La pólvora, una amenaza para los animales domésticos y silvestres

A pesar de que hay ciertas restricciones en Colombia, en época decembrina es habitual que los juegos pirotécnicos sean protagonistas. Estos afectan gravemente a los animales y les causan estrés, ansiedad y aturdimientos, entre otros efectos.

Para muchos colombianos, los juegos pirotécnicos son un elemento imprescindible en las celebraciones, sobre todo en las de fin de año. Sin embargo, en los últimos años ha habido una preocupación por los efectos que estos generan en los animales silvestres y domésticos.

Expertos coinciden en que la pólvora puede generar aumento de la frecuencia respiratoria y del ritmo cardiaco de estos animales. 

Los perros, los más afectados

Al escuchar los estallidos de la pólvora, algunos perros se paralizan o intentar escapar y esconderse. También suelen sufrir temblores, salivación excesiva, taquicardia, vocalizaciones intensas y de la llamada postura encogida, en la que flexionan sus extremidades y sus orejas se vuelcan hacia atrás. 

El médico veterinario Carlos Olivier explicó a Diario Criterio que la pólvora también genera alteraciones en el sistema nervioso de los caninos y cambios de hábitos en la comida. “Recordemos que el oído del perro tiene más o menos un alcance de entre 10.000 y 50.000 hertzios. Los humanos tenemos un alcance auditivo de hasta 20.000. Ellos pueden escuchar sonidos a una distancia mucho mayor que los humanos”, dijo. 

Para la consultora experta en conducta animal Louise Thompson, todo esto causa un “pánico ciego” que puede terminar en miedos, lesiones e incluso la muerte. De acuerdo con la experta, los juegos pirotécnicos pueden ocasionar fobias que las mismas surgen como una respuesta al miedo. Esto también les pasa a muchos gatos. 

Perro asustado-Pixabay
Los perros tienden a estresarse y a sentir ansiedad por la pólvora. Foto: Pixabay

Un estudio de la Universidad de Oslo, llevado a cabo en 2015, determinó que los petardos y los fuegos artificiales causan más terror en los perros por delante de otros estruendos como los disparos, el tráfico denso y las tormentas. También concluyó que el miedo de los animales aumenta con la edad.

Frente a esto, los expertos recomiendan ubicar a los animales en un lugar en el que puedan sentirse cómodos, con comida, agua y un sonido que les resulte familiar. Ya hay canales de televisión que en época navideña transmiten programas con sonidos que resultan relajantes. 

Otra recomendación es ponerles los ruidos que abundan en diciembre, a través de plataformas como Youtube y Spotify, durante un par de minutos cada día y con menor intensidad, con el fin de que ellos empiecen a adaptarse a estos sonidos, lo que ayudaría a disminuir el estrés. 

Puede leer: Lo que le falta a Colombia para avanzar en la protección de los animales

Esta técnica va de la mano de lo descrito por la consultora Thompson, quien aseguró que los efectos de los juegos pirotécnicos tienen que ver con que esos espectáculos no duran lo suficiente para que los animales puedan entender lo que su oído está percibiendo. 

¿Cómo calmar a una mascota?
Para que los animales no se estresen tanto, los expertos recomiendan el método Tellington Ttouch, el cual les permite adaptarse a estímulos externos. Foto: Purina.

¿Y los animales silvestres?

A diferencia de los animales domésticos, todavía no se conocen con total certeza y a profundidad los efectos reales de la pólvora en la fauna silvestre. Por ahora se estudian efectos como la pérdida de orientación, el aturdimiento, el estrés e incluso infartos. 

En mayo de este año, el Instituto Cavanilles de Biodiversidad y el Departamento de Biología Evolutiva de la Universidad de Valencia publicó un estudio que dio algunas luces al respecto, en el que analizaron cómo la contaminación auditiva de algunas fiestas tradicionales afectaba la reproducción del gorrión común. 

Sus autores determinaron que la tasa de reproducción de esta especie disminuía en las zonas o localidades en las que se celebra la fiesta de Moros y Cristianos. “Esto es debido a la contaminación acústica provocada por los petardos, disparos de arcabucería y fuegos artificiales de la fiesta”, indica el texto. 

Para el estudio, los investigadores contaron los gorriones juveniles que nacieron en 2019 y que se encontraban a unos 100 metros del área en el que se lleva a cabo el recorrido de los Moros y Cristianos 15 y 30 días después del final de dicha festividad popular. 

Le puede interesar: La esterilización y la tenencia responsable, claves en la lucha contra el maltrato animal

De acuerdo con los autores, a pesar de que la reproducción del gorrión no solo se relaciona a factores acústicos, es claro que estos sí tienen un impacto negativo sobre las aves que viven en las ciudades. 

“Nosotros no decimos que se deban cancelar las fiestas tradicionales o que se transformen porque afecte a la reproducción del gorrión. Sin embargo, sí que tenemos claro que se deben llevar a cabo medidas compensatorias para ayudarlo de otra manera, porque una de las decisiones que más perjudica a las aves es la ausencia de política verde en las ciudades”, dijo al respecto Édgar Bernat, uno de los investigadores. 

Tiempo atrás, en 2010, un grupo de investigadores en Países Bajos monitoreó el comportamiento de las aves en la víspera de Año Nuevo. A través de radares, los autores identificaron que estos animales emprendían vuelo a la media noche, hora en la que inician los fuegos pirotécnicos. Las aves, intentando apartarse del ruido, alcanzaron altitudes de 500 metros, volando en grupo durante unos 45 minutos. 

Aves que emprenden vuelo durante los fuegos artificiales de Nochevieja (2017-2018) en los países bajos.

Otro problema de los juegos pirotécnicos son las toxinas que quedan como resultado de su combustión y que contaminan el aire y el agua. Si bien los efectos de estos elementos no han sido estudiados en especies animales silvestres, un análisis de 2010 determinó que estos generan picos de enfermedades y muertes humanas, sobre todo por complicaciones respiratorias y cardiovasculares. Estos elementos causan estragos en los humanos, aun cuando estos se encuentran muy por debajo de las nubes que albergan esos gases venenosos, nubes por las que transitan las aves, que tendrían un contacto más directo. 

A medida que la ciencia avanza en esta materia, se va haciendo más claro que los fuegos artificiales son peligrosos para la fauna doméstica y silvestre. ¿Llegó el momento de pensar en alternativas distintas a la pirotecnia?

Recomendado: La Alborada, el ‘festejo’ que desvela a Medellín y al que buscan ponerle fin

4 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio