¿Vuelve Trump? Los republicanos coquetean con el regreso político del magnate

Con la fidelidad al expresidente Donald Trump prácticamente consolidada, el Partido Republicano de Estados Unidos se inclina hacia una postura inquietante: que los demócratas robaron las elecciones de 2020.

Los líderes republicanos se han apresurado a afirmar que Joe Biden es el presidente debidamente elegido, y que su principal objetivo ahora es proponer ideas políticas que les ayuden a recuperar el control del Senado y la Cámara de Representantes el próximo año.

Pero en los pasillos del Congreso se sigue hablando de Trump, y de si la lealtad al expresidente por encima de todo es la jugada inteligente de los republicanos a pesar de su persistente engaño sobre la votación del pasado noviembre.

Preguntado sobre si las incesantes afirmaciones de Trump sobre el fraude electoral perjudicarán a los republicanos en las elecciones de mitad de mandato del próximo año, el senador republicano John Cornyn descartó la sugerencia. “Creo que eso ha quedado atrás“, subrayó Cornyn al entrar en un ascensor del Senado, y se giró para decir que son los medios de comunicación, y no Trump, los que “siguen hablando” de las elecciones.

Pero seis meses después, el hombre al que millones de republicanos siguen mirando como su líder repite su infundada afirmación de que Biden obtuvo la victoria a través del fraude. “Miren los hechos y los datos“, instó Trump a los estadounidenses en una sorprendente declaración el domingo. “¡No hay manera de que haya ganado las elecciones presidenciales de 2020!“.

Trump sigue siendo popular

Los pronunciamientos del multimillonario, que ha perdido su poderoso megáfono en las redes sociales de Twitter y Facebook, pero que sigue lanzando encendidas declaraciones desde su club de Mar-a-Lago, parecen estar surtiendo efecto.

Una encuesta de CBS News publicada el pasado fin de semana reveló que el 67 % de los votantes republicanos cree que Biden no es el presidente legítimamente electo.

La semana pasada, los republicanos elevaron al liderazgo de la Cámara de Representantes a Elise Stefanik, defensora acérrima de Trump, que se opuso a certificar los resultados electorales de algunos estados bisagra ganados por Biden. Echaron, en cambio, a la incondicional conservadora Liz Cheney del puesto por negarse a reforzar lo que ella llama la “gran mentira” de Trump sobre el fraude electoral.

Cheney, que culpa a Trump de incitar la violenta insurrección en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, advirtió que el partido se dirigía por un camino “peligroso” promoviendo las afirmaciones del exmandatario porque socavaría la confianza pública en el sistema democrático de Estados Unidos.

Pero aunque el principal republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, afirmó la semana pasada que ningún republicano estaba “cuestionando la legitimidad de las elecciones“, algunos legisladores le demostraron lo contrario.

Definitivamente hubo fraude en las elecciones, y eso es lo que tenemos que averiguar en lugares como Arizona, Georgia, Pensilvania y otros para que se pueda arreglar“, dijo el republicano de la Cámara de Representantes Louie Gohmert. “Porque si no se arregla, las elecciones no tendrán sentido“.

Volver a 2020

En el condado de Maricopa, en Arizona, el Partido Republicano respalda una auditoría no oficial y partidista de los resultados electorales, meses después de que las autoridades de ese lugar realizaran recuentos formales y los tribunales desestimaran los casos de fraude electoral.

Esa negativa a aceptar la derrota ha preocupado a republicanos como Bill Gates, miembro de la junta de supervisores del condado de Maricopa, quien advirtió que el partido podría ser “tomado” por los defensores de teorías conspirativas. “Ahora, sólo una cosa importa a muchos republicanos: la adhesión a todas y cada una de las teorías de que las elecciones de 2020 fueron robadas a Donald Trump“, escribió Gates el viernes en el sitio web de noticias AZCentral.

Para algunos, la constante consigna de Trump es una distracción no deseada, incluso si saben que la clave para una alta participación de los votantes republicanos es motivar a la base ferozmente leal de Trump.

El principal republicano del Senado, Mitch McConnell, es famoso por haber roto con Trump por las denuncias electorales, pero en las últimas semanas ha declinado en gran medida seguir enemistándose con el líder de facto del partido.

Algunos republicanos de base parecen ansiosos por evitar hablar de Trump también, incluido el legislador de la Cámara de Representantes Byron Donalds, quien dijo no estar al tanto del último desplante electoral de Trump. “Estamos centrados en recuperar la Cámara en 2022“, dijo Donalds.

Pero Trump tiene muchos partidarios en el Congreso que apoyan que se profundice en lo ocurrido en las elecciones del año pasado. “No veo ningún problema en investigar y obtener toda la información que podamos para el pueblo estadounidense“, dijo el congresista conservador Jim Jordan.

En cuanto a que Trump haga campaña a favor de los republicanos en la lucha del próximo año por el control del Congreso, Jordan lo describió como una apuesta segura. “Por supuesto, sí“, dijo Jordan. “Definitivamente va a participar

*Con información de AFP

1 Comentarios