‘K-popers’ en acción: sigue el activismo digital durante el paro nacional

Fanáticos de la música pop de Corea del Sur, la mayoría mujeres, siguen haciendo de las suyas en redes sociales, saboteando con videos y fotos de sus artistas las tendencias a las que se oponen.

El apoyo de los k-popers a causas políticas y sociales es un fenómeno mundial que se ha evidenciado en Colombia, especialmente, desde el inicio del paro nacional, el 28 de abril. Se manifestaron en las redes contra los hashtags #VándalosAsesinos, #LaVozDeUribeSomosTodos y #VandalismoPuroYDuro; a mediados de mayo sabotearon tendencias como #MarchasSíBloqueosNo y #UnaSolaRadio.

Puede leer: Uribe versus Twitter: un debate por la libertad de expresión

Algunos de los saboteos más recientes se hicieron contra #ParoGenocida, #ConmociónInteriorYa #PetroNuncaSeráPresidente y #ParoAsesino.

Los k-popers se apropian de la tendencia y la usan masivamente con fotos y videos. El objetivo es tapar los comentarios que acompañan el hashtag e incluso lograr que sea denunciado y la red social lo declare spam, lo que lo deja oculto. Los usuarios de redes sociales e incluso políticos, como la representante a la Cámara María José Pizarro, exaltan la estrategia del movimiento.

K-popers al ataque

Los fanáticos del k-pop cuentan con club de fans (fandoms), activos en Twitter, Tik Tok y otras redes sociales. Son capaces de posicionar a sus boybands y girlbands en el mercado digital viendo sus videos y reproduciendo las canciones; viralizan tendencias, son reconocidos a nivel internacional e incluso logran sabotear mensajes a los que se oponen.

Hay principalmente dos fandom que participan en el ciberactivismo durante el paro nacional: Army (de BTS) y Blinks (de BLACKPINK). Así lo explicó a Diario Criterio la k-poper Daniela Bernal, del equipo de Las Igualadas.

“Son los dos grupos que están promoviendo la participación, pero no hay realmente un ‘incitador’. De hecho, se van sumando los ‘k-popers’ de forma autónoma. Hay una gran conciencia social dentro del movimiento en favor del activismo”, señaló.

En esto coincidió Juan David Cerquera, director de la emisora Bamm Radio, dedicada a la música k-pop. Cerquera afirmó que este es uno de los movimientos con más alcance en redes sociales, pero que el apoyo al paro se ha gestado de forma espontánea: “Al ver la tendencia notamos que ya no solo son los ‘k-popers’, muchas personas se han sumado”.

Puede leer: ¿El paro nacional llegó a un punto de inflexión?

También explicó que algunos de los idols transmiten en su música mensajes que empoderan, y aunque no todos salen a las calles, su lucha se ha centrado en bajar tendencias, así se evidencia un poder masivo que antes no era visible”.

Bernal considera que el activismo viene desde hace diez años, pero se intensificó en la pandemia. “Antes, las fanáticas, para el cumpleaños de los idols (los integrantes de estos grupos musicales), donaban comida en nombre de un artista para aportar después de una catástrofe o en medio de una guerra”, agregó.   

Así mismo, Camila Forero, defensora de derechos humanos, explicó que también se utilizan los fancam, videos grabados por los seguidores durante los conciertos. Algunos se alteran con montajes con canciones colombianas o se agregan pantallazos de los tuits de Uribe. “Es una ridiculización de las tendencias uribistas”, agregó.

Fenómeno global

Aunque los fanáticos colombianos han participado en el ciberactivismo en otros países, esta es la primera vez que se evidencia de forma sistemática en Colombia. También han contado con el apoyo de k-popers mexicanos.

“Las bandas no se involucran en el ciberactivismo. Son las fanáticas las que se identifican con causas sociales y políticas. Por eso también tienen fundaciones para recoger fondos. Incluso han apoyado causas a nivel regional, en Perú”, precisó Forero. En la mañana de este miércoles, por ejemplo, están saboteando la tendencia #FraudeEnMesa.

Durante las protestas en Chile, en 2019, los k-popers apoyaron varios hashtags, igualmente en el Black Lives Matter. Bernal cuenta que en este último lograron “bajar hashtags racistas y xenófobos”.

” Ahora atacamos las tendencias que buscan deslegitimar el paro, en especial las que incitan a la violencia. Publicamos los videos con los hashtags hasta que los usuarios los denuncien y Twitter los considere spam. Es una especie de triquiñuela que las personas entren a una tendencia uribistas y vean muchas imágenes de nuestros idols”, destacó Bernal.

Uno de los hechos más recordados se dio a mediados de 2020 en Estados Unidos, cuando los fanáticos de k-pop publicaron videos que se volvieron virales, a través de Tik Tok, en los que contaban que habían reservado tiquetes para asistir a un evento en Tulsa, Oklahoma, al regreso de la campaña de Donald Trump. Aunque se esperaba la participación de más de 19.000 personas, llegaron un poco más de 6.000. Como señalaba en el medio Wired una activista conocida como Ria, “tenemos en nuestra comunidad a toda la gente que Trump no quiere. No es que apoyemos a Biden, simplemente queremos a Trump fuera”.

También han sido precursores del activismo a favor de los derechos de la población LGBTI y han promovido la divulgación de contenidos relacionados con los abusos en las protestas en Hong Kong y en Taiwán por parte del Gobierno chino.

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio