Las prioridades de Francia Márquez como vicepresidenta

Además de luchar por los derechos de las mujeres, las minorías y la protección del medioambiente, banderas de su campaña, Francia Márquez le dará prioridad a combatir la desnutrición, construir el Ministerio de la Igualdad e impulsar un “gran diálogo nacional”.

Francia Márquez logró un hito al convertirse en la primera vicepresidenta afro de Colombia, tras triunfar en las urnas junto a Gustavo Petro. Su tenacidad, su liderazgo y su discurso dirigido a los pueblos indígenas, campesinos, afros y raizales, las diversidades sexuales y de género, así como a los nadies y las nadies, caló con tanta fuerza que se alzó como una de las mayores representantes del ‘cambio’ que venía pidiendo una parte del país.

Algunas de sus banderas en campaña fueron la lucha contra el racismo, el reconocimiento y visibilidad del poder de la mujer y la defensa de la autonomía de todos los cuerpos. Con esta narrativa de inclusión, que no es nueva pues ha sido parte fundamental de su activismo, logró el apoyo de las feministas y la comunidad LGBTIQ+, que llevan bastante tiempo luchando por la dignificación de sus derechos. 

Otra de sus promesas, y eje fundamental de lo que ha sido su trabajo por la comunidad, es la protección del medioambiente y la defensa de la vida. Por eso, en los últimos meses, habló de la transición energética, la descarbonización, la finalización de la economía extractivista, y de políticas encaminadas a cuidar la tierra o  la “casa de todos” como ella misma la ha llamado. 

Aunque está claro que Márquez trabajará en estos asuntos a lo largo de su periodo de gobierno, ya ha empezado a dar algunas luces de cuáles serán sus prioridades en sus primeros meses como vicepresidenta. 

Puede leer: Vestir la lucha, el territorio y la dignidad: la historia de Esteban Sinisterra, el diseñador de Francia Márquez

El hambre y la desnutrición

En Colombia, el hambre ha sido un problema crónico. Antes de la pandemia, el 88,9 por ciento de las familias colombianas podían comer tres veces al día, pero esta cifra empezó a decaer. En diciembre de 2021, se redujo a 69,2 por ciento. Para ese entonces, 14.399.043 personas comían en dos ocasiones, 1.445.065 lo hacían una vez al día y 154.828 comían menos de una vez al día. 

Aunque el porcentaje de familias que comían tres veces al día aumentó al 75 por ciento en abril de 2022, según la más reciente encuesta de Pulso Social del Dane, todavía hay un 23,1 por ciento que solo come en dos ocasiones, un 1,8 por ciento que lo hace una sola vez al día y un 0,1 que come menos de una vez. 

A esto se le suma los altos índices de desnutrición en zonas apartadas como La Guajira. Allí, desde finales de 2017, han fallecido al menos 326 niños wayúu menores de 5 años, a causa de hambre y sed: 118 en 2018, 84 en 2019, 65 en 2020, 38 en 2021 y para este 2022 ya se contabilizan 21. 

Márquez ha asegurado que esta situación no da espera, por lo que será un asunto prioritario en su agenda, una vez se posesione. “Hoy, hay en territorios niños y niñas muriendo de hambre, de desnutrición. Atender a esta población vulnerable debe ser el principal desafío de nuestro gobierno”, dijo en una entrevista con Noticias Caracol.

El Ministerio de la Igualdad 

Otra de las primeras tareas de Márquez será la de crear el Ministerio de la Igualdad, un despacho para garantizar los derechos de los territorios excluidos y marginados, cerrar las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres, generar más oportunidades para los jóvenes y asegurar la justicia social. 

La fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro ha dicho que el ministerio se centrará en brindar garantías básicas para que todas las comunidades del país puedan “vivir con dignidad”. 

“Yo vengo de una región históricamente olvidada y excluida, así que vamos a crear el Ministerio de la Igualdad y mi tarea precisamente es llevar garantía de derechos a esos territorios”, dijo Márquez en su primer discurso como vicepresidenta electa.

Le puede interesar: Los hijos y Francia Márquez

Petro también ha hecho referencia a esta cartera y ha asegurado que permitirá reconocer el tiempo de trabajo en el hogar y garantizar a estas madres cabeza de familia un ingreso vital correspondiente a medio salario mínimo. 

“Sería un aparato estatal depositario de un poder tal que permita la construcción en la base de la sociedad y de la economía el equilibrio y la igualdad real, en cualquier rincón, en cualquier barrio, en cualquier aspecto de la vida cotidiana, entre hombres y mujeres”, dijo.

A pesar de que, por el momento, Márquez es la única ministra confirmada por Petro, el trabajo de este despacho iniciará tarde, debido a que todavía no ha sido creado, por lo que para ser una realidad tendrá que contar con la aprobación del Congreso. Así, se espera que el proyecto de ley empiece a tramitarse en agosto, mes en el que se posesionará el nuevo gobierno, para así iniciar su discusión.

Impulsar un “gran diálogo nacional”

Márquez ha dicho que para poder llevar a cabo todas las transformaciones pensadas, es necesario que Colombia se ponga de acuerdo frente a ciertos temas y cambios estructurales, pues entiende que hay un país que todavía tiene bastantes dudas con el presidente electo y que votó por otro candidato. 

El camino es largo, pero ya se han conocido algunos avances en este sentido. El martes de esta semana, por ejemplo, Márquez se comunicó vía telefónica con Marelen Castillo, fórmula vicepresidencial del excandidato presidencial Rodolfo Hernández, para hablar sobre acuerdos en materia de inclusión y educación. 

En la charla, que se dio gracias a la intermediación del senador Alexánder López, también abordaron algunos de los asuntos que las unen, como la lucha por los derechos de las mujeres y de las minorías.

Este diálogo nacional es una de las banderas del presidente electo, con la que busca entablar también conversaciones con políticos de oposición. Se espera que Márquez sea parte fundamental de este proceso.

Siga con: Estas son las promesas clave que Gustavo Petro tendrá que cumplir cuando llegue a la Presidencia

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio