“No tengo un solo familiar en Emcali”: Juan Carlos Abadía

El polémico exgobernador del Valle le salió al paso a los señalamientos que lo salpican con el escándalo por presunta corrupción en Emcali.

El escándalo por la presunta corrupción dentro de las Empresas Municipales de Cali (Emcali) sigue creciendo.

A la renuncia del gerente de esa empresa de servicios públicos en la capital del Valle, se suman los anuncios que hicieron los jefes de la Fiscalía, Contraloría y Procuraduría, en el sentido de abrir investigaciones de oficio por cuenta de las recientes revelaciones en torno a la contratación.

Como se sabe, esta semana la exconcejal liberal de Cali, Diana Carolina Rojas, denunció públicamente presuntos hechos de corrupción alrededor de la contratación dentro de Emcali.

Entre las revelaciones y que fueron recogidas por varios medios de comunicación, aparece el famoso contrato 500 CS 2039 de 2022, para la construcción de una sede de medición inteligente y la instalación de más de 100.000 medidores inteligentes por valor de 216.000 millones de pesos por cuatro años, y que se le adjudicó a la unión temporal AMI.

AMI está integrada por tres sociedades: Deltec, AMS Unión y Unión Eléctrica. La primera es caleña a cargo de la familia Barrera García y las dos restantes tienen como sede principal Medellín y propiedad de una misma familia (Ossa Hoyos). Todas con objeto social dirigido a la ingeniería, consultoría y construcciones eléctricas, principalmente.

Llama la atención que Deltec ha sido un histórico contratista de Emcali, incluso cuando esa entidad estaba bajo intervención de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. Los tentáculos contractuales de Deltec se extienden hasta Electricaribe en la costa Atlántica y aparece salpicada en el presunto cartel de los paneles solares junto a otra polémica sociedad llamada HG Ingeniería.

Dentro de las presuntas irregularidades del contrato con Emcali, se conoció la compra de dos televisoras Smart de 55 pulgadas, por un valor de 43 millones de pesos cada uno. Al igual que dos proyectores por los que se pagaron más de 1.500 millones de pesos. Es decir, se pagó un poco más de 750 millones de pesos por cada proyector.

Pero eso no fue todo. En ese contrato también se especifica la compra de 6 sillas ergonómicas para uso intensivo (24 horas diarias, por 7 días a la semana) cuyo precio unitario aparece por 18 millones de pesos.

Aunque desde Emcali explicaron, a través de un comunicado, que esos elementos tienen unas características especiales que no aparecen detalladas en el contrato, la realidad es que en el documento anexo de ese proceso y que se denomina “especificaciones técnicas”, las características no varían mucho al ser comparadas con las mencionadas en el contrato.

En cuanto a los televisores, Emcali aclaró que estos estaban acompañados de un sistema de conferencias (clickshare) y de audio que costaron más de 20 millones de pesos. Y, en cuanto a los proyectores, estos también formaban parte de un complejo de pantalla, controlador y software, cuyas especificaciones técnicas exigidas superaban los 350 millones de pesos. Sobre las sillas ergonómicas las especificaciones técnicas son, sobre el tablero, las mismas que se usan en una oficina, lo que dejaría ver que habría cobros exagerados por esos productos.

Lo cierto es que ese escándalo ya causó remezón dentro de Emcali y el primer sacrificado ante la presión mediática fue el propio gerente Juan Diego Flórez, quien presentó su carta de renuncia por sugerencia del alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.

Pero la cabeza del gerente no fue suficiente. Líderes de la capital del Valle manifestaron su indignación por los elogios del mandatario hacia el gerente renunciado y su lavada de manos frente a la responsabilidad política que le asiste como alcalde, por todo lo que sucede en la empresa de servicios públicos, ya que él es el presidente de la junta directiva.

“El Ingeniero Juan Diego Flores batalló valientemente en entornos muy difíciles de pandemía y estallido social al frente de Emcali , sus aciertos muchos y memorables y hoy con dignidad y ante procesos a clarificar en personal bajo su mando decide presentar renuncia que he aceptado”, trinó el alcalde.

Le puede interesar: Casas de Providencia: ¿pagaron a 42.100 pesos cada tornillo?

