¿Gustavo Petro es tan feminista como lo pintan?

Aunque Gustavo Petro ha profundizado en sus propuestas para las mujeres, también se ha mostrado ambiguo en temas que son cruciales para la agenda feminista nacional.

Este jueves 2 de junio, se llevó a cabo el Debate Feminista, un espacio convocado por más de 30 organizaciones sociales de mujeres, feministas y población LGBTIQ+, con el fin de presentar sus agendas a los candidatos presidenciales. 

Aunque el espacio fue pensado como una discusión sobre el rol de la mujer y la construcción de un gobierno con y para las mujeres, la ausencia del candidato Rodolfo Hernández hizo que se convirtiera en una sesión de preguntas y respuestas con el candidato que sí asistió: Gustavo Petro, que usó el simbólico pañuelo verde durante todo el evento.

La ausencia de Hernández estaba casi que cantada, pues había informado días atrás que no participaría en ningún debate, lo que le ha valido varias críticas de quienes aseguran que su plan de gobierno tiene vacíos y que sus declaraciones, en vez de llenarlos, siguen aumentado la incertidumbre.

Para las organizadoras del debate, no solo era importante preguntarle al candidato sobre la forma en la que ejecutaría sus propuestas sino también sobre el rol de la mujer en un eventual gobierno suyo, partiendo de que ha hecho declaraciones cuestionables. Por ejemplo, en una entrevista reciente con Caracol Radio, señaló: “El ideal sería que las mujeres se dedicaran a la crianza de los hijos, pero como tienen a toda la ciudadanía arruinada, a la mujer le tocó ponerse a trabajar para aportar y complementar a los gastos de la casa”. Asimismo, en abril de 2019, aseguró que las mujeres venezolanas eran una “fábrica de niños pobres”.

Al final, Gustavo Petro fue el único protagonista del evento y todo lo que decía parecía lo que los colectivos feministas querían escuchar. Más que debate, la hora y media de transmisión (que empezaba a las 5:00 p.m. pero se retrasó casi dos horas por la espera de los candidatos) se convirtió en una vitrina para que el candidato mostrara su cara “más feminista”, aunque dejó muchas dudas. Por eso vale la pena preguntar: ¿Gustavo Petro es tan feminista como lo pintan?

Puede leer: Francia Márquez y Marelen Castillo, las mujeres afro que van por la Vicepresidencia

Los pecados de Gustavo Petro

Gustavo Petro puede ganar en primera vuelta

Aunque el candidato por el Pacto Histórico ha profundizado más que Hernández en las propuestas para las mujeres y ha mostrado una agenda más diversa e inclusiva, también ha dado de qué hablar y no ha estado absuelto de polémicas. 

Por ejemplo, unos meses atrás, cuando su partido organizaba las listas al Congreso, con miras a las elecciones legislativas del pasado 13 de marzo, varias mujeres que se habían unido a su propuesta bajo la promesa de ser una “expresión de diversidad, amplitud y unidad” denunciaron la alianza con Alfredo Saade y la escogencia de mujeres cercanas a políticos tradicionales. 

Saade, líder del movimiento cristiano Levántate, confirmó en noviembre de 2021 su adhesión a la coalición, con el visto bueno de Petro. Esta movida le valió críticas. El líder cristiano manifestó, en distintas ocasiones, estar en contra del aborto y del matrimonio igualitario, dos temas que defiende la propuesta de “cambio” del Pacto. 

Le puede interesar: Contrario a lo que afirmó Rodolfo Hernández, el fiscal que lo acusó por presunta corrupción sí tiene pruebas para llevarlo a juicio

Esto generó que algunas mujeres renunciaran “por falta de garantías”, como la socióloga Sara Tufano. Mientras esto sucedía, otras mujeres alzaban la voz para señalar que el Pacto estaba privilegiando a aquellas que tenían relación con políticos de la vieja guardia. Este fue el caso, de Gloria Arizabaleta, exesposa de Roy Barreras.

También llamó la atención que se escogiera a Gustavo Bolívar como cabeza de lista al Senado, a pesar de que varios pedían que fuera la representante María José Pizarro y que, en caso de no ser ella, se considerara igual la posibilidad de que fuera una mujer, teniendo en cuenta que se trataba de una lista paritaria.

Ese mismo año, Petro dijo una frase bastante polémica en entrevista con El País de España: “el feminismo se ha quedado con la vieja izquierda tradicional en la esfera intelectual de la gran ciudad, sin vinculación con la población”. Según Petro, entregar la tierra a las mujeres es un planteamiento que no había hecho el feminismo, pese a que ese tema sí ha sido abordado por las feministas del continente. 

Siga con: Rodolfo Hernández arrasa en departamentos petroleros y Gustavo Petro gana en la costa: así fue la votación

Sin embargo, durante el Debate Feminista, el candidato aclaró estas afirmaciones. Se le pidió que explicara lo que había querido decir y aseguró que ve “a los feminismos como una vanguardia que no puede ir tan adelante que la sociedad ya no la mire, sino que tiene que ir un poquito más adelante de la sociedad para ir arrastrándola hacia una serie de objetivos, pero hay un peligro, que se vaya mucho y la sociedad se quede aquí”.

El aborto cero

Pero estos no han sido los únicos episodios. En el tema de los derechos reproductivos de las mujeres, Petro también ha sido criticado, sobre todo, por promover la idea del “aborto cero”. “Toda sociedad debe prevenir, con educación sexual y medidas tecnológicas, para que no exista el aborto. A eso le llamo cero aborto. El aborto no es positivo ni hay que estimularlo, pero eso no implica criminalizar a las mujeres en ese camino”, dijo Petro, en noviembre de 2021, a Radio Nacional de Colombia.

Si bien el candidato del Pacto Histórico dice estar en contra de la prohibición, varias personas advierten que la propuesta de llegar a niveles de “aborto cero” es, simplemente, imposible de cumplir y que esa idea ha sido promovida por grupos conservadores.

“Mejorar el acceso a los anticonceptivos es un objetivo loable siempre y cuando esté claro que aumentar el acceso no disminuirá la tasa de aborto. Debemos separar los dos temas: el aborto es una cosa y la contracepción es otra”, explicó al respecto el sociólogo Matthieu de Castelbajac, en Razón Pública.

“En España, el ‘aborto cero’ es una propuesta de los movimientos provida y ultracatólicos para prohibir el aborto, por lo tanto, es una propuesta sumamente peligrosa y reaccionaria”, dijo Tufano, en su columna de El Tiempo, el pasado 2 de febrero.

Gustavo Petro celebró el fallo que despenalizó el aborto hasta la semana 24 de gestación y ha dicho varias veces que lo acatará. Dos semanas después de que la Corte Constitucional tomó la decisión, Petro volvió a hablar del “aborto cero”, aunque no ha vuelto a mencionarlo ni aparece en su programa de Gobierno.

El factor Francia Márquez

En el pasado, Gustavo también recibió críticas de Francia Márquez, la feminista, lideresa ambiental y abogada que lo acompaña como fórmula vicepresidencial. En octubre de 2021, Márquez dijo que Petro debía “aprender más de feminismo“.

Además, en diciembre, Francia Márquez denunció que Petro traicionó el acuerdo de incluir a las lideresas y líderes afro en sus listas al Congreso. Como respuesta, y luego de que se desatara una tormenta, Petro pidió que los hombres inscritos al Senado se movieran un puesto a partir del once para habilitar el espacio y cumplir con lo que había dicho. 

Y para aplacar las críticas que le hicieran las feministas en ese momento, Petro publicó la foto del regalo de Navidad que le dio su hija Sofía: el libro ‘Feminismo para principiantes’.

Le puede interesar: “Los movimientos de izquierda colombianos han instrumentalizado el feminismo”

Pese a que los cambios que Petro pidió en las listas no se concretaron, lo que casi lleva a que Soy Porque Somos, el movimientos de Márquez, se apartara del Pacto Histórico, la presencia de ella ha servido para oxigenar a su campaña con un discurso que la izquierda suele dejar de lado. Bien lo expuso la socióloga Sara Tufano en una entrevista que le dio a Diario Criterio el pasado 11 de marzo: “Es una izquierda que se ha quedado en el discurso de combatir la explotación económica y de lucha de clases, pero no ha incorporado otras categorías como el género o la raza en sus análisis”.

“Lo que hay es un conflicto intergeneracional en donde esta vieja guardia no ha sabido incorporar las demandas de las nuevas generaciones. En el caso de Petro, de estos debates, él ha sabido incorporar el del cambio climático, pero las cuestiones de género o de raza no las ha incorporado”, explicó Tufano.

Francia Márquez obtuvo la segunda votación más alta en las consultas del 13 de marzo, por lo que el Pacto Histórico tuvo que cumplir su compromiso de designarla como fórmula vicepresidencial de Petro. Y el día en que se confirmó esa noticia, ella entró pisando fuerte, con un discurso que se apartó radicalmente del que la campaña había planeado. Márquez habló de las mujeres, de “los pueblos afrodescendientes, raizales y palenqueros, los pueblos indígenas, los pueblos campesinos”, y de las “diversidades sexuales y de género“.

En contexto: “En nombre de los nadies y las nadies”: Francia Márquez se sale del libreto

Las diferencias de Márquez con Petro ya están superadas. Su programa de Gobierno incluye propuesta como la creación del Ministerio de la Igualdad y un capítulo dedicado a las mujeres. Francia Márquez, sin duda, le aporta a ese lado débil que Gustavo Petro ha mostrado respecto al feminismo. Ese punto será clave de cara a la segunda vuelta.

4 Comentarios

  1. Elizabeth MORALES VILLALOBOS

    Los periodistas que escriben sobre Petro, muchas veces tienen razon en criticarlo, pero olvidan que para que ser presidente hay que hacer alianzas.

    Lo grande que se le puede abonar a Petro es su capacidad de convocacion. El a podido agrupar en un solo bloque la izquierda colombiana. Incluida el ala izquierda del partido Liberal.
    Por su lado, Francia Marquez es una mujer que se ha hecho sola, sin padrinos politicos. Ella demostro que su presencia en el Pacto Historico no es favoritismo de Petro, ella ha ganado con su imagen y su trabajo de lideresa, su puesto de vice-presidenta.
    Y es indudable que es una representante de las mujeres. Marquez no solo fomenta el debate del feminismo en Colombia, si no que es la garante de que las mujeres puedan ser: fideles a sus propias convicciones, ser un ser autonomo y a amarse a ella misma. En una palabra a tener una identidad propia.

Deja un comentario

Diario Criterio