FTX, criptomonedas, blockchain y sopa

Por Diego Rodríguez Lizcano*

Los titulares de las últimos días en los medios económicos están inundados por los desafortunados hechos ocurridos con el exchange de criptomonedas FTX, el segundo más grande en este negocio en tamaño y volumen de transacciones en el mundo, con una participación muy importante no solo en el mercado americano, sino a nivel global, desde sus subsidiarias en Delaware y Bahamas.

No es para menos: se calcula que hay un millón de inversionistas damnificados que van a perder su dinero por culpa de FTX; una crisis de al menos 9 billones de dólares (una cifra que, por más grande que sea, no llega a los números habitualmente manejados por la ministra Irene Vélez), es decir, 9.000 millones de dólares; cifra que si la convertimos en pesos colombianos a la tasa de cambio del dólar Petro, tenemos muy posiblemente un error en la calculadora (9.000 * 1’000.000 * 5.000).

La crisis de FTX es, sin dudas, el mayor golpe que ha recibido la industria de las criptomonedas en su historia y es una noticia que suscita muchos cuestionamientos sobre la misma, además de ser un campanazo para los reguladores de Estados Unidos y de muchas otras naciones para que, de una vez por todas, fijen las reglas bajo las cuáles esta industria debe existir y funcionar, y para que protejan a los inversionistas que se sienten atraídos por estas innovaciones tecnológicas que apenas comienzan a generar impacto real en el mundo.

Sin bien el hecho justifica y clama un regulación, la cual debe venir rápidamente incluso en Colombia, hay que tener mucho cuidado con no demonizar la tecnología que está por detrás de esta industria; me refiero concretamente al blockchain.

Lea también: El revolcón digital que la salud necesita

Blockchain es una cosa, las criptomonedas otra, y por tanto es muy importante separar estos conceptos para que en la sopa creada por FTX no terminemos perjudicando el gran potencial que tiene esta tecnología en la búsqueda de un futuro más transparente para todas las industrias que conocemos, no solo la financiera.

Una de las principales razones que justifican el gran potencial del blockchain radica en que es capaz de reinventar una gran cantidad de industrias que hoy conocemos, bajo el concepto de la descentralización, permite una inclusión transparente de cualquier persona que quiera hacer parte de una industria o que tenga interés en un proyecto en particular.

El blockchain viabiliza esa descentralización permitiendo que un proyectos que se crea bajo este paradigma pueda tener un ownership comunitario, además de permitir que su gobierno sea controlado por la comunidad de personas que invierten en el proyecto.  

El mundo que conocemos hoy es controlado por actores centrales en todos los estamentos, por ejemplo en los gobiernos, en el mundo financiero, en las empresas, etc.

Recomendado: Los líos que le siguen apareciendo a la sede de la Fiscalía en Dosquebradas

El blockchain, lo que abre es la puerta a una nueva forma de democracia real, protegida por la tecnología en la que un actor central no pueda, a su voluntad, tomar decisiones que afecten a un proyecto completo o a la comunidad participante del mismo.

Muchos se preguntarán entonces, ¿qué fue lo que falló en el desastre de FTX que ahora impacta la vida de al menos un millón de personas que han perdido fortunas y ahorros?  Pues fue justamente eso, que FTX no era un proyecto descentralizado y su administración estaba concentrada en su fundador, teenager irresponsable apostando con los ahorros de millones-, quien sin duda tuvo manejos dudosos, según muchos comentaristas criminales, y que defraudó la buena fe que millones que usaron su plataforma para invertir en criptomonedas. Un sistema descentralizado basado en smart contracts, bien concebido, no habría permitido jamás que un actor irresponsable usara el dinero de los demás de forma oscura o en inversiones irresponsables.

Para los que quieren entender qué hace FTX; muchos proyectos de diversas industrias (principalmente tecnológica) que necesitan buscar financiación, optan por tokenizar el proyecto, es decir, emitir un token (sobre una red de blockchain, por ejemplo: ethereum, binance, etc.) que les permita conseguir inversionistas para financiar ese proyecto. Esos tokens son los que conocemos como criptomonedas que, a efectos del mundo tradicional, equivaldrían a las acciones que una empresa emite (solo que en el mundo tradicional emitir acciones es una actividad tremendamente regulada con muchos requisitos, mientras que en el mundo cripto cualquier lo puede hacer).  

Gracias a esta estrategia se han creado muchas criptomonedas, lo que ha dado lugar a muchas sub-industrias, como por ejemplo el trading de criptomonedas, donde inversionistas novatos o estudiados en el tema intentan identificar que proyectos tienen potencial de crecimiento real. Ese trading es una apuesta a que esos proyectos apalancados en esos tokens van a crecer en valor o van a tener retorno en algún momento. Infelizmente hay muchos especuladores que apuestan a retornos en el corto plazo y le hacen mucho daño a esta industria.

No se pierda: Claves para entender las sanciones de la JEP a exjefes de las Farc

Comprar esos tokens puede ser algo difícil para un novato, porque requiere entender qué es un wallet, una llave privada, dónde comprar el token, etc.; aquí es donde entran los exchanges. Un exchange es una plataforma que permite de una forma muy sencilla que yo pueda comprar esos tokens (criptomonedas) usando mi tarjeta de crédito, e intercambiar esos tokens por otros de acuerdo a el valor de mercado actual; es decir, un exchange es: una casa de cambio + un banco.

FTX era uno de los top 3 exchanges de Estados Unidos; por ser centralizado (como nuestros bancos hoy) pero a ser un ente no regulado, tuvo toda la libertad para usar el dinero de muchos pequeños inversionistas de forma irresponsable. Aún no está claro qué tan grande va a ser el impacto de FTX en el mundo financiero, y que otros efectos colaterales traerá sobre el mercado, con certeza otras empresas se verán afectadas y también irán a la bancarrota.

A pesar de la crisis, es muy importante poder separar la sopa, y entender que un mal actor como FTX no hace que todo el mercado cripto sea malo, y principalmente no le quita al blockchain el poder disruptivo que tiene como tecnología y su gran potencial para construir un mundo mejor bajo este paradigma de descentralización.

Los entusiastas dicen que ¡el blockchain le hará al internet, lo que el internet le hizo al mundo! Toda una transformación disruptiva para mejor.

*Diego Rodríguez Lizcano es emprendedor social en tecnología, fundador de Afrus.app. Web3 enthusiast. Escribe sobre la tecnología y su impacto en nuestra sociedad.
FTX, criptomonedas, blockchain y sopa Diego Rodríguez Lizcano
Diego Rodríguez Lizcano

1 Comentarios

  1. Excelente artículo que ofrece una visión útil de los tres conceptos clave de la economía digital: FTX, criptomonedas y blockchain.

    Contar con un gestor de inversiones te puede ayudar a evaluar, planificar y ajustar el portafolio de inversiones para asegurar un mejor rendimiento. Esto es especialmente importante para aquellos que no están familiarizados con el mercado de criptomonedas y ETFs. ¡Gracias!

Deja un comentario

Diario Criterio