El factor Abadía de Emcali

Desde sindicalistas, periodistas y políticos de Cali coincidieron al asegurar que el poder detrás de Emcali sería el exgobernador del Valle, Juan Carlos Abadía Campo y el exsenador Mauricio Ospina Gómez, hermano del alcalde Jorge Iván.

Incluso, el abogado y activista Élmer Montaña, reconocido por liderar denuncias de corrupción en el Valle, dijo que, para manejar los hilos de Emcali, “Abadía cuenta con una lujosa oficina ubicada en Chipichape (centro comercial) desde donde se maneja la feria de contratos”.

Similar argumento expuso Diego Martínez Lloreda, director de información del diario El País de Cali. Durante una entrevista a La W, Martínez recordó que el poder de Abadía en ese departamento, se debe gracias al expresidente César Gaviria quien le habría dado la facultad de manejar los avales de ese partido, en la región.

Juan Carlos Abadía y César Gaviria Trujillo.
Juan Carlos Abadía y César Gaviria Trujillo. Foto: Instagram.

El periodista se mostró pesimista en torno a los resultados que puedan arrojar las investigaciones de los entes de control, tras asegurar que todos ellos fueron cooptados por el alcalde a través de favores políticos con cuotas dentro de su administración.

Por ejemplo, recordó que el actual Contralor General de la República, Carlos Hernán Rodríguez, acompañó a Juan Carlos Abadía en la inscripción de su candidatura para la gobernación del Valle en 2007. Sin embargo después, como contralor departamental del Valle, se convirtió en un duro adversario de Abadía como gobernador, lo que dejó las relaciones deterioradas.

Frente a todo lo que se ha dicho estos días, Diario Criterio contactó a Abadía, quien negó los tentáculos de su poder burocrático y redujo todo el escándalo en torno a su nombre, como ataques de futuros candidatos a la alcaldía de Cali que “piensan que voy a aspirar a ese cargo”.

Como se recordará, Juan Carlos Abadía fue destituido de su cargo como gobernador (2008–2011) y sancionado por la Procuraduría de Alejandro Ordóñez tras una investigación por participación indebida en política. La inhabilidad para ejercer cargos públicos le fue levantada en 2020.

Pese a su retiro obligado de la vida pública en Cali y el Valle, su poder político al parecer sigue intacto. No solo cuenta con concejales, alcaldes y diputados en el departamento, sino que logró poner una ficha suya en el Congreso, a través del representante a la Cámara, Álvaro Henry Monedero Rivera.

Además, en las redes sociales del propio Abadía existe evidencia fotográfica y videos de sus relaciones con el poder público no solo del Valle, sino hasta en el Quindío, donde extendió sus nexos a través del gobernador de ese departamento, Roberto Jairo Jaramillo.

No obstante, frente a esas imágenes, Abadía argumentó que son pruebas de una relación de amistad, pero no de poder político o injerencias en el sector público, “de manera que, si me tomo una foto con el Rey de España, entonces tengo negocios con la monarquía de ese país”, se preguntó con ironía.

Juan Carlos Abadía y el gobernador del Quindío, Roberto Jairo Jaramillo, entre otros.

Por ejemplo, en su cuenta de Instagram Abadía exhibe con orgullo un video en el que aparece junto a la actual gobernadora del Valle, Clara Luz Roldán. También existe evidencia de su cercanía con la baronesa electoral de ese departamento, Dilian Francisca Toro. Ella es la actual directora del partido de La U, fue senadora y gobernadora y desde luego es la madrina política de la actual mandataria.

Dilian Francisca Toro, Clara Luz Roldán y Juan Carlos Abadía. Foto: Instagram

Aunque Abadía negó tener cuotas burocráticas dentro de Emcali, al manifestar que “no tengo un solo familiar” en esa empresa, reconoció su amistad con Arturo Fernández, actual gerente comercial de Emcali. “Es amigo, pero no hemos hecho política. Durante mi gobernación estuvo vinculado, pero porque ya venía trabajando en la administración con los gobierno de Angelino Garzón y Gardeazábal (el escritor y político Gustavo Álvarez). Incluso, Fernández estuvo en la UTL (Unidad de Trabajo Legislativo) de uno de los hermanos Ospina (Mauricio y Jorge Iván) cuando fueron congresistas… Lo cierto es que él no tuvo que ver con el contrato en discusión”, explicó Abadía.

