Se podrían haber evitado “decenas de miles” de muertes: las graves denuncias del exasesor de Boris Johnson

El Gobierno británico negó el jueves las “graves acusaciones” lanzadas la víspera por Dominic Cummings, exasesor especial del primer ministro Boris Johnson, en particular contra el ministro de Sanidad, quien aseguró no haber mentido al país sobre su gestión de la pandemia.

Durante una audiencia de siete horas ante una comisión parlamentaria, Cummings, ex mano derecha de Johnson, arremetió el miércoles contra la gestión gubernamental del covid-19, que ha matado a casi 128.000 personas en el Reino Unido, el país con más muertes de Europa.

Puede leer: Por qué la comunidad científica vuelve a tener dudas sobre el origen de la pandemia

El controvertido exasesor criticó especialmente al titular de Sanidad, Matt Hancock, al que acusó de haber “mentido en numerosas ocasiones, reunión tras reunión“, pero también “públicamente“.

Calificó a Hancock de incompetente y afirmó que debería haber sido “despedido”.

Las acusaciones que se presentaron ayer son graves, falsas e infundadas“, se defendió el ministro el jueves en la Cámara de los Comunes. “Siempre he sido sincero con la gente en público y en privado“, afirmó, asegurando que el Gobierno adoptó “un enfoque abierto y transparente, explicando lo que sabemos y lo que no sabemos“.

“Decenas de miles” de muertes

Controvertido cerebro de la campaña del brexit en 2016 y artífice de la aplastante victoria de Johnson en las legislativas de 2019, Cummings, de 49 años, también fue implacable en sus críticas al primer ministro, al que tildó de “incapaz“.

Según su exasesor, el primer ministro ignoró los consejos de los científicos y tardó en apreciar la gravedad de la crisis sanitaria.

Seis meses después de su destitución en un contexto de luchas internas en Downing Street, Cummings acusó al gobierno de no proteger a muchos ancianos al enviarlos a las residencias desde los hospitales sin someterlos a pruebas de covid-19, propagando así el virus.

Lo que ocurrió en las residencias fue trágico, pero hicimos todo lo que pudimos para proteger el servicio de salud pública, para minimizar la transmisión, con los conocimientos que teníamos“, se defendió Johnson el jueves.

Al principio de la pandemia no sabíamos cómo se puede transmitir el virus de forma asintomática, y esa es una de las razones por las que tuvimos algunos de los problemas que vimos en las residencias de ancianos“, dijo a los periodistas durante una visita a un hospital en el este del país.

Hancock afirmó después en una rueda de prensa televisada que el país tuvo primero que aumentar su capacidad para realizar pruebas de diagnóstico de covid-19. “No la teníamos, tuvimos que construirla“, afirmó. Pero en opinión de Cummings se podrían haber evitado “decenas de miles” de muertes.

Puede leer: ¿Es Duque el presidente más impopular de América Latina?

Escuchar a Dominic Cummings confirmar ayer que el gobierno ha fracasado en la protección de los más vulnerables es realmente chocante“, dijo a la BBC la diputada opositora laborista Angela Rayner.

Y pidió que se adelantara la investigación pública sobre la gestión de la pandemia por parte del gobierno, prevista para 2022.

En el plano sanitario, el Reino Unido ve cómo los contagios vuelven a aumentar, con más de 3.500 nuevos casos registrados el jueves. Entre la mitad y tres cuartas partes de esos nuevos casos son de la variante que fue identificada en India, explicó Hancock, que sin embargo precisó que la vacunación, que sigue a buen ritmo, ha impedido la muerte de unas 13.200 personas y 39.700 hospitalizaciones.

*Con información de AFP

0 Comentarios