El preocupante panorama de los grupos armados y la violencia en Colombia

Una investigación del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) detalla el estado y alcance de los grupos narcoparamilitares, guerrillas y disidencias de las Farc que operan a lo largo del territorio nacional. Según el estudio, serían más de 13.000 los integrantes de estas organizaciones que azotan, principalmente, a ocho regiones del país.

Según Indepaz, una forma de entender la escalada de la violencia en Colombia puede ser el constante cambio en los procesos y motivaciones de los grupos armados. Pasar de una lucha por el poder político a una lógica de negocios ilícitos sería uno de los factores que disparan las hostilidades en los territorios.

Esto también se refleja en las nuevas generaciones que hacen parte de dichos grupos, pues muchos de ellos actúan sin convicciones políticas o ideales. Entre los cambios también se encuentra que las organizaciones evitan la confrontación con la fuerza pública y, por el contrario, intentan buscar su complicidad u omisión.

Lea también: La Segunda Marquetalia, una disidencia que el Gobierno agranda a conveniencia

Se evidencia, como estrategias centrales de actuación, operaciones de pequeños grupos armados, entre cinco y quince individuos, y la tercerización de las acciones criminales bajo la subcontratación de oficinas de cobro y/o bandas/combos delincuenciales”, señala el informe.

En este escenario, los grupos armados amplían su campo de acción y logran funcionar sin mayores contratiempos, instaurando regímenes de terror en las regiones. A todo esto se suma que el Estado dirige su atención al narcotráfico, aumentando la confrontación en territorio, criminalizando a los campesinos cocaleros y dejando a un lado problemas como el lavado de activos, el mercado de insumo, la minería ilegal y el robo de tierras.

Por esta razón, entender los cambios en las dinámicas de los grupos armados, así como su rango de acción en diferentes regiones y las inestabilidades propias de cada organización, ayudaría a mejorar la aplicación de políticas públicas que estén en sintonía con las comunidades afectadas.

Intensidad de los grupos narcoparamilitares en Colombia
Intensidad de los grupos narcoparamilitares en Colombia – Indepaz
Recomendado: Los grupos armados se ensañan contra el pueblo awá

Los focos de la violencia

Según el informe, existen ocho puntos neurálgicos de violencia que ayudan a entender el accionar de los grupos armados. Para los investigadores, los focos territoriales “no son nuevos escenarios del conflicto, pero dentro de ellos las dinámicas se transformaron por la reconfiguración armada y, con esto, los niveles de violencia o las interconexiones entre sí”.

El primer foco comprende las zonas del Norte de Antioquia, Sur de Córdoba y Sur de Bolívar. En esta zona confluyen la mayoría de actores armados conocidos, como grupos post Farc, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia o Clan del Golfo, los Caparros y la guerrilla del ELN.

Este fenómeno va de la mano con la presencia de diferentes economías ilícitas, como el narcotráfico, minería y lavado de dinero, extorsiones, tráfico de armas. A lo que se suman algunos negocios legales, como las apuestas. La lista de zonas afectadas continúa con el Urabá Antioqueño, Chocoano y Pacífico Chocoano, donde las disputas entre el ELN y las AGC han afectado a cientos de comunidades indígenas y negras, víctimas de desplazamiento y confinamiento.

Puede leer: “Detengan el etnocidio”: el desesperado llamado de los pueblos indígenas frente a la nueva ola de violencia

El tercer y cuarto foco está entre los departamentos de Cauca y Valle del Cauca, donde se siente con mayor fuerza las fallas de la implementación del Acuerdo de Paz. El quinto foco es el llamado triángulo del Telembí, que comprende los municipios nariñenses de Magüí Payán, Barbacoas y Roberto Payán. Allí operan el frente Oliver Sinisterra, las Guerrillas Unidas del Pacífico, las AGC y Los Contadores.

La sexta región más afectada es la del Catatumbo y sur del Cesar, donde existe una fuerte presencia de cultivos ilícitos y se disputan el territorio el Bloque Suroriental, la Segunda Marquetalia, los Pelusos, los Rastrojos y las AGC. Por último, se encuentran dos grupos en el sur del país: el bajo putumayo y Algeciras (Huila) que está junto al Noroccidente de Caquetá y Sur del Meta.

Intensidad de disidencias de las Farc - Indepaz
Intensidad de los grupos disidentes de las Farc – Indepaz

Organizaciones narcoparamilitares

Mientras en 2008 este tipo de organizaciones operaban en 259 municipios, en 2020 alcanzaron los 291. De estos grupos, las AGC son las que presentan mayor incidencia, empezando por su pie de fuerza, calculado entre los 1.600 y 1.770 hombres. Muy por detrás están Los Pelusos (250), Los Caparros (150), Los Pachencas (150) y Los Rastrojos (60).

El informe resalta que en las AGC hay varios integrantes dedicados al lavado de activos. “Esto lo hacen por medio de financiación de campañas políticas, creación de negocios fachada que van desde gasolineras hasta empresas de construcción, también apadrinan futbolistas, grupos musicales, entre otros. También se conocen de vínculos entre algunas de las alcaldías municipales de la subregión del Urabá”, dice el informe.

La investigación también llama la atención sobre la operación de la Oficina de Envigado, que tiene por lo menos 200 bandas o combos locales compuestos con entre 15 y 30 personas.

Le puede interesar: Los fantasmas de la violencia que azotan a Algeciras (Huila)
Grupos narcoparamilitares en Colombia - Indepaz
Grupos narcoparamilitares en Colombia – Indepaz

Grupos armados post-Farc o disidencias

Aunque en varios escenarios se tiende a unificar el fenómeno de las disidencias de las Farc, lo cierto es que se trata, por lo menos, de tres grupos diferentes y distanciados. El más grande de todos es el Bloque Suroriental, más conocido por ser la disidencia que comandan alias Gentil Duarte e Iván Mordisco. Esta disidencia, según el informe, articula 10 estructuras y 2.700 integrantes.

Después se encuentra la autodenominada Segunda Marquetalia, liderada por alias Iván Márquez y El Paisa, quienes con 2.000 combatientes tendrían en Venezuela su mayor refugio. Por último, está el Comando Coordinador de Occidente, con ocho estructuras y 500 personas. Cabe resaltar que los números de cada grupo incluyen hombres en armas y redes de apoyo. 

A pesar de tratarse números elevados en el pie de fuerza, estos no se reflejan en el accionar. “Lo que se da hoy son conflictos focalizados de menor intensidad, con recurrencia de acciones en 14 departamentos y 74 municipios”, dice la investigación de Indepaz.

Lea también: Disidencias de las Farc y el ELN, los ‘cuervos rojos’ detrás de la violencia en Venezuela y la frontera

Asimismo, es importante señalar que el crecimiento de las filas de las disidencias está marcado por el reclutamiento de nuevos combatientes, en su mayoría jóvenes y migrantes venezolanos. Las cifras indican que, como un 95 por ciento de los firmantes de paz siguen cumpliendo lo pactado, las disidencias estarían fortaleciendo su estrategia de incorporar pequeñas bandas y menores de edad.

Por último, algunos investigadores señalan que a pesar del crecimiento de estos grupos, en su mayoría como consecuencia del covid-19 y las cuarentenas, la inestabilidad sigue siendo un factor presente. Las guerras entre las mismas disidencias y la dependencia de la situación de Venezuela son un indicio de esta situación.

Grupos post Farc en Colombia - Indepaz
Grupos post Farc en Colombia – Indepaz

La situación del ELN

Sobre este grupo guerrillero, el informe resalta que, en los últimos años, ha cambiado su estrategia de enfrentamientos con la fuerza pública por la defensa de sus zonas de influencia. “Las acciones bélicas se reducen a atentados con explosivos, a emboscadas y esporádicas hostilidades a pequeñas unidades militares y de policía”, dice Indepaz.

El ELN realiza acciones recurrentes en 23 departamentos y 136 municipios. A pesar de ser el grupo que tiene la presencia más amplia de los otros armados, no se trata de una fuerza consolidada en ciertos territorios que anteriormente eran de su control total. Las disputas con otros grupos los han llevado a reforzar prácticas como el uso de minas antipersonal, secuestros, reclutamiento y restricciones de movilidad.

Otro punto destacable es que los diferentes comandos de esta guerrilla manejan cierta autonomía, reflejada principalmente en temas económicos. Señala Indepaz: “Algunos tienen actividades de abigeato, minería de oro, plata y coltán; otros están inmersos dentro de algún eslabón de la cadena del narcotráfico, como cobro de gramaje por el paso de droga y cultivos de los que también recogen réditos”.

Guerrilla del ELN en Colombia - Indepaz
Guerrilla del ELN en Colombia – Indepaz
Le puede interesar: Extorsiones y violencia en Barranquilla: hasta 300 millones de pesos piden a empresas de buses (II)

2 Comentarios

  1. Con este buén informe la sensación es que han aumentado los grupos armados en Colombia
    El Acuerdo de Paz y sus fallas en la implementación causaron esto???

Deja un comentario