Por qué Mariúpol es fundamental para la ofensiva rusa en Ucrania

En los últimos días, los ataques de Rusia en Ucrania se han centrado sobre todo en el este y el sur del país. En esa región, la conquista de la ciudad portuaria de Mariúpol supondría una importante victoria para Moscú.

Puede leer: El difícil camino para catalogar los crímenes de guerra en Ucrania

Mariúpol, objetivo de Rusia

Con 440.000 habitantes antes de la guerra, la vasta zona industrial de Mariúpol, cerca del mar de Azov, representa el último obstáculo para garantizar el control de Rusia en la franja marítima que va desde los territorios separatistas prorrusos del Donbás hasta la península de Crimea, anexionada por Moscú en 2014.

Las fuerzas rusas y sus aliados separatistas de Donetsk impusieron y estrecharon poco a poco su asedio. Actualmente, el Kremlin asegura que controla casi toda la ciudad. Sin embargo, Denys Shmygal, primer ministro ucraniano, en negó durante una entrevista con ABC que fuera así.

Vista aérea de edificios en llamas al oeste de Mariúpol el 9 de abril de 2022. Foto: Maxar Technologies / AFP
Vista aérea de edificios en llamas al oeste de Mariúpol el 9 de abril de 2022. Foto: Maxar Technologies / AFP

Desde el 12 de abril el conflicto en Mariúpol ha escalado dramáticamente. El 11 de abril, el ejército ucraniano anunció que se preparaba para “una última batalla” en esa ciudad del sudeste ucraniano.

La 36ª Brigada de la Marina de Ucrania publicó que “nuestros soldados están rodeados y, a pesar de todo, siguen defendiéndose“, concluyendo que el asedio ruso “implica la muerte para algunos de nosotros y el cautiverio para otros“.

Las víctimas en Mariúpol

El balance global de víctimas se desconoce, pero es elevado. Las autoridades ucranianas aseguran que los combates en Mariúpol ha dejado, al menos, entre 20.000 y 22.000 muertos.

Uno de los símbolos de la devastación en Mariúpol es su teatro, en cuyo sótano se habían refugiado cientos de personas y que fue destruido tras un bombardeo el 16 de marzo. Kiev acusa a Moscú de bombardear el lugar deliberadamente. Los rusos aseguran que los ucranianos usaban civiles como escudos humanos.

Una mujer carga a su hijo cerca de tropas rusas dentro de Mariúpol. Foto: AFP
Una mujer carga a su hijo cerca de tropas rusas dentro de Mariúpol. Foto: AFP

El pasado domingo, Rusia pidió a las fuerzas ucranianas deponer las armas en Mariúpol. El ultimátum de Moscú expiró, y todavía se mantienen soldados ucranianos atrincherados en un enorme complejo metalúrgico.

Para contener el avance ruso en Mariúpol, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski cree que solo hay “dos opciones“: el suministro desde los países occidentales de “todas las armas necesarias” para romper el largo asedio de la ciudad o “la vía de la negociación“, en la que “el rol de los aliados debe ser igualmente decisivo“.

Las negociaciones con Rusia

En cuanto a las negociaciones, Zelenski asegura que “la eliminación de nuestros militares, de nuestros hombres [en Mariúpol] pondrá fin a cualquier negociación” de paz entre Rusia y Ucrania. En una entrevista con la página web Ukraïnska Pravda, declaró que, “para ser honesto, no tenemos ninguna confianza en las negociaciones sobre Mariúpol“.

Las negociaciones están en punto muerto desde hace varios días. Son “extremadamente difíciles“, según dijo el martes un consejero de la presidencia ucraniana, Mykhailo Podoliak. El presidente ruso, Vladimir Putin, acusó por su parte a los negociadores ucranianos de “falta de coherencia“.

Puede leer: Ancianos, los grandes olvidados de la guerra en Ucrania

Hace poco, Zelenski afirmó querer un tratado de paz con Moscú que consista en “dos documentos separados“. “Uno de ellos se referirá a las garantías de seguridad para Ucrania, el otro (se referirá) directamente a sus relaciones con Rusia“.

En este primer documento, la seguridad de Ucrania estaría garantizada por algunos países “que han mostrado” su interés, como “el Reino Unido, Estados Unidos, Italia y Turquía“.

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio