“Hay un patrón en los homicidios contra la población LGBTIQ”: Colombia Diversa

Las autoridades y la población LGBTIQ en Medellín están en alerta por los asesinatos de hombres gais en los últimos meses. Desde hace diez años, organizaciones han denunciado la posible sistematicidad en estos casos. ¿Qué está pasando?

Los primeros meses de 2022 han sido especialmente violentos para la población LGBTIQ en Medellín. En total, se han registrado seis asesinatos de hombres gais, de acuerdo con los informes de las autoridades. 

El primero fue el de Osvaldo Botero, un comerciante de 45 años que fue encontrado sin signos vitales en su casa y con evidencias de maltrato en el cuello, el 11 de enero de este año. De acuerdo con sus familiares, de su vivienda desaparecieron objetos de valor.

El segundo fue el de Juan David López, de 31 años, quien fue hallado la mañana del 28 de enero, también en su casa y con una bolsa en la cabeza. 

Unos días después, el cuerpo de Gustavo Arango, de 52 años, fue encontrado en un hotel del centro de la ciudad, con varias heridas traumáticas. Así mismo, el 15 de febrero, hallaron a Sahmir Javier González, de 38 años de edad, en su casa, en el barrio La Castellana, atado de pies y manos. 

A mediados de marzo, las autoridades encontraron el cuerpo de Juan Danilo Bedoya Román en su casa, al oriente de la ciudad, con escasa ropa y atado de pies y manos. Juan Danilo, de 30 años, llegó a su residencia a eso de la una de la madrugada, acompañado de dos personas que, tras unos minutos, abandonaron el lugar y huyeron en un vehículo, según reportaron medios locales

Y el caso más reciente ocurrió el pasado jueves 31 de marzo, en el centro de la ciudad. Allí, en el hotel Nuevo Milenio, fue hallado el cuerpo de Hernán Macías López, un joven de 28 años a quien ataron y dejaron en la bañera de uno de los cuartos. 

“En horas de la mañana nos encontramos con la persona asesinada, no presenta signos de violencia, al parecer fue por asfixia mecánica”, detalló en su momento el brigadier general Javier Josué Martín Gámez, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Las autoridades ya están investigando y recopilando pruebas de estos. El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por su parte, decidió aumentar la recompensa de 40 a 80 millones para quienes den información de los responsables de los crímenes.

El mandatario también anunció que se vigilarán los lugares donde se están presentando los casos y que se hará un trabajo de investigación junto con Grindr, la aplicación de citas que ha sido usada por los asesinos para concretar los encuentros.

Mientras estas investigaciones avanzan, organizaciones defensoras de derechos humanos han alzado su voz para señalar que no se trata de hechos aislados, sino que detrás hay una sistematicidad que viene denunciándose desde hace varios años.

Puede leer: ¿Tiene la justicia colombiana un sesgo contra las parejas LGBTI?

“Hace mucho denunciamos que hay un patrón”

Caribe Afirmativo fue una de las primeras en manifestar que la mayoría de estos casos podrían estar conectados y, en un comunicado, detalló las tres características que tienen en común los tres casos: las víctimas estaban solas en espacios privados sin posibilidad de recibir ayuda, han sido encontradas atadas de manos, “lo cual permite que se ejerza una violencia sin posibilidad de resistencia”, y la asfixia mecánica ha sido el método de asesinato. 

Comunicado Caribe Afirmativo- Violencia LGBTIQ en Medellín
Comunicado Caribe Afirmativo.

A estos datos también se suma la sospechosa presencia de un vehículo y el robo de pertenencias para “desviar la atención de las autoridades”. 

Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, explicó a Diario Criterio que desde hace más de diez años su organización les ha insistido a las autoridades sobre la existencia de un “patrón” en los crímenes contra las personas de esta población. 

“Incluso, un médico de Medicina Legal, por allá desde el año 2014, empezó a ver patrones en los cuerpos que analizaba. Desde entonces nosotros empezamos con esa inquietud de qué pasaba con esas muertes. Empezamos también a conversar con la Fiscalía, con Medicina Legal, con la Policía, para contarles y pedirles un mejor abordaje de los casos”, señaló. 

Le puede interesar: Elecciones del 13 de marzo estrenarán protocolo para evitar la discriminación a las personas trans

Uno de los casos que recuerda es el asesinato del activista Guillermo Garzón, en Bogotá, en noviembre de 2014. Garzón fue encontrado en su vivienda, atado y con marcas de tortura. Tras la investigación, se determinó que el crimen no solo tenía relación con un robo, sino que había sido motivado por la discriminación por su orientación sexual y su rol como defensor de los derechos de su comunidad. 

Hay indicios: en la forma en la que son encontrados, si están vestidos o no, los sitios de su casa donde ocurre el crimen, el móvil que suele asociarse al robo. Les hemos llamado la atención y les hemos dicho que los crímenes podrían estar relacionados con la discriminación o lo que se llama el odio o el prejuicio”, agregó Sánchez.

Parejas LGBTI
La comunidad LGBTIQ lleva años luchando por el respeto de sus derechos.

¿Existe un protocolo para estos casos?

Al parecer, dentro de la Fiscalía se elaboró un protocolo para investigar las muertes violentas contra personas LGBTIQ, según Sánchez. Sin embargo, no ha sido aprobado: “Ha pasado por muchas revisiones y hace más de un año reposa en el escritorio del fiscal general Barbosa esperando la aprobación y firma”. 

El documento ha recibido observaciones de distintas organizaciones, entre las que se encuentra Colombia Diversa. “Lo que está pasando es precisamente un momento para pedirle a la Fiscalía que lo expida, pues es una herramienta útil, una especie de guía de investigación, que le da a la Fiscalía mejores herramientas para investigar e imputar esos delitos por discriminación”, aseguró la directora de la organización.

Recomendado: Las luchas LGBTI en Colombia y las deudas con este movimiento, el tema de una gran exposición

Entre el miedo y la zozobra

A los homicidios también se suman las recientes amenazas que ha recibido la población LGBTIQ en Medellín. Actualmente, está circulando un panfleto que asegura que en la ciudad se está haciendo una limpieza de “cacorros y travestis” y que el próximo acto violento no se desarrollaría en “un hotel”.

Amenaza - lgbtiq
Amenaza contra la población LGBTIQ. Foto: Twitter.

Este documento ha sido ampliamente difundido en redes sociales, acompañado también de otras denuncias. Por ejemplo, un usuario de Twitter contó que a su novio lo abordaron tres hombres a la salida de la Universidad de Antioquia (Udea). El tuit incluye la foto de un chat en el que la víctima cuenta que estos hombres llevaban un arma. “Me dijeron que (…) hay muchos gamines maric** por ahí. Yo les dije que era profesor de la Udea y me dijeron: nosotros no matamos ni robamos profesores de la universidad. Se salvó”.

Lo cierto es que Colombia no ha sido un lugar seguro para la población LGBTIQ. Entre enero de 1993 y abril de 2021, se registraron 1.597 homicidios de personas con orientación sexual e identidad de género diversas. Por su parte, la Defensoría del Pueblo tiene registro de 98 casos ocurridos entre 2020 y 2021. 

Por esto, las organizaciones insisten en la importancia de trabajar en la prevención y la efectividad de la justicia. Si bien se han hecho esfuerzos legales para reconocer los derechos de las personas LGBTIQ, de sus familias y sus parejas, a la hora de ejercerlos se presentan muchas dificultades. “Hay barreras y obstáculos. A pesar de que hay normas o sentencias de la Corte que reconocen sus derechos, se impide el ejercicio pleno de estos. Frente a estos casos no hay una investigación ni sanción adecuada”, dijo Sánchez.

https://twitter.com/judamogue/status/1511406032207155200?t=4mn6Xvl2AgjVNn6HAIBy7w&s=08
Le puede interesar: ‘Yo me llamo’ transfobia: cuando la televisión refleja una realidad cotidiana
Foto de portada: Fundación Iguales 

5 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio