Impuestos y sobretasas a la gasolina superan los 2.200 pesos por galón. ¿Se deberían reducir?

Desde hace dos semanas el país quedó en medio del debate de las tarifas de la energía eléctrica y del precio de la gasolina. Mientras que el gobierno de Gustavo Petro considera que las primeras deben reducirse, cree que las de la gasolina, por el contrario, deben aumentar.

Para reducir las facturas de energía, especialmente en el Caribe, Petro decidió intervenir las funciones que tiene la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) para revisar la fórmula que les reconoce a las empresas encargadas de generar, transmitir, distribuir y comercializar sus costos, más utilidades, por producir y llevar la energía hasta los hogares, fábricas o establecimientos de comercio del país.

Es la primera vez que a la Creg –una entidad independiente y técnica– un gobierno le suspende sus funciones, decisión que también ha generado discusiones e incertidumbre dentro de este complejo sector.

Como si ese debate no fuera de alta tensión, el fin de semana el presidente Petro advirtió que el precio del galón de gasolina aumentará para frenar el déficit que se ha generado por tener un “subsidio creciente a los consumidores” que podría ascender a los 40 billones de pesos al año, recursos que deben ser pagados del presupuesto nacional. Y, para meterle pueblo al debate, el presidente argumentó que “la otra cara de no subir la gasolina y aumentar el déficit del fondo es dejar aumentar el hambre y la pobreza en Colombia“.

Lea también: El falso dilema de la gasolina solo para ricos

“A los consumidores de gasolina les decimos que retomaremos la senda de crecimiento de precios, y que el objeto no será más que disminuir el déficit irresponsablemente acumulado. No tocaremos los derivados del acpm”, indicó Petro.

Como era de esperar, una advertencia de este tipo desató toda una oleada de comentarios, críticas y debates.

El primero es sobre la realidad de lo que el Gobierno debe aportar al Fondo de Estabilización del Precio a los Combustibles, creado para proteger a los consumidores de los fuertes vaivenes que pueden ocurrir con el precio internacional del petróleo.

Dentro de las reformas económicas de finales de los años noventa el Gobierno tomó la decisión de que los colombianos le tenían que pagar a Ecopetrol los combustibles que produce y vende en el país (gasolina, diésel o jet fuel) el mismo valor que lo haría en el exterior. Como los combustibles son un factor muy importante en el costo de los productos básicos o en la movilidad, se creó el fondo para evitar la disparada de los precios en el surtidor, como lo explicó a la Radio Nacional el exministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo .

La invasión de Rusia a Ucrania, entre otros factores, han hecho que los precios de los combustibles estén disparados, lo que hace que por un lado el Gobierno se beneficie al ser el máximo accionista de Ecopetrol y de los impuestos, pero por el otro, tenga que destinar más recursos para cubrir los subsidios que se dan a la demanda.

Como se ha dicho, en este momento el precio de la gasolina debería estar entre los 16.000 y 18.000 pesos por galón, pero en la mayoría de grandes ciudades y el centro del país está alrededor de los 9.100 pesos. Esa diferencia la cubre el fondo, en el que no hay claridad de cuánto será este año.

Recomendado: El precio de la gasolina y las volteretas del presidente Gustavo Petro

El gobierno de Iván Duque había advertido que para diciembre de 2022 el Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (FEPC) podía llegar a tener una deuda de más de 30 billones de pesos si no se aumentaba el precio interno.

De ahí el incremento de 150 pesos en el galón en julio pasado, pero no se hicieron los otros que estaban presupuestados para agosto y septiembre. En últimas, es una deuda que la nación tiene, básicamente con Ecopetrol, que también es del Estado.

Pero el exministro Restrepo salió a contradecir a Petro y aclarar las cuentas que anunció el presidente.

Incluso, el exsenador Jorge Enrique Robledo le dijo a Diario Criterio que la imperiosa necesidad de aumentar el precio de la gasolina es una falacia. “Este es un negocio público en el que, ni Ecopetrol, ni el Estado están perdiendo recursos. Por el contrario, el tener que obligar a que la empresa petrolera tenga billonarias utilidades, a través de un impuesto disfrazado como es el tener que pagar precios internacionales, es socialmente regresivo. Esto, porque quienes finalmente están pagando los precios finales son las personas de estratos 1 al 4, que a su vez son las propietarias del 80 por ciento de los carros y motos del país. Y, esto sin contar el impacto que el aumento tiene en las finanzas y la canasta familiar”.

Precio de la gasolina y Petro
Combustibles. Foto: Ministerio de Minas y Energía
No se pierda: ¿Por qué tanta demora en los nombramientos del gobierno de Gustavo Petro?

Gobierno, juez y parte en el tema de la gasolina

Un segundo debate se centra en si realmente es equitativo y justo que los colombianos, especialmente los más pobres que andan en transporte público, motos o carros económicos o viejos, deben pagar un precio como si Colombia fuera un importador de combustibles. Difícilmente habrá consenso, pero si esto ocurre para el petróleo, ¿por qué no se hace lo mismo y se equiparan las tarifas nacionales con las internacionales del gas, la energía eléctrica o el metro cúbico de agua?

Parte de la respuesta está en que el Gobierno es juez, parte y gran beneficiario de mantener un esquema internacional de precios de la gasolina. Al tener el 88,5 por ciento de Ecopetrol, a mayores ventas, mayores dividendos y mayores ingresos para el fisco, recursos que pueden ser usados para financiar los programas del Gobierno de turno.

El tener dos o tres sombreros, pues el Gobierno también regula los precios a través del Ministerio de Minas, hacen complejo la toma de decisiones y llegar a un punto justo. En esa misma línea, el tercer elemento de debate está en qué tanto el Gobierno nacional, como los departamentos y municipios, encontraron en la gasolina un vehículo para cobrar más impuestos.

Le puede interesar: ¿Por qué está tan cara la energía eléctrica en Colombia?

En Bogotá, por ejemplo, de los 9.523 pesos que se paga por un galón, más de 2.300 pesos son impuestos: para el Gobierno nacional, IVA, impuesto al carbono, IVA sobre el margen del distribuidor mayorista y sobretasa a la gasolina.

Este último tributo, creado en 1989, les generó a la nación, a los municipios y departamentos cerca de 2,7 billones de pesos en 2021, según cifras de Asocapitales, recursos que terminan siendo ingresos corrientes. Solo en Bogotá, la sobretasa es de 1.270 pesos por galón de gasolina corriente y de 1.775 pesos para la extra. Lo paradójico es que ese tributo fue creado para mejorar las vías, y en la capital se va para financiar TransMilenio.

En sus planteamientos que hizo por redes, Petro dijo que le propondrá “desligar el cobro de impuestos a la gasolina de la indexación del precio de la gasolina para mitigar el impacto sobre el consumidor”, sin precisar exactamente qué significa esto.

Es claro que el precio final que pagan los colombianos por la gasolina debe abrirse a un debate nacional, pero sin los prejuicios o necesidades que ahora tiene el nuevo Gobierno o demás entes territoriales.

Se debería debatir, también, ¿qué tan eficiente es Ecopetrol en sus esquemas de producción o si en sus tarifas se incluyen los descalabros que ha tenido, como los de Reficar, Bionergy y otros malos negocios? ¿Se ha transferido el valor de esos descalabros o el pago de beneficios exagerados para directivos, empleados y sindicalistas al precio del galón de gasolina? Y, si es así, ¿por qué los tienen que pagar los consumidores finales? Y, finalmente, además de los recursos que quiere el gobierno de Petro con la reforma tributaria, ¿en qué va a usar los que liberaría aumentando el precio de la gasolina a los internacionales?

Qué incluye el costo de un galón de gasolina en Bogotá

Qué incluye el valor del costo de la gasolina
¿Por qué la gasolina está tan cara?
Siga con: Demandan designación de fichas de Iván Duque en la Creg, entidad clave para bajar tarifas de energía

2 Comentarios

  1. Y sobre todo esto qué dice ahora el exsenador Velasco, ser parte de la coalición lo silencia para dar el debate que daba en otros gobiernos?
    Sí pagamos gasolina a precios internacionales, por qué no recibimos trato de ciudadanos….?

Deja un comentario

Diario Criterio