La jugadita que les salió mal a los Char: sin Fico ni Petro

La clase política de Barranquilla y el Atlántico llegó dividida a la segunda vuelta presidencial por cuenta de la familia Char, tal vez la más poderosa de la región.

Si algo han aprendido los clanes políticos y sus maquinarias es cómo jugar y apostar en las elecciones de Colombia. Mientras que en los comicios para el Congreso de la República y las alcaldías se juegan el todo por el todo, en las consultas interpartidistas o en la primera vuelta presidencial hacen el menor esfuerzo y ahorran recursos.

Todo esto con el fin de dejar las puertas abiertas para buscar alianzas con el candidato más opcionado en la segunda vuelta y ofrecerle el poder de las maquinarias para llevarlo a la Casa de Nariño. Eso sí, a cambio de recursos económicos y cuotas de poder.

Acorde a esas lógicas políticas, la familia Char y varios de sus aliados en Barranquilla y Atlántico hicieron algunas apuestas en la primera vuelta, pero, según personas cercanas, esta vez no les fue bien con su estrategia.

Lea también: La encrucijada de las maquinarias para la segunda vuelta

Hace cuatro años, la casa política en cuestión no jugó limpio con las aspiraciones de Germán Vargas Lleras en la primera vuelta, pues no le puso todos los votos, sino que, además, le apostó a Iván Duque y, en menor medida, a Gustavo Petro.

Hace varios meses, la esposa de Petro, Verónica Alcocer, y su primo, Mario Fernández Alcocer, ya habían tendido puentes con los Daes y una parte de sus aliados políticos. El cura Bernardo Hoyos, exalcalde de Barranquilla y muy cercano a la corriente del M-19 y el petrismo, fue uno de los que ayudó a sellar un acuerdo con el Pacto Histórico.

Una vez conocidos los resultados en los que el candidato del Centro Democrático salió vencedor, los Char le ofrecieron toda su capacidad electoral, lograron una victoria política y se consolidaron como una de las familias del Caribe más influyentes durante los siguientes cuatro años de gobierno.

La decisión
Para estas elecciones presidenciales, según un asesor de la campaña, el clan puso en marcha la misma estrategia. Por un lado, empresarios y aliados de los Char se la jugaron por la candidatura de Gustavo Petro, mientras que ellos apoyaron —no con toda su fuerza— la de Federico Gutiérrez, pensando que pasaría a la segunda vuelta y podrían negociar. Sin embargo, como les pasó a muchos, no contaban con que en el camino se les atravesara el ingeniero Rodolfo Hernández, a quien conocían muy poco.

Recomendado: Petróleo, gas y carbón enfrentan a Petro y Hernández. ¿Es posible acelerar la transición energética en Colombia?

Hasta entonces, parecía que la clase política de Barranquilla y el Atlántico se iría dividida a la segunda vuelta, apostando a los dos contendores; y el petrismo entraría a disputar el poder en Barranquilla con un candidato a la alcaldía como Armando Benedetti.

No obstante, este sábado, a menos de un día de las elecciones, el ex precandidato presidencial Álex Char hizo público, en su cuenta de Twitter, su apoyo hacia el candidato por la Liga de Gobernantes Anticorrupción:

Es de resaltar que Hernández marcó distancia con los Char hace algunos años. El 26 de febrero de 2020, en el programa Hable con el ingeniero —el espacio en vivo que transmitía en sus redes sociales— dijo que los Char eran una familia que tenía “embobada” a Barranquilla con el Junior y el fútbol. “Compran [a] los jugadores, compran hasta el partido. Es un contentillo, una farsa”, agregó. También aseguró que el senador Arturo Char era el “jefe de la gavilla” y uno de los “beneficiarios de la compra de votos”.


Siga con: ¿Por qué revivió la polémica en torno al software de la Registraduría que contará los votos?

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio