La improvisada entrega de alimentos a los niños que regresan a clases

El Plan de Alimentación Escolar (PAE) sigue en la mira de la Contraloría, esta vez por la falta de garantías durante el regreso a clases después de más de un año de educación a distancia.

Denuncias ciudadanas, con imágenes de niños que reciben una pequeña porción de arroz y frijol o meriendas en lugar de almuerzos en La Guajira, indignaron al país en la última semana. La Contraloría revisó la situación del PAE en el departamento y afirmó este viernes que las entidades territoriales certificadas no están preparadas para alimentar a los niños en el regreso a clases presenciales.

Por irregularidades en la ejecución del PAE se adelantan 153 procesos de responsabilidad fiscal por una suma de 47.000 millones de pesos, además de 34 indagaciones preliminares por 1.471 millones en todo el país.

Este programa se ha convertido en un caldo de cultivo para la corrupción. El libro de la Contraloría Grandes hallazgos presenta las investigaciones entre 2014 y 2018, en las páginas se detallan algunos de los casos más polémicos.

El primero, y uno de los más conocidos, fue el video de niños y niñas en Aguachica (Cesar) que recibían una ración buena de comida, pero solo podían tenerla durante unos segundos para la foto, después debían entregarla y comer su precaria alimentación. También se volvió famoso el kilo de pechuga de 40.000 en Cartagena y la comida con moho que entregaron en Atlántico.

También puede leer: Los indígenas que se suicidan en Chocó para que grupos armados no los recluten

Ahora, en medio del regreso a clases, la Contraloría advierte que en La Guajira ni siquiera se está garantizando la alimentación del 100 por ciento de los estudiantes, aunque se asignaron 27.000 millones de pesos para los programas de alimentación escolar. Y según las declaraciones del contralor delegado para la Participación Ciudadana, Luis Carlos Pineda, esta no es una situación exclusiva de ese departamento porque en otras zonas también se ha evidenciado que el gramaje no es el adecuado.

Tras una visita a dos instituciones, la Contraloría señaló que ya se establecieron acuerdos para que funcione la cocina de la Institución Educativa Familia de Nazareth en máximo 15 días, en La Guajira. Por ahora, no hay ollas, ni refrigeración ni implementos para servir, por eso los niños no están recibiendo comida caliente.

Asimismo, en el corregimiento de Cotoprix, el órgano de control visitó la Institución Educativa San Juan Bautista (la misma que fue denunciada por redes) y comprobó que efectivamente se puso en riesgo la alimentación de los niños.

“Hay improvisación en la entrega de alimentos a los estudiantes. Y hay responsabilidad en eso tanto de las entidades territoriales, que deben ejercer la respectiva supervisión, como de los contratistas, que no pueden estar engañando a los estudiantes y a los padres de familia, porque se les está pagando”, dijo Pineda. 

La Contraloría explicó que en las instituciones educativas con jornada única es obligatorio darle a los estudiantes un suplemento por la mañana y almuerzo. Sin embargo, las fotografías muestran que se entregó la misma ración de la mañana en la tarde.

En los próximos días seguirán retornando los niños a las clases presenciales, la exigencia de los padres de familia y profesores que publicaron denuncias en redes sociales es que los contratistas cumplan con los estándares en la calidad de la alimentación.

Seguir leyendo: El mundo está en riesgo de “catástrofe absoluta” por niños sin vacunarse

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio