Cinco lecciones para Colombia del discurso de Joe Biden ante el Congreso

En su primera intervención en el Congreso, y a punto de completar 100 días en la Casa Blanca, Joe Biden se dirigió a los legisladores en un discurso que dejó claras las ambiciosas aspiraciones del mandatario demócrata. Si bien el éxito de su campaña electoral se debió a su perfil moderado y centrista, respaldado por los 35 años que pasó en el Senado, Biden ha dejado rápidamente esa imagen atrás.

En cuestión de semanas ha llevado a cabo una agenda revolucionaria en muchos sectores, a pesar de la reticencia de la oposición demócrata para aprobar todos sus planes. Biden ha dado luces de conocer el país que preside, algo que por estos días se le achaca al gobierno colombiano, cuyos manejos se alejan cada vez más de las necesidades del ciudadano común. Hay quienes piensan que a Iván Duque le vendría bien recoger el discurso de Biden y sacar unas cuantas lecciones.

Le puede interesar: Biden borró el fantasma de Trump en sus primeros 100 días, pero lo más duro está por venir

1. “Nadie debería trabajar 40 horas a la semana y vivir por debajo de la línea de pobreza”

Biden arrancó su discurso ante el Congreso con un preámbulo en el que aseguró que no fue Wall Street la que construyó ese país, sino la clase media, y abogó por salarios justos para los trabajadores para evitar su empobrecimiento. “Dicho sea de paso, aprobemos el salario mínimo de 15 dólares por la hora. Nadie debería trabajar 40 horas a la semana y vivir por debajo de la línea de pobreza. Necesitamos asegurar mayor equidad y oportunidades a las mujeres”.

En buen colombiano, esto se podría traducir que no fue el sistema financiero el que construyó este país sino las clases medias y trabajadoras. Las palabras de Biden adquieren mayor fuerza al ser pronunciadas el mismo día que comenzó el paro nacional en Colombia para protestar por una reforma tributaria que, dicen sus críticos, se ensaña con la clase media y trabajadora.

2. “Es hora de que el 1 por ciento más rico de los estadounidenses empiecen a pagar su cuota justa”

Biden lanzó una gran promesa en su discurso ante el Congreso. Le pidió a los grandes empresarios que se rasquen el bolsillo, y, según miembros de su gabinete, el plan del demócrata es que ningún estadounidense que gane menos de 400.000 dólares al año verá aumentados sus impuestos.

Puede leer: ¿Está Internet preparada para el regreso de Trump a las redes sociales?

Una propuesta de este estilo fue en su momento la bandera del también demócrata Bernie Sanders, quien prometía una reforma que ayudara estructuralmente a quienes tienen menos recursos, llevando la mayor parte del peso impositivo hacia los multimillonarios. Biden parece haber tomado inesperadamente el relevo de Sanders, lo que también le ha valido la oposición acérrima de los republicanos en el Congreso. Tendrá que convencerlos para hacer realidad sus promesas, pero a cambio Biden se vería obligado a hacer concesiones en el camino.

3. “Ustedes se sienten dejados atrás y olvidados en una economía que está cambiando rápidamente”

Además del recorte de impuestos, que se calcula en 800.000 millones de dólares al año, Biden quiere lograr la aprobación de un paquete de un billón de dólares para la salud y la educación.

Con esta plan, el presidente estadounidense también quiere crear “millones de empleos”. Además, la gran mayoría de estos empleos (alrededor del 90 por ciento) generados en el sector de la infraestructura estarían destinados a personas sin una titulación universitaria. “Yo sé que algunos de ustedes en casa se preguntan si estos empleos son para ustedes”, confesó Biden, quien le dijo a los estadounidenses que ese plan está pensado especialmente para ellos.

4. “Nuestro progreso contra la pandemia es uno de los éxitos logísticos más grandes que nuestro país jamás haya experimentado”

No cabe duda de que la cara de la pandemia en Estados Unidos cambió radicalmente desde la llegada de Biden. Es cierto que aquel país cuenta con mayores facilidades para acceder a las vacunas, pero los números no dejan de sorprender. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, más de 140 millones de personas han sido inoculados al menos una vez contra el Covid-19 en Estados Unidos, y cada día alrededor de 1,3 millones más reciben su primera dosis. Desde que Biden llegó a la Casa Blanca, las muertes por coronavirus en Estados Unidos han bajado en un 80 por ciento.

Puede leer: El final de la novela: Parlamento Europeo aprueba acuerdo del Brexit con amplia mayoría

En Colombia el número de casos es crítico, pero Duque espera paliar las cifras de contagios y muertes con el plan de vacunación en marca. Según el propio presidente, el Gobierno Nacional espera llegar a los 8 millones de vacunados en el país para el 30 de mayo.

5. “Deberíamos actuar. Debatamos, pero actuemos”

La crisis migratoria ha sido el mayor pero de la era Biden hasta la fecha. El mandatario lo sabe, a pesar de que apoya la reforma impulsada por los demócratas para acoger a los 11 millones de indocumentados que estarían viviendo en Estados Unidos. Pero conocedor de las dificultades que este tema trae, invitó a sus detractores al diálogo. “Vamos a terminar esta agotadora guerra sobre la inmigración. Ahora es hora de arreglarlo”, afirmó Biden. La invitación al diálogo, en lugar de buscar la confrontación, es una de las estrategias que, a largo plazo, podría marcar el éxito de la era Biden en Estados Unidos.

4 Comentarios

  1. Parece fácil, no? Gobernar para todos. Es difícil una u otra desición, pero es evidente cuando las decisiones aunque complejas son para todos. Un cargo para esta señora aunque no tenga la HV, este otro para el hijo del amigo que está en la cárcel, aquel impuesto para los que no me afectan…y así…eso no es un país para todos o sí?