“Queremos invitar a conversar a quienes estigmatizan la minga, para construir juntos una mejor Colombia”

La minga indígena se movilizará a Cali el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos. El anuncio generó inconformidad en algunos ciudadanos. Conozca aquí qué dicen quienes se oponen a esta jornada y qué opinan los líderes indígenas al respecto.

La guerra en las regiones se recrudece. Así lo hicieron saber, una vez más, los indígenas del Cauca a través de un comunicado en el que también anunciaron una nueva movilización hacia diferentes zonas del país, incluida la ciudad de Cali, el próximo 10 de diciembre. 

Con este desplazamiento, sus miembros esperan denunciar que el conflicto les está arrebatando a los más jóvenes, quienes están “cayendo en la ruin cadena de los cultivos de uso ilícitos como una alternativa de vida”, según describió Carmen Gembuel, consejera mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric).

Varias organizaciones sociales ya habían llamado la atención sobre este hecho, que es especialmente preocupante en Argelia, donde se presentan continuos choques entre el ELN y las disidencias de las Farc. De hecho, la mayora Gembuel aseguró que en esta zona del país, “se cuentan por decenas los indígenas reclutados por los grupos armados ilegales”.

Según manifestó, esto se da porque los más jóvenes de las comunidades han dejado de estudiar “atraídos por el tema para convertirse en carne de cañón en la guerra que se ha tomado el Cauca”. Esta realidad que, ya de por sí es dolorosa, empeora cuando las familias indígenas viajan a este municipio a reclamar los cuerpos de los jóvenes que “salieron falsamente ilusionados y fueron masacrados, evidenciando que están atentando contra la vida y la armonía colectiva”, dijo. 

Puede leer: “Detengan el etnocidio”: el desesperado llamado de los pueblos indígenas frente a la nueva ola de violencia

Lo que significa para la comunidad indígena

La líder indígena Aida Quilcué explicó a Diario Criterio que esta jornada es de suma importancia para la comunidad indígena puesto que esos asesinatos “siguen siendo selectivos, para la juventud, los niños, los líderes sociales y las autoridades indígenas. Sobre todo en los últimos meses del año”. 

Jorge Eliecer Sánchez, coordinador político del CRIC explicó que la violencia también es preocupante para las mujeres. “Están reclutando a nuestros niños y jóvenes. Y también nos están matando a nuestras compañeras, como fue el caso de la autoridad nasa Sandra Peña y de la líder indígena Cristina Bautista”, dijo a Diario Criterio.

Sánchez indicó que se movilizarán a Cali porque ha sido una ciudad que ha defendido el tejido social. “Cali le dijo al mundo que no solamente es la capital de la salsa, sino que tiene un contenido de resistencia”, manifestó. 

Por su parte, Quilcué, quien fue consejera del Cric, indicó que otro de los motivos para arribar a la capital del Valle del Cauca es que “están asesinando a los jóvenes que generaron y avanzaron en el proceso del estallido social. Hoy también en las grandes ciudades los están matando y judicializando. Esa es una forma de resquebrajar los procesos sociales del país”.

De igual manera, la minga espera exigir el cumplimiento del Acuerdo de Paz, para que se respeten la vida y el territorio, y se garantice la “pervivencia de los pueblos originarios”. 

Según explicó Sánchez, las movilizaciones empezarán el 8 de diciembre desde Argelia. El 9 esperan encontrarse con otras comunidades y desplazarse hacia Jamundí. Finalmente, el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, llegarán a Cali. “Esta es una movilización pacífica porque consideramos que el ánimo no es seguir enfrentándonos. Lo que queremos es decirle al país que podemos encontrar salidas frente a las problemáticas que están atentando contra los derechos humanos”, aseguró.

Le puede interesar: Argelia: la crisis humanitaria que ha sido invisible para todo un país

Un anuncio que desató enfrentamientos en Cali

Con la llegada inminente de la minga a la capital vallecaucana, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, anunció el manejo de un protocolo con el Ministerio Público, la Secretaría de Paz, la Personería, la Defensoría del Pueblo y los cascos azules. 

“Con respeto siempre y constituyendo un protocolo de llegada al territorio, la minga, como colombianos, puede transitar por cualquier parte del territorio”, dijo Ospina. 

El alcalde también se refirió a la movilidad de la ciudad durante los días en los que la minga haga presencia. “Debe haber un plan de movilidad para saber cuáles pueden ser las distorsiones que puede traer”, expresó. 