Emcali Juan Carlos Abadía
Juan Carlos Abadía y Arturo Fernández, actual gerente comercial de Emcali.
Le sugerimos: Estalló crisis del Soat para motos en Colombia

¿La junta “política” de Emcali?

Quienes han pasado de agache en este escándalo de presunta corrupción son los miembros de la junta directiva de Emcali.

Como la empresa de servicios de los caleños se rige por un gobierno corporativo, pocos entienden que su junta directiva no asuma responsabilidades en medio de los escándalos de presunta corrupción que se vienen conociendo desde hace varios meses en la entidad.

Junta Directiva Emcali 2020.

Por ejemplo, gracias a las denuncias lideradas por el Sindicato de Trabajadores de Emcali (Sintraemcali) se frenó la contratación para la construcción de una granja de energía solar en Mulaló (zona rural de Yumbo, Valle) y que le sería adjudicado a la firma Klarzen por un monto de 90.000 millones de pesos.

De acuerdo con denuncias de Sintraemcali, esa firma sería de papel y habría adulterado los documentos que presentó para ganarse el contrato que, para los trabajadores sindicalizados de Emcali, estaba direccionado.

“Debido a las inusitadas comunicaciones, ante las quejas ciudadanas y ante mucha información que hemos recibido últimamente durante el proceso de Mulaló, nos hemos permitido hacer unas evaluaciones adicionales”, informó el entonces gerente de Emcali, Juan Diego Flórez.

En la actualidad, Emcali cuenta con ocho miembros de junta (incluido el alcalde). Pero a raíz del escándalo con los televisores y proyectores, trascendieron datos llamativos sobre esos consejeros.

Lo primero que se debe advertir es que dos de los ocho integrantes son ex congresistas y otro de ellos es el hijo de la actual gobernadora del Valle, Clara Luz Roldán.

Los ex congresistas son Luis Hermes Ruiz y Luis Jaime Perea Ramos. Ruiz fue senador por unos meses en 2006 y representante a la Cámara por el Valle durante varios periodos (1978-1982 y 1994-1998). También fue cónsul general de Colombia en Perú. Gerente de la zona franca de Buenaventura y subcontralor de Nariño.

Ruiz es abogado, politólogo, licenciado en Educación y Especializado en Educación Ambiental de la Universidad Santiago de Cali. Tiene una maestría en Administración Industrial de la Universidad del Valle.

Mientras que Perea Ramos fue representante a la Cámara (1991-1994), concejal de Cali y Puerto Tejada (Cauca). Director de Reinserción del suroccidente colombiano y Consejero de Paz de Cali. (1994- 1997). Es abogado de la universidad Santiago de Cali. Profesional en estudios Políticos y Resolución de Conflictos de la Universidad del Valle. Especialista en Finanzas Públicas, de la Escuela superior de administración Pública. Capacitación en alta Gerencia Publica Escuela Superior de Administración Pública y docente universitario.

Por su parte, Jairo Alfonso Prado Roldán es el hijo de la actual gobernadora del Valle. Él es abogado con maestría en Derecho. Especialista en Contratación Estatal y Magister en Derecho Económico con Énfasis en Servicios Públicos de la Universidad Externado.

Ha sido abogado de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), del Departamento para la Prosperidad Social, FINDETER, Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, Dirección Administrativa de la Cámara de Representantes.

Durante la gobernación de Dilian Francisca Toro, madrina política de su mamá, fue asesor del departamento y la Industria de Licores del Valle, entre otros contratos.

Lo cierto es que, como no se veía desde hace años, todos los reflectores de la opinión pública nacional, de los organismos de control y de los medios están centrados en Emcali y en el poder del Valle del Cauca que, con este escándalo, se está jugando la permanencia o el cambio en las elecciones locales del próximo año.

Puede leer: Gasolina: Petro estaría aplicando recomendación del FMI en alza de precios

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio