En medio de la polémica por plagio, Jennifer Arias presenta nueva versión de su tesis

Jennifer Arias, la presidenta de la Cámara de Representantes, se encuentra hace unas semanas en el ojo del huracán, a cuenta de denuncias que la señalan de haber hecho plagio en la tesis de maestría que presentó a la Universidad Externado. 

En medio de la polémica, que resultó en un proceso de investigación por parte de la universidad, Leydy Lucía Largo, coautora del trabajo de posgrado de Arias, radicó una nueva versión de la tesis ante la institución académica. “La señora Leydy Lucía Largo Alvarado radicó en la Secretaría General un documento impreso que, según manifestó, corresponde su trabajo de grado de Maestrías en Gobierno y Políticas, de autoría conjunta con Jennifer Kristin Arias Falla. El 8 de noviembre, la referida señora radicó, en la misma instancia, una copia autenticada notarialmente del documento”, señaló el Externado.

Este documento fue recibido “en estricto cumplimiento de las normas sobre el derecho fundamental de petición y el debido proceso”. Sin embargo, la universidad manifestó que no tendrá en cuenta este nuevo trabajo, sino que continuará la investigación con las pruebas inicialmente presentadas.

Lo sucedido no fue bien visto por el portal Plagio S.O.S, que denunció inicialmente el posible plagio. “No al cambiazo. Las directivas de El Externado deben tener la tesis original de las autoras pues constituye requisito para el grado”, manifestó el portal desde su cuenta de Twitter.

Según dio a conocer El Espectador, que ha seguido el caso de cerca, la comunicación de la institución educativa sobre si tendría o no en cuenta la nueva versión se dio luego de que el medio radicara un derecho de petición en el que interrogaba las razones por las que Largo se había reunido con el secretario general de la universidad.

La denuncia y las trabas para acceder al documento

Todo comenzó a finales de julio, cuando Plagio S.O.S, integrado por un grupo de académicos que se encarga de investigar posibles plagios editoriales en Hispanoamérica, aseguró que en el trabajo de grado de Arias había copias, sin cita, de por lo menos tres fuentes diferentes. 

Según comentó el portal web en su cuenta de Twitter, uno de los textos de los cuales la congresista habría tomado partes exactas es una investigación realizada en México, y publicada en 2001, titulada ‘Elección racional, cultura y estructura: tres enfoques para el análisis político’. De hecho, Alain de Remes La Brely, autor del artículo, comentó el trino de Plagio S.O.S al señalar que el texto de la congresista sí tenía apartados de su obra. “Efectivamente son extractos idénticos del texto que escribí en 2000 para la Revista Mexicana de Sociología. Se vale usar las ideas, pero citando al autor. Si no, es plagio”, manifestó. 

Puede leer: Cuestionan a Jennifer Arias, nueva presidenta de la Cámara, por escándalo de los narcopilotos

Los otros artículos, de los cuales Arias había copiado párrafos completos, según pudo conocer El Espectador, serían un trabajo del abogado constitucionalista y profesor de Derecho de la Universidad Católica del Perú Christian Guzmán Napurí denominado “La llamada teoría del public choice y una introducción a su aplicación al control de los actos estatales”, y un texto de la Universidad San Carlos de Guatemala titulado ‘La teoría de public choice’. 

Sin embargo, comprobar estas denuncias ha sido difícil ante la imposibilidad de acceder al trabajo de grado de la congresista. Según El Espectador, el Externado se ha negado a compartir la tesis bajo el argumento de que la autora no ha aprobado su publicación, pese a que el medio ha enviado distintos correos y solicitudes para obtener el acceso al documento.

La universidad, por su parte, emitió un comunicado en respuesta a la polémica en el que asegura que recibió la denuncia el pasado 7 de octubre y que desde ese momento inició las indagaciones pertinentes al respecto. “En esas indagaciones, la universidad reitera que respeta y respetará las garantías de debido proceso de todas las personas involucradas y, por tanto, solo al término de las mismas tomará las decisiones que correspondan, según los hechos que resulten probados”.