Este anuncio, sin embargo, no fue bien visto por algunos políticos. Uno de ellos fue el senador Gabriel Velasco, quien escribió en su cuenta de Twitter que Ospina no podía permitir que “se tomen nuevamente la ciudad, necesitamos recuperar el orden y la autoridad, por favor actúe”, dijo. 

A este se unió el representante a la Cámara Christian Garcés, quien pidió a Ospina, también a través de Twitter,  atender el llamado del senador Velasco y de “todos los caleños que estamos pidiendo acciones preventivas para evitar que el @CRIC_Cauca vuelva a suplantar la autoridad en Cali”.

Las reacciones vienen después de lo sucedido el 9 mayo de este año, cuando varios mingueros arribaron a la ciudad, uno de los epicentros de las protestas. Sobre lo sucedido aquella vez hay diferentes versiones. En medio de las movilizaciones del paro nacional, los miembros de la minga denunciaron que fueron atacados por personas presuntamente apoyadas por la Policía, mientras que las autoridades acusaron a la comunidad indígena de disparar en zonas residenciales. 

Para intentar comprender lo sucedido, diferentes medios se han aventurado a reconstruir los hechos. Cuestión Pública, un medio independiente de investigación, realizó este trabajo a partir de la geolocalización, los videos en redes sociales y diferentes testimonios. Con esta información, sobre el tiroteo en el que resultaron heridos una docena de indígenas, el medio determinó que “la antesala del tiroteo fue la retención, en la Avenida Cañasgordas, de un consejero mayor de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin), por más de una hora y media”. 

Así mismo, el medio afirmó que en el tiroteo “un grupo de civiles armados bloquearon la vía con camionetas de lujo y dispararon contra los mingueros”. Por otro lado, el medio aseguró que “los mingueros entraron a la fuerza” a un condominio, al parecer luego de que ellos “persiguieran a un vehículo desde donde les habrían disparado”. 

Estos hechos aún son materia de investigación. 

Recomendado: Indígenas claman ante la COP26 por mantener vivo el 80 por ciento de la Amazonia

¿Por qué esta actitud hacia la minga?

Hace dos días, un grupo de ciudadanos, quienes al parecer son residentes en Ciudad Jardín, al sur de Cali, se manifestaron en contra del ingreso de la minga a la ciudad. En uno de los videos compartidos en redes sociales, una mujer aseguró que, “Cali no está dispuesta a soportar eso una segunda vez (… ) Una miserableza provocada por este alcalde guerrillero”. 

Este tipo de narrativa, no obstante, no es nueva. Por ejemplo, en el marco del paro nacional, cierta parte de la población manifestó que la minga era responsable del vandalismo durante las manifestaciones. Este mismo sector también los relacionó con el narcotráfico y los grupos armados.

El medio Rutas del Conflicto, en alianza con Colombiacheck, escribió un artículo en el que manifiesta que, en ese entonces, la instalación de aquellas ideas fue el resultado de una serie de desinformaciones que circularon en el país, durante por lo menos dos semanas. 

Si bien también circularon falsedades y discursos a favor de la protesta indígena contra la Policía, Colombiacheck encontró “un patrón claro de estigmatización en por lo menos 14 chequeos sobre memes, videos u otros productos virales o pronunciamientos de figuras públicas que tenían como trasfondo la idea de vincular a la minga y a los indígenas con el narcotráfico y grupos armados ilegales”. 

Un ejemplo de esto fue la recirculación de una fotografía que correspondía a 2012, cuando la guardia indígena desmanteló una caleta de las Farc. 

Desinformación Guardia Indígena
En la imagen, la publicación con información falsa. Fuente: Rutas del Conflicto.

La líder Aida se refirió a este tipo de manifestaciones y dijo que ellos “no son terroristas, ni delincuentes, ni guerrilleros. Lo que queremos es que se respete la vida en el suroccidente y en el resto del país. Así como ellos tienen el derecho a vivir, a no ser señalados, nosotros también”, aseguró. 

Por su parte, Sánchez manifestó que los caleños que tienen este tipo de expresiones son una minoría. “Nosotros consideramos que en Cali hay mucha gente que le apuesta a poder juntarnos y buscar salidas. Hay unos que le apuestan a la guerra, pero esos son muy pocos. Nosotros queremos invitar a conversar a quienes estigmatizan la minga, para construir juntos una mejor Colombia”, dijo.

También puede leer: César Pachón denuncia que ataque a la minga fue una “emboscada planificada”

3 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio