Las infancias secuestradas

“Si las Farc niegan esto de las infancias secuestradas, y se les cree o se les obvia, no habrá verdad. Sin verdad no será posible la justicia y menos la reparación a las víctimas”.

Se celebran, de tanto en tanto, aspectos de la firma de la paz. Solo se ven en esos actos risueños esplendores en los rostros de los celebrantes, como si todo ese larguísimo acuerdo estuviera marchando en y hacia la perfección.

Pero también, de tanto en tanto, se le presentan a la opinión sobrecogedores y aterradores informes sobre el reclutamiento forzado de niñas y niños por parte de las Farc: 18.000, registrados. Esto último, al lado de los actos de conmemoración y después de las obligadas y no originales palabras de los congratulantes, deja una pregunta: y de las infancias secuestradas por esa guerrilla, ¿qué?

Tomemos algunos casos contenidos en el informe respectivo del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, casos testimoniados por quienes padecieron en la infancia semejante tratamiento.

También de Luis Guillermo Giraldo: Lecciones empresariales

En una vereda resuelven las Farc reclutar por la fuerza a varios niñas y niños. Los suben a un bus y, en medio de su llanto, ellos les suplican a sus captores que no se los lleven. Referenciado esto por los testimonios de algunas de las víctimas, me es fácil imaginar el drama subsiguiente.

Custodiados por unos muy serios, armados y amenazantes guerrilleros, el bus arranca; los niños miran hacia atrás, hacia sus viviendas, quizás la última mirada posible hacia aquello que representa su querencia, sus padres y sus afectos; no existe la posibilidad de una despedida; los pequeños insisten en su súplica, pero la respuesta de los reclutadores es una amenaza y una orden terminante de que se callen.

Existen muchos otros casos, también documentados, más tristes que el anterior. En este siguiente, se cuenta de una niña de doce años que fue secuestrada o reclutada por las Farc con una compañerita de trece años, cuyo sueño, el de esta última, era el de convertirse en una porrista. Entrenamientos con fusiles vienen y van, y en algún descanso, esa niña, como tal y según lo son los niños, se dedicó a realizar unas vueltacanelas.

Sometida por esa “falta” a consejo de guerra, hallada culpable, fue fusilada. Los encargados de dispararle fueron otros niños. Con un sadismo adicional: a su compañerita la obligaron a observar luego el cadáver. Esa era la forma como las Farc “educaban” a los niños secuestrados para sus combates y sus adicionales requerimientos y actuaciones.

Recomendado: Sobre suicidios y democracias

En un Foro sobre la Infancia Reclutada, realizado hace unas semanas por Caracol Televisión, hay un testimonio de Sandra, secuestrada por las Farc cuando tenía doce años. Dice Ella, en palabras que guardan fidelidad a su testimonio: “mis padres no tenían el dinero para pagar para que no me llevaran; entonces lo decidió el agente de las Farc: ella se va con nosotros”.

Deshumanización y casi que sadismo. Los niños son tratados, no solo como si fueran mayores de edad, sino como objetos. Más barata su vestimenta y sus botas; menos cantidad de comida; menos exigencias de logística; más fácil adoctrinamiento; menos cuestionamientos; maleables y dóciles, con obediencia asegurada; fáciles instrumentos sexuales; usados como escudos humanos; más audaces en el combate por ser menos conscientes de los peligros; aguantan mejor y sin chistar el hambre y las privaciones.

Los niños de la guerra. Reclutamiento de menores
Reclutamiento de niños y niñas por las Farc

Las Farc, sin embargo, lo niegan y aseguran que fue algo excepcional y que acogieron a los niños para protegerlos. Pero los documentos incautados dicen lo contrario. Los frentes crearon los jefes de personal, encargados de ese reclutamiento y ahí se han encontrado las hojas de vida de los menores secuestrados para el combate. Sandra, la que ya se citó, aseguró que, de los catorce niños reclutados con ella, solo quedaron vivos dos. Y añadió: en el frente en el cual me correspondió actuar, más de la mitad de sus miembros éramos niños.

Como tengo mis barruntos de que la JEP terminará acogiendo esas disculpatorias versiones de los guerrilleros, o por lo menos dejando sin castigo este grave e inmenso delito, aquí pienso en la alta razón que acompañaba a Nietzsche cuando proclamaba “la alta potencia de lo falso”.

Lea también: Gaviria, el César, en sus laberintos

Tema central del acuerdo es el Sistema Integral de Verdad Justicia Reparación y No Repetición (SIVJRNR), que es como una seguidilla de esenciales, en la cual si lo anterior (la verdad, por ejemplo) no se da, no se conseguirá lo siguiente.

Si las Farc niegan esto de las infancias secuestradas, y se les cree o se les obvia, no habrá verdad. Sin verdad no será posible la justicia y menos la reparación a las víctimas. Y lo que será más dañino, la impunidad será una garantía, no para no repetición, sino al contrario, garantía y ánimo para que nuevos actores, como ya se ven, y muy bien organizados, reinicien la repetición (así como se escribe, no redundante) de la violencia de la izquierda guerrillera.

Según refiere María Jimena Duzán en su libro “Santos”, una respuesta reiterada del expresidente, cuando le referían lo bajo de su popularidad, era: “Yo no gobierno para las encuestas, sino para la historia”. La Historia, si es que llegare a ser un tribunal, nos enseña que cada vez y con el paso del tiempo, se juzgan las actuaciones humanas, menos con el rasero de sus resultados y sí mucho más desde una perspectiva ética.

Al final de cuentas, cuando los historiadores del futuro lleguen a examinar este acuerdo de paz, seguramente con unos criterios éticos y humanos más estrictos que los de hoy, analizarán su fondo a través de la justicia y de las víctimas. Si estas, y en especial las niñas y los niños reclutados, después de que termine sus labores la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), no encontraren resultados reales o solo resultados de fachada, se determinará que toda Colombia ha sido traicionada, en ese acuerdo, en este aspecto, el de las niñas y niños secuestrados por la guerrilla. Y la sentencia histórica será implacable: esa paz, en cuanto a la infancia obligada a combatir y a matar, fue una estafa moral.

Siga con: El ELN y las disidencias de las Farc tienen a Arauca entre el miedo y la zozobra

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio