Jesús Santrich, uno de los comandantes más odiados de las Farc

Aunque en su cédula de ciudadanía siempre figuró como Seuxis Pausias Hernández, desde que se unió a las Farc adoptó el nombre de Jesús Santrich, en honor a su amigo asesinado, un líder estudiantil de la Universidad del Atlántico.

Nació en el municipio de Tolú, en Sucre, en julio de 1967. Cursó la educación primaria en Pasto y la secundaria en Sincelejo. Estudió ciencias sociales en la Universidad del Atlántico, en Barranquilla, donde también obtuvo un posgrado en Historia. Fue personero de Colosó (Sucre) y, antes de entrar a la guerrilla, perteneció al movimiento Juventud Comunista. 

Entró a la guerrilla después de la muerte del líder ideológico y fundador de las Farc Luis Alberto Morantes, conocido como Jacobo Arenas, en 1991, una de las épocas más oscuras del conflicto armado en la que las Farc ejecutó secuestros y masacres.

Santrich integró el Estado Mayor Central de las Farc y fue uno de los jefes del Bloque Caribe; también era conocido por escribir sobre el accionar del grupo y por su talento en pintura y música.

“Jesús es poeta, músico, pintor, historiador y ensayista. Además de licenciado en ciencias sociales e historia y lector impenitente de todo lo que concierne al destino de la humanidad”, describió el movimiento Santrich Libre sobre el exguerrillero en 2019. 

Puede leer: ELN estaría usando protección de Venezuela para beneficiar al Cartel de Sinaloa

El exfiscal general Guillermo Mendoza Diago aseguró, durante su período al frente de la entidad (entre 2009 y 2011), que Santrich cruzaba la frontera en Venezuela y tocaba piano en los campamentos guerrilleros. Desde entonces, se conocía su faceta en la música, pero también que padecía neuralgias y ceguera por una enfermedad que le hizo perder la visión gradualmente. 

“Sin el arte es imposible hacer una revolución”, aseguró Santrich en una entrevista realizada por el grupo Mune Maíz. Además, el exguerrillero fue el ideólogo de la emisora Cadena Radial Bolivariana, La Voz de la Resistencia.

Santrich llegó a las negociaciones de La Habana a finales de 2012 impulsado por su jefe en el Bloque Caribe, Iván Márquez. Dicho bloque, integrado por Santrich y Márquez, se caracterizó por atacar tanto a la fuerza pública en áreas fronterizas con Venezuela en los departamentos de Cesar y La Guajira, como a los trenes de la mina de carbón del Cerrejón, según la investigación ‘Los efectos del conflicto armado colombiano en el Caribe, en números’, dirigida por Juan Pablo Sarmiento, de la Universidad del Norte. 

El documento detalla que el Bloque Caribe perpetró el 7 por ciento de las 455 masacres ocurridas en la región Caribe entre 1980 y 2012, que fueron hechas en su mayoría por grupos paramilitares. 

Pese a su relativa baja operación militar, el Bloque Caribe fue uno de los mejor representados por las Farc en los diálogos de paz donde Iván Márquez y Jesús Santrich integraron la mesa en Cuba. En 2012, cuando se anunció el inicio formal del proceso desde Oslo (Noruega), Santrich soltó una polémica frase que sirvió de presentación a su vida pública: el ‘quizás, quizás, quizás’, como respuesta a la pregunta de si estaría dispuesto a pedir perdón a las víctimas.

Tras la firma del Acuerdo de Paz, Santrich fue beneficiado con un escaño para el Congreso en las elecciones de 2018. Sin embargo, el 9 de abril de ese año, el exjefe guerrillero fue detenido con una orden de captura emitida por la Interpol, en la cual se le acusaba por el delito de narcotráfico. 

Jesús Santrich abatido en Venezuela.
Jesús Santrich habría sido abatido en Venezuela.

A esta acusación se sumó la denuncia del entonces fiscal Néstor Humberto Martínez, quien aseguró que Santrich hacía parte de una organización para delinquir desde junio de 2017, meses después de firmar la paz; por esta razón pidió que se le negara el beneficio de acceder a la Jurisdicción Especial para Paz (JEP). La acusación se extendió a Marlon Marín, Armando Gómez (conocido como el Doctor) y Fabio Simón Younes Arboleda.

Puede leer: La muerte de Santrich confirmaría la guerra de las disidencias de las Farc en Venezuela

Desde el primer día de detención, Santrich entró en huelga de hambre y aseguró que todo era un “montaje”. El 15 de mayo, la JEP ordenó no extraditar y liberar al exguerrillero, una decisión que hizo efectiva dos días después, pero que tan solo duró unos minutos, pues a la salida de la cárcel La Picota fue recapturado por agentes del CTI.

La trama terminó con el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia que ordenó el 29 de mayo su liberación, argumentando que Santrich gozaba de un fuero como parlamentario y por ende su captura había sido ilegal. Aunque el 11 de junio de 2019 se posesionó en la Cámara de Representantes, el 30 de ese mismo mes dejó su esquema de seguridad en el ETCR Tierra Grata. 

No se supo de su paradero hasta agosto de 2019, cuando apareció en un video con Iván Marquez y otros exguerrilleros para anunciar la creación de la disidencia Nueva Marquetalia. Desde entonces, los rumores habían apuntado a que la mayoría de los líderes de este grupo estaban en Venezuela. Así lo confirmó la publicación de una foto en la que aparecen Márquez, Santrich y el Paisa, junto a otros guerrilleros, vestidos y armados con indumentaria made in fuerza armada venezolana.

Además, en octubre de 2019, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, nacido de los acuerdos de paz y ahora llamado Comunes, los expulsó de sus filas.

La muerte de Santrich se habría dado en medio de una guerra que enfrentó a la disidencia Nueva Marquetalia -comandada por Iván Márquez, Santrich, Romaña y el Paisa- contra los hombres de Gentil Duarte, alias Iván Mordisco y Géner García Molina, alias Jhon 40.

La historia de los enfrentamientos entre las disidencias puede leerla en Disidencias de las Farc y el ELN, los ‘cuervos rojos’ detrás de la violencia en Venezuela.

* Con información de Agencia Anadolu

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio