Con luces y sombras: los ‘debes’ de Joe Biden en su visita a Europa

En líneas generales, la visita del presidente Joe Biden a Europa fue productiva. Consiguió, sobre todo, demostrar su intención de retomar el rol predominante de Estados Unidos entre sus aliados en Occidente, algo que fue echado de menos en la región durante los cuatro años de Donald Trump en la Casa Blanca.

Logró acuerdos en materia de medio ambiente, vacunación y en las relaciones de Occidente con China. Sin embargo, todavía se requiere solucionar duros contenciosos pendientes.

Eterna batalla Airbus-Boeing

La guerra entre los dos gigantes aeronáuticos se arrastra ya por casi 20 años, ya que arrancó en 2004 en medio de acusaciones cruzadas de beneficiarse de importantes subsidios.

La batalla de titanes entre Airbus y Boeing no ha dado tregua. Foto: Christof Stache / AFP

La batalla de titanes no ha dado tregua en ese período, y cada parte obtuvo autorizaciones para sancionar a la otra por valor de miles de millones de dólares en aranceles, en una espiral sin fin a la vista.

En marzo de este año las partes suspendieron la aplicación de nuevas sanciones hasta el 11 de julio, y durante la Cumbre con Biden anunciaron un acuerdo para extender la tregua por un plazo de cinco años, tiempo para buscar una solución definitiva.

El duelo de los aranceles

En junio de 2018, Trump arrojó un balde de agua helada sobre las relaciones con la UE al anunciar aranceles punitivos de 25% a las importaciones del acero europeo y de 10% a las de aluminio. Fue una decisión que afectó también a países de otras regiones, pero el gesto envenenó sin remedio la relación con Bruselas hasta su salida de la Casa Blanca.

Puede leer: No quieren una “nueva Guerra Fría”: las conclusiones del encuentro entre Joe Biden y Vladímir Putin

La UE adoptó de inmediato aranceles en represalia, gravando productos tradicionales estadounidenses, como el jugo de naranja, los jeans, tabaco, maíz, arroz y las emblemáticas motocicletas Harley-Davidson.

En mayo de este año la UE y Estados Unidos han iniciado contactos para tratar de solucionar la disputa, aunque la visión de los europeos es que el nuevo gobierno estadounidense aún no ha expresado un compromiso firme, ya que los aranceles siguen siendo populares en regiones de Estados Unidos que son esenciales políticamente para Biden.

Impuestos a gigantes digitales

Estados Unidos, de su lado, no esconde su enorme irritación con la decisión europea de combatir los mecanismos que los gigantes tecnológicos utilizan para evadir impuestos. El denominado grupo GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) está en el centro de la ira de países europeos -especialmente Francia y España- que buscan forzar a esas empresas a pagar los impuestos debidos.

El denominado grupo GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) está en el centro de la ira de países europeos. Foto: Justin Tallis / AFP

Durante su gestión, Trump reaccionó airadamente a la postura europea, y ante la inminencia de una nueva tempestad de cruzados aranceles punitivos, la cuestión quedó en manos de la OCDE. La postura europea, sin embargo, se fortaleció con la posición adoptada por el G7 sobre un impuesto mundial mínimo sobre las grandes multinacionales.

El problemático gasoducto

La decisión de Alemania de completar la construcción del gasoducto Nord Stream 2, que deberá duplicar la capacidad de entrega a Europa de gas proveniente de Rusia a través del mar Báltico, es un punto permanente en la agenda.

En la visión de Estados Unidos y varios países europeos, el proyecto hace que Europa profundice su dependencia del gas ruso y al mismo tiempo dota a Rusia de un herramienta de presión política. La entrega de gas debía comenzar en 2020 pero todo el proyecto se retrasó a causa de las amenazas estadounidenses de sanciones económicas.

El rompecabezas chino

China y la UE anunciaron en diciembre pasado un ambicioso acuerdo “de principios” sobre protección mutua de inversiones que debería permitir a empresas europeas mayor acceso al mercado chino.

Xi Jinping. Foto: Nicolas Asfouri / POOL / AFP

El gesto no fue bien recibido en Washington, no solamente porque la Casa Blanca considera a China como un adversario sistémico sino además porque la decisión de sellar ese acuerdo fue adoptado sin esperar que Biden asuma la presidencia.

Ese acuerdo, sin embargo, se encuentra virtualmente paralizado a raíz de sanciones que China adoptó contra ciudadanos europeos, en represalias a medidas restrictivas de la UE.

*Con información de AFP

0 Comentarios