“No entiendo por qué Alejandro Gaviria se niega a un diálogo con Petro”: Cepeda

A raíz del quinto aniversario del proceso de paz, Diario Criterio habló sobre este y otros temas con el senador Iván Cepeda. Afirma que la izquierda y el centro deben hacer, cuanto antes, una alianza para enfrentar al uribismo.

Diario Criterio: En las próximas semanas se cumplen cinco años del proceso de paz. ¿Cómo evalúa su aplicación?

Iván Cepeda: El proceso de paz es el acontecimiento político más importante de este nuevo siglo. Sin lugar a dudas, ha tenido una influencia determinante en la reconfiguración del mundo político. Ha democratizado a la sociedad colombiana. Creo que el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición ha sido fundamental porque, así se quiera negar, ha provocado en muy poco tiempo una serie de decisiones y revelaciones que no hubieran sido posibles con la justicia ordinaria. Además, la presencia del partido de los Comunes, así se quiera discutir y negar, ha tenido un significado importante en el Congreso: ha mostrado que es posible construir un proceso de reconciliación.

Diario Criterio: ¿Cuál ha sido el mayor lunar de estos cinco años?

I.C.: Lamentablemente, ante la no implementación por parte del Gobierno del acuerdo, hemos visto a cientos de mujeres y hombres que lideraban procesos comunitarios, por poner en marcha el acuerdo, sacrificar sus vidas. Eso es lo que se conoce como la matanza de líderes sociales y también de excombatientes.

Diario Criterio: ¿El uribismo ha logrado, como decían algunos de sus miembros, hacer trizas el proceso de paz?

I.C.: A pesar de los inmensos esfuerzos que ha hecho el uribismo —en este caso no distingo entre (Álvaro) Uribe y (Iván) Duque— por torpedear, obstruir e incluso liquidar el proceso de paz, no ha sido posible. La realidad es que es un hecho reconocido y respetado internacionalmente al cual, aun a cinco años de haber comenzado, le siguen intentado estrategias para hacerle daño como lo es la propuesta de amnistía general. Esto no es otra cosa que una nueva embestida contra el proceso por parte del uribismo.

Puede leer: “Muerte de líderes no es por falta de implementación de los acuerdos”

Diario Criterio: ¿Han cumplido las Farc con el proceso de paz?

I.C.: Yo creo que en lo sustancial sí lo han hecho. Pero hay que decir que han asesinado a 284 de sus integrantes. Yo no comparto la explicación de la Fiscalía, que me parece pueril, y es la de decir que esas personas han sido asesinadas por otras razones. Ese argumento no se lo cree nadie al fiscal (Francisco) Barbosa. ¡Por supuesto que han sido asesinados porque eran excombatientes! A pesar de de eso, la gran mayoría se ha mantenido en la condición de desmovilizados. Hoy son personas que tienen una vida civil y que ya han recorrido un camino distinto al de las armas, que han hecho familia, que han tenido hijos, que están estudiando, que están buscando generar fuentes de trabajo.

Diario Criterio: Pero hay críticas frente a las posiciones que han tomado los miembros de la antigua Farc en escenarios como el de la JEP…

I.C.: No solo han dejado las armas sino que han cumplido hasta ahora sus compromisos ante la JEP, la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Sus exmiembros están compareciendo y explicando y van a tener que afrontar las sanciones de la JEP. Sanciones que, a mi modo de ver, las caricaturizan. Es una estrategia del uribismo decir que las sentencias del tribunal transicional solo los pondrán a cultivar lechugas. Es una manera de trivializar el asunto. Una posición bastante contradictoria del uribismo, porque si fuera tan inocente e inofensiva la JEP, uno no entiende por qué los desvela que los militares hablen de los falsos positivos. Es evidente que la JEP no es un tribunal de papel y hasta ahora ha señalado que los miembros de la antigua guerrilla han cumplido, opinión que comparten organismos internacionales.

Diario Criterio: Sin embargo, los contradictores dicen que hay poca claridad sobre los bienes entregados…

I.C.: Sobre este punto hay muchas discusiones. Ahí habría que examinar eso con detenimiento. Yo quiero contar que el partido Farc entregó un inventario de sus bienes que ridiculizó el fiscal Néstor Humberto Martínez, quien durante su administración en la Fiscalía se dedicó en socavar el proceso de paz. Afortunadamente, no le dio el tiempo ni sus energías ni sus jugaditas y jugadotas para acabar con el proceso. Pero ese inventario tenía miles de hectáreas de tierra. Comprendía una serie de bienes que si en ese momento el Gobierno hubiera capturado de alguna manera y les hubiera practicado extinción de domino, ya harían parte parte de la reparación a las víctimas, pero no fue así. Ni (Juan Manuel) Santos hizo lo que debía hacer y tampoco lo hizo Duque, y sería ingenuo pensar que quienes rompieron con el proceso no iba a recapturar esos bienes.

Diario Criterio: En términos prácticos, para evitar tanta polarización y para que los jefes de la antigua guerrilla afrontaran primero los procesos en la JEP, ¿no hubiera sido bueno que ellos hubieran aplazado sus aspiraciones de estar en el Congreso?

I.C.: Ese asunto se discutió hasta la saciedad en La Habana. Por mi papel de facilitador, yo fui testigo de eso. Sencillamente el asunto o era como ha sido o no era. Cuando después del plebiscito, en la renegociación del acuerdo, la delegación gubernamental hizo esa exigencia a Farc y se llegó a un punto prácticamente de ruptura del proceso. La discusión fue absolutamente impasible, muy fuerte, al punto de que si no se aceptaba la participación de sus miembros en el Congreso pues se rompía el acuerdo.

Y es compresible porque ninguna organización armada que haya estado en la ilegalidad, entregue las armas y renuncie a hacer política. Ese no era cualquier punto. Era el que definía si había la posibilidad de que 13.000 personas dejaran las armas o si íbamos a continuar en lo mismo. Si se hubiera roto el proceso de paz, creo que las consecuencias para el país hubieran sido más catastróficas de las que ya tenemos.

Diario Criterio: Precisamente por defender con esa vehemencia el proceso de paz, sus contradictores lo acusan de fariano, guerrillero disfrazado de civil… ¿Qué opina de esas afirmaciones?

I.C.: El uribismo lleva más de una década acusándome de ser miembro y colaborador de las Farc, y hasta ahora nunca ha presentado un argumento o prueba convincente. Quiero recordar una anécdota: después de que le hice el debate a Uribe sobre sus vínculos con el narcotráfico y el paramilitarismo, la primera reacción fue que me iban hacer un debate sobre mi pertenecía a las Farc. Mi reacción inmediata fue decirles que por favor definiéramos cuanto antes la fecha de este debate. Pasados uno 15 días después del anuncio, y al ver que no lo habían citado, les dirigí una comunicación diciéndoles que estaba a la espera del debate. Llevamos en esto siete años y no lo han hecho porque saben que no tienen absolutamente nada, ningún argumento, ninguna prueba, porque sencillamente es una mentira.

Yo he sido una persona muy clara en mis posiciones. Mis primeras actitudes contra el secuestro fueron a finales de los años 80. Están documentas, así como las condenas sobre hechos puntuales, sobre lo que ocurrió en El Nogal, sobre la masacre de Bojayá. Le doy un dato más: fui el  ponente de la ley de honores a las víctimas de Bojayá. Fui el autor, junto con Ángela Robledo, de la ley que tipifica la violencia sexual como crimen de lesa humanidad en contexto de conflicto armado.

Diario Criterio: ¿No fue error asumir la posición de que a Santrich le hicieron un entrampamiento?

I.C.: No, y me mantengo en esa posición. Yo señalé claramente que allí había una operación para agredir e incluso para dar al traste con el proceso de paz. Y ese era el objetivo principal, no el señor Santrich. Él fue el segundo objetivo. El principal plan de Néstor Humberto era destruir el proceso de paz a partir de una extradición y no pudo hacerlo porque se comprobó que era un montaje. Todo eso quedó en un debate que hicimos con varios congresistas.

Ahora, si usted me pregunta cuál es mi posición frente a lo que Santrich y Márquez hicieron, yo soy muy claro: lo condeno abiertamente y de manera explícita. Considero que sabotearon el proceso de paz al retomar las armas.

Diario Criterio: Cambiando de tema, no ha comenzado la campaña a la presidencia y lo que se ve es una izquierda o una centro izquierda muy dividida y con aparentes posiciones irreconciliables. Así las cosas, ¿es posible una coalición para enfrentar a la derecha o al uribismo?

I.C.: Yo defiendo firmemente la tesis de que sin una alianza de los sectores de centro izquierda no es posible sacar un gobierno de trasformación como el que queremos. La izquierda y el centro se necesitan recíprocamente, por múltiples razones que no voy enunciar. Se trata de conformar un bloque de fuerzas que tenga la potencia necesaria para producir las trasformaciones. Eso implica aspectos y factores determinantes como mayorías parlamentarias, gobernabilidad o poder tener un diálogo fluido con el empresariado y con las fuerzas militares y de policía. Todo eso no lo puede hacer solo la izquierda ni lo puede hacer solo el centro.

En el llamado centro político hay distintos matices, candidatos de muy diversa proveniencia y de distintos puntos de vista. Así que con cada uno hay que buscar una concertación. Y mi llamado es que esa concertación comience pronto para evitar lo que pasó en 2018 y es que a última hora, en el último segundo de la segunda vuelta se decidió una especie de diálogo, lo que llevó a un fracaso. Llamo ya a ese diálogo porque no es un diálogo fácil.

Le recomendamos: Alejandro Gaviria, un liberal radical en pleno siglo XXI
Alberto Carrasquilla
“Alberto Carrasquilla ha sido nefasto, ha empobrecido a la mitad del país”: Iván Cepeda. Foto: Ministerio de Hacienda

Diario Criterio: ¿Qué opina de la candidatura de Alejandro Gaviria?  

I.C.: Yo la respeto. Es una candidatura legítima que representa a un sector importante del país y de la ciudadanía con la cual podemos tener algunas afinidades. Lo que hemos escuchado en su presentación podría dar lugar a un diálogo sobre ciertos temas. También tenemos profundas diferencias. Quiero distanciarme de una manera muy crítica sobre el visto bueno que Gaviria le dio a la vinculación de (Alberto) Carrasquilla al Banco de la República, así después se haya retractado. Nosotros no tenemos ninguna buena opinión sobre Carrasquilla. Ha sido nefasto, ha empobrecido a la mitad del país y esperamos que se vaya lo más pronto posible del Banco.

Por otra parte, yo comparto el llamado que ha hecho Alejandro Gaviria a que la discusión y la deliberación pública sean respetuosas. Que no sea una discusión basada en la forma ad hominem, es decir, que no sea contra la persona, sino con argumentos. A ese debate estamos listos. Creo que es muy importante que haya dicho que quiere dialogar con el país. Pero si es así, no entiendo por qué se niega a un diálogo con Gustavo Petro, si a mi modo de ver esa sería la alianza de la que hablo.

Alejandro Gaviria. Foto: Universidad de los Andes
“No entiendo por qué Alejandro Gaviria se niega a un diálogo con Gustavo Petro, si a mi modo de ver esa sería la alianza de la que hablo”, dice Iván Cepeda . Foto: Universidad de los Andes

Diario Criterio: Finalmente, ¿qué opina con la recomendación de la Fiscalía de compulsar copias en su contra, en el marco del caso de Uribe?

I.C.: Yo tengo una posición muy clara, pero no la puedo hacer explícita por una razón sencilla: acato las decisiones y órdenes judiciales. La señora juez que lleva el proceso ha sido muy explícita en señalar que los intervinientes y que las partes de ese proceso no deben hacer declaraciones públicas. Así que me reservo mis opiniones.

Pero quiero decir que es un proceso que ha tenido un recorrido muy largo, con muchas pruebas y que no se va a terminar sencillamente. Es un proceso muy complejo en el que hay muchas aristas. En realidad no es uno solo, ya son tres: uno que implica al señor (Diego) Cadena y otro al señor Álvaro Hernán Prada. Este es un asunto que va a tener un desarrollo muy largo y cuyos resultados veremos en el futuro. Pero ya hay algunos que son innegables: ha significado que dos congresistas del Centro Democrático renunciaran a sus investiduras parlamentarias para buscar una salida judicial distinta. Es un hecho irreversible y que tiene una lectura y unos significados que estoy seguro que la opinión pública entiende.

2 Comentarios

  1. Lamento mucho el estiercolero y lodazal en que andan todos estos precandidatos a la presidencia por Colombia. Solo se escuchan griteria, ofensas, odios, mentiras y un etc etc. Al señor Alejandro Gaviria lo van a sumergir en este estiercolero donde no hay propuestas programaticas ni ideas que no sean atacar y menospreciar al contendor. Saldra quemado y untado de todo el hedor que transpiran todos los candidatos a la presidencia. Ya empezo la bocona y gritona Cabal a amenazar al dr Alejandro Gaviria. Solo ruindad y vocingleria chabacana se oira por las redes y grandes medios. Un horror lo que le espera al pais en esta campaña de solo agravios.

Deja un comentario

Diario Criterio