Sanción contra Llaneros cayó sobre los jugadores. ¿Y los técnicos y directivos?

Tras seis meses de investigaciones, de escuchar a los jugadores, testigos y allegar todo tipo de pruebas, la Comisión Disciplinaria de la Dimayor decidió sancionar a cuatro jugadores que aparentemente habrían estado involucrados en el amaño que todo el país vio en el partido entre Llaneros y Unión Magdalena.

Como se recuerda, en los últimos minutos de ese encuentro realizado el 4 de diciembre de 2021 en Villavicencio, los futbolistas de Llaneros decidieron quedarse prácticamente quietos para permitir que los jugadores del Unión anotaran dos goles en el tiempo de reposición, lo que les permitió ganar el partido y ascender a la primera división. El perjudicado fue el equipo Fortaleza. Hasta el presidente Iván Duque denunció lo ocurrido.

Frente a la indignación nacional, la Federación Colombiana de Fútbol, la Dimayor, el Ministerio del Deporte y hasta la Fiscalía General de la Nación anunciaron la apertura de todo tipo de investigaciones para determinar lo ocurrido y sancionar ejemplarmente a todos los responsables.

Al final, la cuerda se rompió por el lado más débil. Según la Comisión Disciplinaria de la Dimayor, cuatro jugadores de Llaneros y el propio club transgredieron el artículo 116 del Código Disciplinario de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), que sanciona “los actos notorios y públicos que atenten contra la dignidad y decoro deportivo”.

En este caso, cuatro jugadores (Manuel Esteban González Lozano, Jorge Duván Mosquera Campaña, Daniel Steven Ramírez Peña y Carlos Arturo Hincapié Jaramillo) fueron suspendidos de toda actividad deportiva y administrativa relacionada con el fútbol por un periodo de siete meses y multa de 16 salarios mínimos.

En cuanto al Club Llaneros y teniendo en cuenta la responsabilidad determinada por la transgresión del artículo 116 del CDU de la FCF, la Comisión Disciplinaria de la Dimayor (se) impuso una sanción consistente en multa equivalente a treinta (30) salarios mínimos legales mensuales vigentes, además de la obligación de adoptar medidas que aseguren la integridad deportiva en el club, desde sus fuerzas básicas hasta sus equipos profesionales, las cuales deberán implementarse en un plazo de seis (6) meses desde de la decisión”.

Le puede interesar: Unión Magdalena vs Llaneros y otros escándalos del fútbol colombiano

Esta sanción, después de seis meses de trabas para que no se avanzara, fue tomada como un gran avance dentro del fútbol, pues deja en claro que desde el punto de vista disciplinaria hubo irregularidades en ese encuentro

De hecho, pese al escándalo, en diciembre pasado la propia Comisión había decidido archivar al caso al establecer que el Unión Magdalena no había tenido ninguna responsabilidad de lo sucedido en la cancha cuando anotó dos goles en el tiempo de reposición para asegurar el ascenso ante la pasividad de los jugadores locales. 

Sin embargo, como el caso ya estaba en la Fifa, la máxima autoridad del fútbol le recomendó a la Federación. y en su defecto a las comisiones que llevaban las investigaciones, sancionar por lo menos desde lo ético o lo disciplinario, tal como finalmente ocurrió, y dejar un precedente de que este tipo acciones antideportivas no pueden quedar impunes.

El juego de la Fiscalía en el caso de Llaneros

Las esperanzas de saber realmente lo que ocurrió están en la Fiscalía General, que mantiene el caso abierto e incluso ha contratado a peritos y asesores internacionales como asesores.

La Fiscalía tiene ya en su poder testimonios de directivos y jugadores, y estaría tratado de determinar qué delitos se pudieron haber cometido.

Una de las líneas de investigación más fuerte se centran en que directivos de Llaneros y Unión Magdalena habrían llegado a un acuerdo, antes del partido, de acuerdo con lo que ocurriera en Villavicencio, pero también en el encuentro entre Fortaleza y Bogotá Fútbol Club.

Según fuentes de la Fiscalía, directivos del Unión y Llaneros habrían enviado más de 110 millones de pesos a los jugadores de Bogotá Fútbol, equipo que ya estaba eliminado, para que se jugaran el partido de sus vidas y le ganaran a Fortaleza, tal y como ocurrió. Esto, porque una victoria de ese equipo dejaba por fuera de toda posibilidad de ascender al Unión o a Llaneros.

La decisión de cuál de los dos equipo iba a ascender presuntamente se definió en la cancha. En el minuto 90, Llaneros necesitaba marcar tres goles más al Unión para ascender. Como no era fácil, directivos habrían dado la orden al equipo técnico y a los jugadores del equipo de los Llanos para que se dejaran ganar y darle así la oportunidad al equipo de Santa Marta de ascender.

Esto explicaría la vergüenza, el horror que todos los espectadores en Colombia y el mundo vieron. Solo ver las grabaciones de lo ocurrido entre a partir del minuto 90 es una evidencia judicial.

Ahora, las dudas están en si este caso quedará solo en una sanción disciplinaria o ética o si la Fiscalía General podrá ir hasta el fondo de lo sucedido.

Lea más en Diario Criterio: Corte Constitucional decidiría sobre la vulneración de derechos fundamentales en el fútbol colombiano

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio