Adiós a Freddy Rincón, el coloso de Colombia

Freddy Rincón, uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol colombiano, hizo parte de la generación dorada que clasificó a los mundiales de 1990, 1994 y 1998 y abrió el camino para figuras que triunfaron en el exterior.

El gol de Freddy Rincón a Alemania, en 1990, ha sido el más cantado en la historia de la Selección Colombia. No era para menos. La tricolor llevaba 28 años sin ir a un Mundial y estaba jugando el último partido del grupo D: la oportunidad para clasificarse como mejor tercero a octavos de final.

Cuando el reloj marcaba el minuto 88 de juego, Rudi Völler logró eludir a dos rivales y se la pasó a Pierre Littbarski. Luis Fernando el ‘Chonto’ Herrera no alcanzó a cerrarlo y Littbarski marcaba un 1-0 que parecía sentenciar a los dirigidos por Francisco Maturana.

Pero la tricolor no se rindió, y en el minuto 92 empezó una de las jugadas más bellas de la historia del fútbol nacional. Völler intentaba entrar por izquierda al área colombiana, ante la marca de Freddy Rincón y Leonel Álvarez, que logró recuperar el balón y se lo pasó al Luis Alfonso el ‘Bendito’ Fajardo.

Le puede interesar: Cómo el Manchester City-Liverpool se convirtió en la gran rivalidad del fútbol europeo

Rincón empezó a subir al campo rival y el Bendito condujo el balón hasta el medio del campo, donde vio a Carlos el ‘Pibe’ Valderrama y se lo pasó. El Pibe aguantó en medio de tres rivales y descargó la pelota en Freddy Rincón, que se la pasó al Bendito. El Bendito se la tocó sutilmente al Pibe y el Pibe hizo lo suyo: una asistencia magistral a Rincón, que no desaprovechó y la metió entre las piernas de Bodo Illgner.

Ese gol garantizó la clasificación de Colombia como mejor tercero y, pese a la derrota en octavos frente a Camerún, es una muestra del talante de una selección histórica y del tesón de un jugador como Freddy Rincón. Un mediocampista de esos que llaman box to box, capaces de defender, de recuperar y de marcar como cualquier delantero. Toda la jugada contra Alemania así lo evidencia.

“Me faltó ser blanco para triunfar en el Real Madrid”: Freddy Rincón

Freddy Rincón nació en Buenaventura el 14 de agosto de 1966. En 1986 llegó a Independiente Santa Fe, con el que ganó la Copa Colombia en 1989. Posteriormente, en 1990, fue traspasado al América de Cali.

Con la Mechita, ganó dos ligas (1990 y 1992) y llegó a una semifinal de Copa Libertadores (1993, derrotado por Universidad Católica).

Gracias a su buen desempeño con América, Freddy Rincón dio el salto al fútbol internacional. Primero, con Palmeiras, de Brasil, en 1994, entonces dirigido por Vanderlei Luxemburgo y con el que consiguió un campeonato paulista, donde compiten los clubes del estado de Sao Paulo, y un brasileirao, la máxima categoría del fútbol brasileño. Posteriormente, pasó al Nápoli, de Italia, donde jugó una temporada (1994-1995).

Freddy Rincón en el Real Madrid

Y fue en ese momento en que sucedió el que se suponía iba a ser el mayor logro de su carrera. Por solicitud expresa del director técnico Jorge Valdano, el Real Madrid lo fichó por una temporada (1995-1996). Así, Freddy Rincón se convirtió en el primer colombiano en llegar al club merengue, pero no pudo triunfar como esperaba: el racismo, problemas con algunos jugadores y la dirigencia y la presión sobre Valdano se lo impidieron.

“Me faltó ser blanco. No sufrí el racismo día a día, pero para jugar dentro del Real Madrid, sí. Con Valdano era muy difícil porque lo tenían muy presionado”, contó a Gol Caracol en una entrevista en 2020.

“Hubo un sinsabor con un jugador, que me reservo el nombre, y con el presidente Lorenzo Sanz, que fue el mayor problema”, dijo, en 2018, a la cadena Bein Sports.

Valdano salió de Real Madrid en enero de 1996. A mitad de año, Rincón decidió volver al fútbol brasileño, y allí logró quitarse la espinita que le dejó España.

En su regreso a Brasil, Freddy Rincón inicialmente estuvo en Palmeiras y luego pasó a Corinthians, donde jugó entre 1997 y 2000 y se convirtió en ídolo.

Con el Timão, Rincón ganó dos brasileiraos (1998 y 1999), un paulista (1999) y un Mundial de Clubes (2000) como capitán. Y fue precisamente en este torneo en el que se desquitó del Real Madrid.

En el Mundial de Clubes, Corinthians compartió grupo con el Real Madrid. Aunque ambos quedaron empatados en puntos, el club brasileño se impuso por diferencia de goles y clasificó a la final, en la que se enfrentó al Vasco da Gama y lo venció.

El Real Madrid, por su parte, disputó el tercer puesto con el Necaxa de México, pero cayó derrotado en la tanda de penales.

Después de esos triunfos pasó al Santos (2000-2001), estuvo un corto tiempo en el Cruzeiro y se retiró, en 2004, en el Corinthians, que en 2011 lo incluyó en su salón de la fama.

Su talento y su tesón lo convirtieron en uno de los mejores jugadores en la historia de Colombia. Con la selección jugó tres mundiales (1990, 1994 y 1998) y tres Copas América (1991, 1993 y 1995).

Fue uno de los primeros en lograr que el fútbol internacional se fijara en los talentos colombianos, y su legado, sin duda, perdurará en las próximas generaciones.

Rincón falleció este 13 de abril, luego de luchar por su vida tras un fuerte accidente en coche en las calles de Cali.

5 Comentarios

  1. La partida este gran idolo entristese una de las mayores alegrias de mi vida con su gol ante Alemania en mundial Italia 90.

Deja un comentario

Diario Criterio