Comunicado de la Universidad Externado sobre el caso de Jennifer Arias
Comunicado de la Universidad Externado sobre el caso de Jennifer Arias
Le puede interesar: “Anatolio, vote sí”: la orden que pondría en aprietos a Jennifer Arias

Arias le respondió a El Espectador que no había podido enviar el trabajo por WhatsApp porque es “muy pesado” o porque se encontraba de viaje, de modo que lo haría llegar en otra oportunidad. Esto, sin embargo, no ocurrió.

“Finalmente, argumentó que el computador había ‘desaparecido’, se excusó y afirmó: “Ya pedí la copia a la U. Y mi compañera de tesis también está buscándola en sus archivos”. Arias, además, dijo que no entendía por qué su trabajo no estaba en el repositorio de la Universidad si antes de graduarse había enviado todos los permisos necesarios para su publicación a la biblioteca”, describe el diario.

Esta situación preocupa, no solo porque la legislación nacional reconoce al plagio como un delito (Ley 1032 de 2016), sino porque sería una grave falta de ética por parte de la cabeza de la Cámara de Representantes.

El plagio en la política colombiana

Esta no es la primera vez que algún político se ve envuelto en una polémica como esta. En 2012, por ejemplo, el entonces senador Juan Carlos Vélez fue acusado de copiar algunos párrafos de artículos de medios de comunicación y de la exposición de Motivos del Estatuto de Ciudadanía Juvenil para usarlos en el proyecto de acto legislativo con el que buscaba crear el Congreso Juvenil. 

En ese entonces, Vélez se disculpó y aseguró que si bien era su responsabilidad evitar que esto sucediera, no fue él quien cometió el error. “Toda la responsabilidad recae en mi asistente que fue quien elaboró la exposición de motivos, me la pasó, la leí y la verdad es que era muy difícil descubrir un plagio, realmente lo que yo hago es el articulado”, dijo en su momento.

Esta escena se repitió también en 2012, cuando el entonces concejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez presentó una ponencia que tenía párrafos extraídos de la Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona. En su momento, Ramírez afirmó que su asesora jurídica, Tatiana Alvear, fue la persona que copió al pie de la letra dicho contenido.

Marco Fidel Ramírez
Marco Fidel Ramírez

Por otro lado, el actual ministro de Ciencia, Tito José Crissien, también ha sido señalado de plagio. Crissien, exrector de la Universidad de la Costa, apareció como coautor en una publicación por la que la afamada casa editorial alemana Springer tuvo que retractarse al verificar los contenidos y hallar citas textuales o modificadas de terceros sin la correspondiente atribución.

En su defensa, Crissien aseguró que él nunca fue consultado ni dio su aval para aparecer en el documento académico. 

*Este artículo fue actualizado el 16/11/2021.

5 Comentarios

  1. Ahora sí quedaron empatadas las dos cámaras e igualadas por los más bajo: Juan Diego Gómez, presidente del Senado plagio y fraude en 2014 y ahora la lúmpen y advenediza presidenta de la Cámara.

  2. En toda tesis, documento,artículo, etc,cuando se hace referencia a un artículo, escrito,se debe citar el autor, no sólo por q es la norma, sino por respeto, al autor del artículo. En segundo lugar antes de hacer entrega de la tesis, por favor la debe leer con lupa, por que la universidad, a quien corresponda en la verificación de datos y sustentacion, puede ser rechazada con observaciones que lo marcan para siempre. No se puede culpar a quien la transcribe, la única persona responsable, es la o el que escribe su tesis.

  3. Es tal el cinismo de estos delincuentes y la seguridad de que nada les pasara que publican o salen con unas disculpas muy infantiles como “echarle culpas” a quien contrataron para que hicieran sus tesis de trabajo. Doble delito: plagiar y no ser autores no saber de las tesis que presentaban. Aun asi las univerdidades laxas y poco rigurosas avalan o ” doctoran” a estos plagiadores que ni siquiera saben de lo que escriben en sus tesis de grado. Paquetes chimbos que nos meten como “doctores” pero debe ser para la copialina. La unviversidad buscando sevuramente una “salida olimpica” para no perjudicar a ninguna de las partes involucradas

Deja un comentario

Diario Criterio