Los Simpson: más que una simple serie de televisión

Para bien o para mal y más allá de los gustos y disgustos, Los Simpson se ha convertido en un importante referente de la cultura pop, inclusive, en círculos universitarios e intelectuales.

Con 33 temporadas, otra confirmada, y más de 700 capítulos a cuestas, Los Simpson se convirtió en uno de los fenómenos de la cultura pop occidental más importantes del final del milenio. En sus 32 años de vida, la serie, creada por Matt Groening, ha ganado más de 200 premios (entre ellos 33 Emmy), obtenido una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y diversos reconocimientos como una de las mejores series de humor del siglo XX. Así mismo, tiene su propia atracción temática en Universal Orlando Resort y su día que se celebra cada 19 de abril.

Además, Los Simpson se ha ganado la fama de tener el don de la adivinación. En los últimos años, los fanáticos han señalado que la serie ha predicho algunos hechos históricos como la presidencia de Donald Trump 15 años antes de que sucediera.

Le recomendamos: Propongo algo: bajémosle al ritmo de ver series

Si bien su audiencia ha decaído en los últimos años y muchos críticos afirman que la familia amarilla ya no es ni la sombra de las diez primeras temporadas, la serie todavía es una máquina de hacer dinero y muy influyente en el jet set estadounidense. En estas tres décadas, más de 700 celebridades han prestado sus voces para aparecer en la serie, entre las que se encuentran Mick Jagger, Keith Richards, Elvis Costello, Lenny Kravitz y Tom Petty (capítulo ‘Como pasé mis vacaciones de verano’), U2 (‘Basura de titanes), Lady Gaga (‘Lisa está Gaga’) y muchas más.

Fuera de Estados Unidos

El éxito de la familia que vive en Springfield cruzó las fronteras estadounidenses. Ha sido traducida a cerca de 20 idiomas y emitida en más de 60 países. En América Latina se empezó a transmitir en 1991 y la versión doblada en México es extremadamente popular pese a que hay pocas menciones a los países de la región o a su idiosincrasia.

Fama debida a que Los Simpson retrata situaciones casi universales; por ejemplo, la corrupción política encarnada en el alcalde Diamante (Joe Quimby) y a que su traducción al español incorpora ciertos usos de la cultura latinoamericana. Incluso, el actor de doblaje mexicano Humberto Vélez es toda una celebridad por prestar su voz a Homero.

Así, no es extraño que la generación de latinos que rondan entre los 30 y 45 años sean, en su mayoría, fans de Los Simpson. Es común encontrar personas que se saben diálogos completos de episodios o que la familia amarilla sea el eje de conversaciones, sin olvidar que la serie es una rica cantera de memes paródicos sobre la realidad latinoamericana.  

Los Simpson’ a la colombiana

En los últimos días, en Colombia, Los Simpson se volvió tendencia. Primero, porque en un debate de precandidatos a la Presidencia, organizado por la revista Semana, el senador David Barguil sacó una foto del señor Burns y dijo: “¿Saben a quién se parece Rodolfo Hernández? Al señor Burns, a ese empresario truculento de ‘Los Simpson’ que quería también hacer política y quería ser el gobernador de su estado y que tenía unas historias oscuras atrás”.

El senador, de 40 años, hacía referencia al cuarto episodio de la segunda temporada de Los Simpson titulado ‘Dos coches en cada garaje y tres ojos en cada pez’ en el que el señor Burns se lanza a la gobernación con el fin de encubrir los daños ambientales que su planta de energía nuclear le estaba ocasionando a Springfield. Aspiración que se frustra porque no pudo comerse un trozo de un pez mutante con tres ojos frente a las cámaras de los periodistas.

Los Simpson. Pez mutante por el que el señor Burns pierde las elecciones.
Pez mutante por el que el señor Burns pierde las elecciones.

Días después de lo dicho por Barguil, la escritora Carolina Sanín escribió en su Twitter: “Imagínense ser alguien tan pobre de espíritu, tan vaciado, que, para expresarse, usa memes de los Simpson. Hay gente muy en el fondo de la olla. ¿Hay que ayudarlos? ¿A qué? ¿A que sean más reales? ¿O es arrogante e ingenua cualquier actitud que no sea el más límpido desdén?”. El comentario causó la furia de los fanáticos de Los Simpson, que inundaron Twitter con memes en los que se relacionan momentos o diálogos de la serie con ella.

Sanín no se quedó quieta y respondió las críticas con una seguidilla de trinos en los que no solo ratifica la pobreza mental de los que se expresan con los memes de Los Simpson, sino que los caracteriza como entes infantilizados, homogeneizados, frustrados y consumidores desaforados de gestos y conceptos.

Los Simpson’: fenómeno de masas

El análisis de Sanín en torno a los memes de Los Simpson se podría incluir en el campo de las ciencias sociales que tratan de establecer una relación entre producción cultural y alienación de los ciudadanos o las masas que se da en las sociedades capitalistas. Un tema que está en el centro de los análisis de la filosofía de izquierda, desde Karl Marx hasta Félix Guattari, por nombrar algunos.

Pero, ¿será que Los Simpson es una serie para dominar u homogeneizar a los individuos pobres de espíritu, o, por el contrario, que tras su éxito existe un fenómeno mucho más complejo que la convierte en un producto cultural representativo de una época?

Desde que Los Simpson obtuvo fama, la academia se ha devanado los sesos para explicar su éxito. Y diversos investigadores, desde la semiótica, la lingüística, el psicoanálisis, la teoría de medios de comunicación, han dado sus conclusiones al respecto. El carácter satírico de la serie, el lenguaje basado en los estereotipos de sus personajes, las situaciones relatadas que se identifican con la cotidianidad de las personas son unas de las tantas explicaciones que se dan para comprender el fenómeno de Los Simpson.  

Los Simpson’ y la intelectualidad

Pero aún hay más. La familia amarilla ha ingresado con éxito en las ligas de la alta cultura, por lo menos en Estados Unidos. La serie ha hecho parte de programas universitarios para explicar filosofía y sociología, como el que se dicta en la Universidad de Glasgow con el título de ¡D’oh! The Simpsons Introduce Philosophy. En Colombia, la Universidad del Rosario ofreció en 2019 un curso llamado La religión según Los Simpson.

Le recomendamos: ‘Lokillo’, el humorista colombiano que derrotó en Netflix a ‘El juego del calamar’

De hecho, Los Simpson también hace una parodia de su uso en los campus universitarios. En el capítulo Niña pequeña en gran liga (capítulo 20, temporada 13), Lisa asiste a la universidad. Allí, va a una clase de antropología llamada Análisis pasivo de la iconografía, en la que se analizan las caricaturas de Tomy & Daly (parodia de Tom & Jerry). Luego de proyectar uno de los capítulos en el que el ratón (Daly) convierte en mantequilla al gato (Tommy), el profesor pregunta: “¿Qué significa esta caricatura?”. Y una estudiante responde: “Muestra cómo la explotación de nuestros recursos naturales ha puesto a nuestros campesinos a pelearse”. La escena, se podría decir, es una burla al lenguaje especializado que se utiliza en las universidades.

Los Simpson y la filosofía

La familia amarilla también ha hecho parte de discusiones filosóficas. Producto de una de ellas nació el libro Los Simpson y la filosofía, una compilación hecha por el filósofo William Irwin Thompson en 1999 que recoge 18 ensayos de distintos autores.

Para que no quede ninguna duda de la importancia cultural de Los Simpson, Thompson escribe en el prólogo: “La serie es lo bastante profunda e inteligente para garantizar cierto nivel de discusión filosófica, y al tratarse de un programa popular, resulta útil como vehículo para explorar una variedad de cuestiones filosóficas en favor de un público no especializado”.

Quizás allí radique la fuerza de Los Simpson: una serie que, lejos de ser un producto que homogeniza espíritus, se ha convertido en un importante vehículo comunicativo para explicar situaciones de la vida cotidiana (como sucede en los memes) o para exponer temas densos intelectualmente.

3 Comentarios

  1. Es una serie muy especial que ha causado controversias pero no se puede negar que divierte y que cualquier parecido con la realidad……………

  2. Lo más preocupante de Carolina Sanín no son las incoherencias que dice, sino el ejército de fans que tiene, totalmente convencido, de que todo lo que dice es sagrado. Como cuando habló del feminismo en el Reguetón y sus seguidores le creyeron toda esa mentira.

Deja un comentario

Diario Criterio