Las luchas LGBTI en Colombia y las deudas con este movimiento, el tema de una gran exposición

‘Dos velocidades’, una exposición del Museo Nacional en alianza con la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, hace un repaso por la historia de los logros y las dificultades que aún enfrenta esta comunidad en el país. 

Desde hace varios años el Museo Nacional viene trabajando en un proyecto amplio: actualizar sus guiones curatoriales y renovar sus exposiciones permanentes. Las mismas que están disponibles para cualquier visitante. 

Y en ese camino, se dieron cuenta de un vacío enorme: en la sala de Hacer sociedad, una de los espacios que nacieron con esa renovación, no tenían cómo contar la historia de las luchas de los movimientos LGBTI en Colombia. 

Puede leer: Murió el creador del Festival Ancón: así fue el encuentro de sexo, drogas y rocanrol hace 50 años en Medellín

De inmediato, comenzaron a buscar con activistas, organizaciones sociales e instituciones del estado los objetos (fotografías, documentos, etc.) que pudieran contar esa historia, clave en la lucha de los movimientos sociales en el país. 

El resultado es Dos velocidades: historias del movimiento LGBTI en Colombia, una exposición en alianza con la Fundación Gilberto Alzate Avendaño (FUGA) que está abierta al público desde el pasado 20 de julio y hasta el 7 de noviembre.

Fotografías, documentos, obras y objetos

Andrés Góngora, su curador, le dice a Diario Criterio:  “Con esta muestra queremos mostrar todo lo que hemos conseguido sobre el tema: una colección aún incipiente, pero significativa  para contarle a la gente acerca de la importancia de estas luchas para la sociedad”.

La muestra estará abierta hasta el próximo 7 de noviembre y reúne fotografías, documentos históricos y prendas de vestir.

En la exposición se podrán ver las dos velocidades de la lucha por los derechos de la comunidad en el país. Por un lado, lo relativamente rápido que ha avanzado la jurisprudencia y el acceso de esta población a los derechos básicos. 

Por el otro, la distancia entre lo que aparece en el papel y lo que ocurre realmente en el país. Sobre todo por los casos de homofobia, discriminación y crímenes de odio que no dan tregua, especialmente contra la población trans. Es decir: todas las transformaciones culturales que aún están pendientes. 

Para eso, la exposición cuenta con fotografías y documentos donados por activistas y colectivos. Se pueden ver, por ejemplo, algunos de los primeros desfiles por el orgullo gay, activistas como León Zuleta, acciones de tutela, sentencias de la Corte Constitucional y documentos de divulgación creados por los primeros movimientos. 

Puede leer también: El top en ventas de la literatura LGBT

También hay piezas artísticas como obras del artista Miguel Ángel Rojas o las donadas por el Museo Q, una iniciativa itinerante que recoge objetos sobre lo queer y la diversidad sexual. Incluso objetos como prendas, zapatos y camisetas de diferentes activistas.

En este grupo, destaca la chaqueta de la promoción que usaba Sergio Urrego, el joven que se suicidó en 2014 luego de ser discriminado en su colegio. 

 Los avances y las luchas pendientes

“Con esos objetos hablamos del origen del movimiento en Colombia, a finales de los años setenta y comienzos de los ochenta”, cuenta Góngora.

Y añade: “También de cómo a partir de la Constitución de 1991 se ha venido acelerando la reivindicación de derechos civiles como la adopción, el cambio de género en la cédula de ciudadanía o la unión de parejas del mismo sexo”.

La revista ‘Ventana Gay’, una de las primeras publicaciones dedicadas a la comunidad LGBTI en Colombia, hace parte de la exposición.

Y es que a simple vista se trata de un avance sin precedentes. Pues hasta hace 50 años la homosexualidad aún era considerada un delito y una enfermedad en el país.

Pero en el fondo, y como se puede ver también en la exposición, aún falta mucho. “Se trata de la velocidad con la que se transforma la cultura: mucho más lenta, porque aún vivimos en un país homofóbico”, explica el curador. 

Le puede interesar: “Pese al acuerdo de paz, no hay condiciones para liderazgos LGBT”: Caribe Afirmativo

Así, hay fotos y documentos que muestran la discriminación, el odio y casos de asesinatos a personas por razones de su diversidad sexual.

Una muestra que va a crecer

La idea del museo es seguir alimentando esta línea curatorial, incluso cuando la exposición termine en noviembre. Especialmente porque en este caso, y aunque tienen objetos de colectivos chocoanos y del Carbie, se trata de una muestra muy enfocada en Bogotá. También por la participación de la FUGA, una entidad distrital.

Por eso, Góngora cree que a futuro toca abrirles un espacio y una voz a los movimientos y activistas de otras regiones del país.

‘Pareja lesbiana 2’ (2015), obra de Jorge Alonso Zapata que hace parte de la muestra en el Museo Nacional.

Como le dijo a Diario Criterio: “el museo tiene la misión de construir un espacio de diálogo en donde quepamos todos, con nuestras diferentes versiones del mundo. Y debe, sobre todo, dar visibilidad a grupos sociales que han sido históricamente discriminados y que no tenían un lugar en la narrativa del país”.  

Este es un primer paso en esa dirección. 

Fotos: Cortesía Museo Nacional

10 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio