurre con el príncipe Harry, hijo del actual rey Carlos III y la fallecida Lady Di, quien hace unos años vivió una famosa y publicitada ruptura con la familia real del Reino Unido por las dificultades que su esposa, Meghan Markle, tuvo para adaptarse a las reglas de la realeza y a la persecución de la prensa sensacionalista, muchas veces cargada de sesgos y prejuicios racistas y clasistas.

Le puede interesar: David Bowie, 76 años del rey de la reinvención

Harry no es un artista, como Shakira o Miley Cyrus, pero si una persona conocida en todo el mundo, con una serie de tragedias y peleas familiares que han sido seguidas por millones de personas. Su mamá murió cuando tenía solo 12 años y cuando trató de tener una adolescencia normal, con borracheras, fiestas y algo de descontrol, los paparazzis estaban a su lado para enviar las fotos a los periódicos de todo el mundo. Y como si fuera poco, cuando por fin encontró el amor, su decisión de proteger a su esposa lo enfrentó a su papá, a su hermano y al resto de su poderosa familia.

Sin financiación (su padre decidió ‘cortarle el chorro’) y viendo que había vivido toda la vida en una especie de “jaula de oro” -como él la llama-, en la que los detalles más íntimos de su existencia eran ventilados al público, decidió contar su versión de todos esos sucesos: desde la trágica muerte de su mamá hasta su reciente renuncia a la monarquía, pasando por sus escándalos de adolescencia. De eso se trata En la sombra, el libro en el que destapa varios trapos sucios de su familia y revela intimidades y secretos de la relación con su hermano, su papá y su recientemente fallecida abuela, la reina Isabel.

Su libro, que ya es número uno en Reino Unido y se ha vendido muy bien en países como Estados Unidos, promete vender millones de copias en todo el mundo, acompañado de un documental en Netflix, con quien el príncipe y su esposa tienen un millonario acuerdo.

Ese es el ejemplo perfecto de cómo funciona la sociedad del espectáculo: una persona famosa que decide aprovechar el reconocimiento público para ganar plata, así sea ventilando sus peleas familiares y rompiendo casi definitivamente los lazos que tenía con su papá y su hermano. Tal parece que no será el último en hacerlo. Con el crecimiento de las redes sociales, el auge de los ‘famosos’ y la globalización de los chismes, cada vez más celebridades aprovecharán sus tragedias para ganar plata mientras alimentan el morbo de las personas. En algunos casos, eso sí, haciendo arte.

2 Comentarios

  1. Muyyy cierto
    Cuando uno se asusta y no entiende porqué estos Famosos toleran muchos insultos , comentarios desobligantes y groseros que reciben , este artículo lo explica muy bién :
    “Con el crecimiento de las redes sociales, el auge de los ‘famosos’ y la globalización de los chismes”
    Les representa más ingresos económicos ,más fama más poder asi su intimidad y su dignidad se pierda y se pisotee
    Mientras más morbo mejor

Deja un comentario

Diario Criterio