La Marilyn de Andy Warhol y las otras obras de arte más caras de la historia

Esta semana, la casa de subastas Christie’s vendió ‘Shot Sage Blue Marilyn’, de Andy Warhol, en 195 millones de dólares, convirtiéndola en la segunda obra de arte más cara jamas vendida en una subasta en la historia.

Andy Warhol comenzó a pintar a Marilyn Monroe en 1962 (el mismo año en el que la famosa actriz de Hollywood murió) y pronto la convirtió en su musa y en un símbolo del Pop Art. Marilyn no solo era una actriz masivamente adorada y conocida en todo el mundo, sino que representaba todo lo que ansiaba el propio Warhol: fama, belleza, glamur y tragedia.

Ambos conceptos (el arte pop y la propia Marilyn) convergieron con tanto éxito que hoy las muchas imágenes de la actriz con diferentes fondos y colores hechas por el artista estadounidense hacen parte de la historia reciente del arte y son tan importante para muchos expertos como obras más clásicas, tipo La Mona Lisa, de Leonardo Da Vinci, o El nacimiento de Venus, de Botticelli.

Puede interesarle: Ai Weiwei, uno de los artistas contemporáneos más reconocidos, llega a Colombia con ‘El Banquete del Emperador’

Por eso, no es extraño que una de esas imágenes de Marilyn Monroe con fondo azul (una serigrafía llamada Shot Sage Blue Marilyn, hecha en 1964) se haya convertido en la segunda obra de arte más cara de la historia en ser subastada, luego de que la casa Christie’s la vendiera este lunes por 195 millones de dólares. Una cifra que le alcanzó para convertirse en la obra del siglo XX y en la obra estadounidense más cara de toda la historia.

Shot Sage Blue Marilyn
‘Shot Sage Blue Marilyn’ fue vendida esta semana por 195 millones de dólares en una subasta.

Se trata de una obra icónica. Más allá de ser una de las muchas representaciones de Marilyn que hizo Warhol (basadas en una foto promocional de la película Niagara, de 1953), hace parte de un grupo de cuatro pinturas que fueron atravesadas por una bala cuando estaban en el taller del estadounidense y su amiga Dorothy Podber le preguntó si podía dispararles. Él pensó que se refería a tomarles fotos y le dijo que sí, pero ella sacó un arma y les disparó (por eso el título de Shot). Las obras luego fueron finalizadas y restauradas.

De esa misma serie, de hecho, hay cinco serigrafías (una de ellas no fue impactada por las balas) de diferentes colores: rojo, naranja, azul, azul más ligero y turquesa. La que fue vendida por 195 millones de dólares (la azul) perteneció a varios galeristas y coleccionistas de alto perfil, hasta que llegó a las manos del marchante de arte suizo Thomas Ammann, quien murió en 1993. La subasta se dio gracias a la Fundación Thomas y Doris Ammann, que utilizará las ganancias para financiar programas de salud y educación para los niños.

Puede interesarle: Homenajes y memoria: cinco exposiciones para visitar durante abril y mayo

Diario Criterio recuerda las otras obras que han alcanzado precios históricos en las subastas a lo largo de la historia.

‘Salvator Mundi’, Leonardo Da Vinci: 450 millones de dólares (subasta)

Salvator Mundi
Salvator Mundi

Esta obra aún causa polémica. Para muchos se trata de la original de Leonardo Da Vinci que desapareció entre 1763 y 1900, pero para otros eso no está tan claro y se podría tratar, más bien, del trabajo de uno de sus discípulos. Sea como sea, en 2017 fue vendida por 450 millones de dólares en una subasta en Christie’s a un miembro de la familia real de Arabia Saudita.

‘Interchange, Willem de Kooning’: 300 millones de dólares (transacción privada)

Interchange Willem de Kooning
Interchange Willem de Kooning

Esta obra del expresionista abstracto alemán, pintada originalmente en 1955, fue vendida en una transacción privada de 2015 por 300 millones de dólares (ajustado a hoy, serían unos 356 millones). Su dueño actual, el multimillonario Kenneth C Griffin, autorizó que la exhibieran en el Instituto de Arte de Chicago.

‘Los jugadores de cartas’, Paul Cézanne: 250 millones de dólares (transacción privada)

Los jugadores de cartas

Paul Cézanne pintó varios jugadores de cartas a lo largo de su vida. Muchos están en museos como el Orsay, de París, pero esta hacía parte de una colección privada. Hasta que en 2011, la familia real de Catar decidió pagar 210 millones de dólares por ella (hoy serían 310 millones), convirtiéndola en ese momento en la obra más cara de la historia.

Le puede interesar: El ‘boom’ (económico) de las artistas

‘Nafea Faa Ipoipo’, Paul Gauguin: 210 millones de dólares (transacción privada)

Cuándo te casas

Esta pintura, de 1892, también fue comprada en una transacción privada de 2014 por 210 millones de dólares (hoy serían 240 millones), al parecer por la familia real de Catar. Es una ilustración, traducida como “¿Cuándo te casas?”, que muestra la escena de una novela muy popular a finales del siglo XIX: El matrimonio de Loti, de Pierre Loti.

‘Número 17A’, Jackson Pollock: 200 millones de dólares (transacción privada)

17A

Cuando Kenneth C Griffin compró Interchange, de Willem de Kooning (la segunda obra de este listado) en 2015, incluyó en la transacción esta obra del artista impresionista por 200 millones de dólares (hoy estaría en 229 millones). Al igual que la obra de Kooning, está expuesta en el Instituto de Arte de Chicago.

3 Comentarios

  1. Unas obras icónicas hermosas y muyyyy costosas
    A quien le apasiona el arte que somos muchos y puede hacer este tipo de inversión que son pocos que bién

Deja un comentario

Diario Criterio