Los estragos de la violencia: van más de 50.000 desplazados y confinados en 2021

Las cifras reveladas en el informe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) muestran la difícil situación de las comunidades en Colombia. Por lo menos 29.252 víctimas de desplazamiento masivo, 27.025 personas confinadas y 65 víctimas de artefactos explosivos se han reportado entre enero y mayo.

El 2020 fue un año violento en el que los grupos armados aumentaron su control territorial en medio de la pandemia. Este año las cifras demuestran que el panorama está lejos de mejorar.

De acuerdo con el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), 46 masacres se han presentado en seis meses, otro dato que pone sobre la mesa la violencia en las regiones del país. Los asesinatos, amenazas y enfrentamientos entre grupos armados obligan a las personas a huir de sus territorios o a permanecer encerrados en sus casas, dos fenómenos que agobian a miles de colombianos, en su mayoría de zonas rurales, miembros de comunidades indígenas y afro.

Aumentaron un 101 % las víctimas de desplazamiento

Los más de 29.200 desplazados suponen que se duplicó la cifra respecto al mismo periodo de 2020, en total se presentaron 15 eventos más que el año pasado. Lo más preocupante es que 23.837 colombianos que salieron de sus territorios no han podido regresar porque no cuentan con garantías de seguridad. (Aquí puede consultar el informe)

Tomado de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA)

Las amenazas de grupos armados desencadenaron más de la mitad de los desplazamientos masivos, el 63 por ciento. Los enfrentamientos por el control territorial y de las economías ilegales produjeron el 17 por ciento de los casos y el porcentaje restante es el resultado de ataques contra civiles, atentados, homicidios, hostigamientos. Al analizar los registros que se tienen de edad y género, la mayoría de las víctimas son niños y niñas.

Puede leer: Jalón de orejas de la ONU a Colombia para que proteja a líderes sociales y excombatientes

La situación más crítica se presenta en los departamentos de la región Pacífica y del noroccidente del país, que concentran el 81 por ciento de los afectados: Nariño, Antioquia y Cauca ocupan los primeros lugares, seguidos por Valle del Cauca. Las zonas rurales, resguardos indígenas y de afrocolombianos son los lugares en los que más se desencadenaron desplazamientos.

Tomado de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA)

Otro dato importante es que los ataques contra la población civil crecieron un 54 por ciento en La Guajira, Cesar, Arauca, Meta, Guaviare y Caquetá. En este periodo también hubo en todo el país un aumento en homicidios (161 por ciento) y heridas a civiles (70 por ciento).

Más de 27.000 víctimas de confinamiento, Chocó en crisis

En todo el país por lo menos 27.000 personas se confinaron entre enero y mayo de este año, de estas, más de 17.500 siguen encerradas con restricciones de acceso a bienes o servicios. Las amenazas de grupos armados y los enfrentamientos que dejan en medio del fuego cruzado a la población generaron el 44 por ciento de los 25 casos.

Tomado de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA)

Por amenazas de grupos armados, enfrentamientos y minas antipersonal, en Chocó 15.800 personas quedaron confinadas, un aumento del 58 por ciento. Llaman la atención los confinamientos de gran magnitud en Alto Baudó y Bojayá. Antioquia, Nariño, Cauca, Valle del Cauca, Córdoba y Putumayo son los otros departamentos con víctimas de este hecho.

El 25 por ciento de los afectados son afrocolombianos y el 65 por ciento son indígenas.

También le puede interesar: El peligroso rearme del paramilitarismo en Córdoba

Sin embargo, la OCHA advierte que muchos de los casos se reportaron y confirmaron de manera tardía, por las restricciones de acceso, la instalación de minas antipersonal y los bloqueos en el marco del paro nacional. Asimismo, las restricciones al acceso humanitario de las organizaciones, aumentaron un 17 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado, pero en mayo el aumento fue del 267 por ciento, por los bloqueos de vías y riesgos de seguridad “que obligaron la cancelación de actividades y misiones humanitarias en respuesta a emergencias”.

Las 65 víctimas de minas antipersonal y municiones sin explotar

La OCHA manifestó preocupación porque en Colombia la mayoría de las víctimas de minas antipersonal y municiones sin explotar son civiles, el 60 por ciento de las registradas este año y reconocidas por Descontamina. Pero esta cifra no representa la totalidad de casos, por las dificultades que se encuentran las comunidades a la hora de denunciar.

Norte de Santander con 15 víctimas y Nariño con 12 son los departamentos que concentran el mayor número de afectados. Valle del Cauca y Nariño presentan 10 víctimas de municiones sin explotar —artefactos quedan en los territorios tras enfrentamientos y combates— incluido un menor de edad.

Tomado de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA)

La organización alertó la instalación de nuevas minas antipersonal no solamente para proteger cultivos de uso ilícito, sino también en territorios en donde hay operaciones militares, incluidos lugares cercanos a las comunidades. Incluso, hay reportes de artefactos explosivos encontrados en caminos hacia escuelas.

Este año, el 20 por ciento de las víctimas de minas y municiones son niños en Valle del Cauca, Nariño, Chocó, Antioquia y Norte de Santander, un total de 13.

Tomado de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA)

Finalmente, el informe señala que este año hubo un aumento del 68 por ciento en los ataques contra la infraestructura militar y policial por parte de grupos armados que utilizan artefactos explosivos, pero en el reporte de Descontamina no se incluyen las víctimas de artefactos improvisados.

Puede leer: Las bandas y organizaciones criminales que asechan a Bogotá y Cundinamarca

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio