Por qué la comunidad científica vuelve a tener dudas sobre el origen de la pandemia

La idea de que la pandemia de covid-19 se originó en un accidente de laboratorio chino ha sido desestimada durante mucho tiempo por la mayoría de los expertos, considerada altamente improbable y descabellada. Pero en los últimos días el asunto volvió a tomar fuerza en Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Joe Biden, ordenó a las agencias de inteligencia de su país que le informen en los próximos tres meses sobre si el covid-19 surgió por primera vez en China de una fuente animal o de un accidente de laboratorio.

En un comunicado difundido por la Casa Blanca, Biden dijo que las agencias deben “redoblar sus esfuerzos para recopilar y analizar la información que podría acercarnos a una conclusión definitiva, e informarme en 90 días”.

Puede leer: El silencio de Joe Biden ante el conflicto entre Palestina e Israel

Según Biden, las agencias están actualmente divididas sobre las dos posibles fuentes del virus que arrasó el planeta el año pasado, matando a más de 3,4 millones de personas, una cifra que los expertos dicen que es sin duda una subestimación.

La orden de Biden supone una escalada en la creciente controversia sobre cómo surgió el virus por primera vez: por contacto con animales en un mercado de Wuhan, en China, o por la liberación del coronavirus desde un laboratorio de investigación de alta seguridad en la misma ciudad.

El comienzo de la alerta

Según Scott Gottlieb, respetado exjefe de la Agencia Estadounidense de Medicamentos de Estados Unidos (FDA), “la lista de personas que apoyan la tesis de un origen animal no se ha movido. Y la de personas que sugieren que el virus pudo haber salido de un laboratorio siguió creciendo“,

En conversación con la cadena CNBC, Scott señaló que “hace un año” apoyar la hipótesis de los animales “tenía mucho sentido porque era el escenario más probable“. Pero lo que se denomina “el huésped intermedio“, es decir, el animal del cual se transmitió el virus a los humanos, aún no se ha descubierto. “Y no porque no se lo haya buscado“, añadió.

Coronavirus en Argentina
3,5 millones de personas han muerto a causa del virus en el planeta. Foto: Ronaldo Schemidt / AFP

La pregunta, para muchas personas, es, ¿cuándo las coincidencias son demasiadas?“, señaló, indicando una creciente cantidad de “evidencia circunstancial”.

El domingo, el diario The Wall Street Journal aseguró haber tenido acceso a información de inteligencia estadounidense no publicada, reportando que tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan, la ciudad en China donde primero se identificó el nuevo coronavirus, habían sufrido ya en noviembre de 2019 “síntomas compatibles tanto con los de covid-19 como de una infección estacional“, y que habrían requerido ser hospitalizados.

China reveló la existencia de un brote de casos de neumonía en Wuhan a fines de diciembre, el mes siguiente, a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pekín ha negado la información del Wall Street Journal, calificándola de “totalmente falsa“.

Pedidos de la comunidad científica

Andy Slavitt, asesor de la Casa Blanca para la lucha contra el covid-19, señaló esta semana que “hay que llegar al fondo, sea cual sea la respuesta, y es una prioridad para nosotros“. Y agregó que “necesitamos un proceso completamente transparente de China y la OMS para ayudar en esto”.

Después de una estadía de cuatro semanas en Wuhan a principios de este año, un estudio conjunto de expertos de la OMS y China dictaminó en marzo que era “extremadamente improbable” que la difusión del virus se tratara de un incidente de laboratorio.

Pero el propio jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió una nueva investigación sobre la hipótesis de la filtración del laboratorio. Varios países, incluido Estados Unidos, expresaron sus “preocupaciones” y pidieron a China que otorgue “pleno acceso” a sus datos.

El lunes hubo una solicitud renovada con motivo de la 74ª Asamblea Mundial de la Salud. Y los pedidos de investigaciones adicionales crecen, incluso dentro de la comunidad científica.

Puede leer: ¿Es Duque el presidente más impopular de América Latina?

A mediados de mayo, una quincena de expertos publicó un artículo en la prestigiosa revista Science en el que afirmaron: “Necesitamos más investigaciones para determinar el origen de la pandemia“.

Las teorías del origen animal o accidental en el laboratorio “ambas siguen siendo viables“, escribieron, pero “no se les ha dado una consideración equitativa“. Ambas “deben ser consideradas seriamente hasta que tengamos suficientes datos”, dijeron, pidiendo a “las agencias de salud pública y los laboratorios de investigación que abran sus datos al público“.

Muchos expertos siguen siendo cautelosos. “Pensamos que es más probable que sea un evento natural, pero no tenemos una respuesta del 100 por ciento a esta pregunta“, dijo Anthony Fauci, eminente inmunólogo y asesor de la Casa Blanca. “Todos estamos convencidos de que debemos continuar con la investigación“, agregó.

Pero para Gottlieb es probable que nunca se alcance una respuesta concluyente: “Suponiendo que el virus realmente salió de un laboratorio chino, y no digo que lo sea, nunca lo sabremos sin un denunciante o cambio de régimen en China“.

Llamado a la OMS

Los pedidos para profundizar sobre el origen del virus en China fueron lanzados en la 74ª Asamblea Mundial de la Salud, que reúne desde el lunes a los 194 miembros de la OMS.

En teleconferencia con Ginebra, el representante de Estados Unidos, Jeremy Konyndyk, destacó la importancia de contar con “una investigación sólida, completa y dirigida por expertos sobre los orígenes de covid-19“. “Es importante que preparemos la fase 2 del estudio de los orígenes para que tenga éxito“, sostuvo Konyndyk, “no se trata de señalar responsables“.

Otros países, incluidos Australia, Japón y Portugal, expresaron posiciones similares. Los expertos recomiendan continuar investigando la hipótesis principal, pero también otras, salvo la que afirma que el virus se escapó de un laboratorio en Wuhan.

Puede leer: El polémico anuncio en ‘The New York Times’ que denuncia un “segundo Holocausto” promocionado por celebridades

El jefe de la delegación internacional de científicos, Peter Ben Embarek, después minimizó este asunto, afirmando que en China, como en otras partes, ciertos datos no pueden compartirse por razones de privacidad, y que hizo esfuerzos en pos de una solución que permitiese acceder a los datos “en la fase 2 del estudio“.

La OMS no ha brindado informaciones sobre progresos, en tanto varios científicos denunciaron el rol desproporcionado que tuvo Pekín en la primera fase del estudio, exigiendo que las cosas cambien en la siguiente.

El objetivo de esta investigación no es determinar responsabilidades, sino apoyarse en la ciencia, para encontrar el origen del virus y la epidemia y así ayudarnos entre todos a evitar que una catástrofe global como ésta vuelva a producirse“, señaló Konyndyk.

Determinar cómo el virus, que ha provocado más de 3,4 millones de muertes en todo el planeta, se transmitió al ser humano es considerado clave para intentar impedir una próxima pandemia. Pero, por ahora, la OMS no puede investigar por sí misma en un país.

Para Facebook, ya no es conspiración

Facebook dejará de prohibir la publicación de las teorías que afirman que el covid-19 fue fabricado por el hombre, ya que las especulaciones sobre un accidente de laboratorio en China vuelven al debate en Estados Unidos.

A la luz de las investigaciones actuales sobre los orígenes del covid-19 y en consulta con expertos en salud, ya no eliminaremos de nuestras plataformas las afirmaciones de que el covid-19 fue hecho por el hombre o fabricado“, dijo el grupo, que también es dueño de Instagram, en su sitio web el miércoles.

La red social, utilizada por unos 3.450 millones de personas en al menos una de sus cuatro plataformas (Facebook, Instagram, Messenger, WhatsApp) va en contra de sus normas anteriores sobre la desinformación en tiempos de covid-19, actualizadas el pasado mes de febrero.

En su momento, incluyeron la prohibición de las teorías que sugerían la existencia de una mano humana detrás del virus, así como la supuesta ineficacia de las vacunas o que las inyecciones anticovid podían ser tóxicas o peligrosas.

Rechazo desde China

Al respecto, las autoridades chinas acusaron al Gobierno estadounidense de expandir tesis “complotistas” sobre el origen de la pandemia de coronavirus.

Las autoridades chinas siempre han negado la teoría según la cual el coronavirus surgió en un laboratorio, concretamente en el Instituto de virología de Wuhan, señalado directamente por el expresidente estadounidense Donald Trump.

El portavoz de la diplomacia china Zhao Lijian aseguró en una conferencia de prensa que “algunos en Estados Unidos difunden teorías complotistas e informaciones falsas, como la hipótesis de un error de laboratorio“. Y agregó: “Si Estados Unidos quiere ser realmente transparente, debería, como hace China, invitar a los expertos de la OMS para investigar en la base militar de Fort Detrick, así como en todos los laboratorios biológicos del mundo“. El laboratorio de Fort Detrick, cerca de Washington, es un centro esencial en la lucha contra el bioterrorismo.

*Con información de AFP

2 Comentarios