Pospuestos o cancelados: los japoneses no quieren Juegos Olímpicos en 2021

Después de que la pandemia obligara a cancelar las justas deportivas de 2020, todo parece indicar que quedan 70 días para que se inauguren finalmente los Juegos Olímpicos de Tokio. Pero mientras los organizadores en Japón y el Comité Olímpico Internacional siguen su marcha para realizar el evento a como dé lugar, dentro del propio país ven con escepticismo que se realice la competición.

Dos encuestas dan cuenta de ello. Una, realizada por TBS News, señala que 65 por ciento prefiere que sean cancelados o aplazados nuevamente. 37 por ciento descartaría realizar las justas por completo, mientras que el 28 las reprogramaría. La otra consulta, del diario japonés Yomiuri, prescindía de la posibilidad de aplazar los Olímpicos, y solo daba la alternativa de realizar o cancelar la competición. ¿El resultado? El 59 por ciento no haría los Juegos, y apenas el 16 por ciento cree conveniente que haya público.

En 2020, los Juegos fueron aplazados por la pandemia de coronavirus. Foto: Charly Triballeau / AFP

Los resultados están en sintonía con la encuesta realizada por la agencia de noticias Kyodo en abril, que indicaba que hasta el 70 por ciento de los consultados prefería cancelar o posponer los Olímpicos.

Por ahora, está claro que el evento se realizará sin público extranjero. En junio, los organizadores decidirán si autorizan el acceso de público local y bajo qué condiciones.

Este fin de semana, un centenar de personas se manifestaron en los alrededores del estadio contra la celebración de los Juegos en verano. “La cifra de contagios en Tokio y Osaka es muy alta, y hay muchos casos graves“, declaró Takashi Sakamoto, uno de los manifestantes, quien agregó: “Me gustaría que el dinero de los Juegos se destinase a los hospitales“.

A las críticas se han sumado deportistas como la tenista japonesa Naomi Osaka, número 2 del circuito femenino, quien considera que hacer los Juegos ” es hacer correr riesgos a la gente, esto coloca a la gente en una posición muy incómoda“. Para Osaka, “Esto debería ser motivo de discusión. Claro que me gustaría que los Juegos se celebren, soy deportista y este es el tipo de cosas que he esperado toda mi vida. Pero creo que hay cosas mucho más importantes en juego. Creo que pueden ocurrir muchos imprevistos“.

Más que seguro

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, defendió en el Parlamento que no había nunca “puesto por delante los Juegos Olímpicos” y que su prioridad era “la vida y la salud del pueblo japonés“.

A pesar de que una petición que pide la cancelación de los Juegos ya recibió más de 315.000 firmas en menos de una semana, los organizadores aseguran que este evento mundial se puede llevar a cabo sin peligro, respetando las estrictas reglas para evitar contagios.

Mientras tanto, una visita a Japón este mes del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, fue aplazada por el recrudecimiento de la pandemia en el país asiático.

El viaje de Bach estaba previsto para el 17 y el 18 de mayo, pero los organizadores decidieron “aplazarlo debido a diversas situaciones, sobre todo la prolongación del estado de urgencia ligado al virus” por el gobierno japonés. Según los medios de comunicación japoneses, los organizadores de los Juegos Olímpicos prevén reprogramar la visita de Bach en junio. 

Puede leer: La Copa América de la discordia en Colombia: Argentina duda y Colombia insiste

Seiko Hashimoto, la presidenta de Tokio-2020, ya había prevenido el viernes que sería “muy difícil” organizar una visita en mayo del presidente del COI, teniendo en cuenta la prolongación del estado de urgencia.

En todo caso, la crisis sanitaria en Japón fue mucho menos virulenta hasta ahora que en muchos otros países, con unos 10.800 fallecimientos oficialmente censados desde principios de 2020. Pero el programa nacional de vacunación progresa muy lentamente, y algunos departamentos japoneses registraron estas últimas semanas niveles récord de infecciones al covid-19, con la propagación de variantes agravando la situación.

¿Cómo serían los Juegos Olímpicos?

Pruebas diarias, tribunas vacías, y otros controles. Las competiciones preolímpicas organizadas en Tokio a pesar del estado de alarma sanitaria dan una idea de lo que pueden ser estos Juegos de verano. 

Los test que están teniendo lugar estos días en Japón buscan convencer a la población local de que las justas se pueden organizar “en absoluta seguridad”, cuando muchas voces se oponen a que su celebración por la situación sanitaria del país.

El domingo, más de 400 atletas, 9 de los cuales venían del extranjero, participaron en una prueba de atletismo ante las gradas vacías del Estadio Olímpico de Tokio. Los altavoces del estadio difundían audios grabados de público. “Es raro“, comentó el velocista estadounidense Justin Gatlin. Este ambiente puede ser un anticipo de lo que se encuentren los atletas en agosto.

Puede leer: Redes sociales y protestas: cómo internet cambió los movimientos sociales para siempre

Para el director deportivo alemán Lutz Buschkow, las restricciones pueden ser un poco claustrofóbicas. “Lo más frustrante es que no podemos respirar al aire libre. Es una carga tanto para los deportistas como para los entrenadores“. Esto plantea el problema de que los Juegos no puedan siquiera garantizar la puesta a punto de los atletas, quienes organizan su cronograma para llegar en el mejor momento de forma a las justas.

Los organizadores avisaron de dos casos de coronavirus durante las pruebas test: un entrenador de salto que dio positivo a su llegada a Japón y un miembro de un equipo directivo de remo, positivo durante la competición.   

Sin embargo, estos dos casos no llevaron consigo la anulación de las pruebas, y no se han comunicado de momento más positivos. 

Más de 10.000 deportistas de 200 países acudirán a Tokio para los Juegos.

*Con información de AFP

3 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio