La crisis por migrantes en Necoclí empieza a resolverse

De los 22.000 migrantes que llegó a tener Necoclí ahora solo quedan unos 400, según Migración Colombia. Al parecer, la decisión del gobierno de Joe Biden de restringir la entrada de haitianos a Estados Unidos influyó en esta reducción.

La crisis que afrontaba Necoclí, Antioquia, por el represamiento de migrantes que buscaban llegar a Estados Unidos fue superada, según le dijo a Diario Criterio Lucas Gómez, gerente de Fronteras.

Este municipio del Urabá antioqueño llegó a tener unos 22.000 migrantes –en su mayoría haitianos y africanos–, pero ahora solo quedan unos 400, aseguró Gómez.

Se trata de un gran alivio para Necoclí, que tiene unos 70.000 habitantes y un potencial turístico que ha buscado aprovechar para potenciar la economía local y regional. La llegada de migrantes desde el sur del país estaba afectando sobremanera al municipio, principalmente en la generación de residuos y en el uso de servicios de salud.

El gerente de Fronteras explicó que, en relación con septiembre y octubre, en este momento se tiene una situación más llevadera con estas personas, algo que se logró por el trabajo de la “Cancillería de poner el tema como una reflexión regional. Recordemos que hace algunos días hubo una visita del secretario de Estado de Estados Unidos, con quien se tuvo una reunión regional con diferentes cancilleres y eso envió un mensaje muy contundente”.

 A esto, se suma que la cantidad de personas que llegan desde Chile y Brasil ha disminuido. Una situación que se dio a partir del mensaje enviado por la administración de Joe Biden de restringir el ingreso a Estados Unidos de la población haitiana, según Gómez.

Le puede interesar: Se dispara la alerta sanitaria por migrantes en Necoclí

Un líder de Necoclí, que prefirió omitir su nombre, le confirmó a Diario Criterio que, efectivamente, se dio una reducción de migrantes en el municipio. Los que siguen allí son los que no tienen dinero para continuar la ruta o devolverse, los que están enfermos y mujeres que acaban de dar a luz y que deben guardar reposo, añadió.

Además de haitianos, también hay brasileños, venezolanos y ecuatorianos. “Yo creo que la cifra de migrantes que siguen acá estaría entre los 400 y 600”, precisó el líder.

Controles desde julio

La crisis que se desató en Necoclí por la cantidad de migrantes que se represaron tuvo su alerta máxima a finales de julio. Para esa fecha se calculaban en 15.000 los extranjeros que buscaban llegar a Acandí (Chocó), hacer conexión a Panamá, para adentrarse a través del Tapón del Darién, y seguir su camino a Estados Unidos.

Las autoridades colombianas intervinieron para evitar abusos en las tarifas, pues algunos comerciantes les cobraban en dólares a los extranjeros y tenían alzas exageradas en los precios.

Así mismo, el Gobierno intentó manejar el paso hacia Panamá y evitar la injerencia de grupos al margen de la ley que buscaran aprovecharse de los foráneos.

La situación se tornó compleja luego de los lineamientos que dio el Gobierno nacional, ya que aumentó el número de migrantes represados. Necoclí tuvo que declarar la alerta sanitaria porque el hospital terminó colapsado ante la cantidad de servicios médicos que se estaban demandando.

Tras esta alerta y las medidas que tomó la administración de Biden, el trabajo articulado de las dependencias del Gobierno y la cooperación internacional “permitió que poco a poco fuéramos descongestionando el municipio”, detalló el gerente de Fronteras.

Potenciar el turismo

Los lugareños aprovecharon la llegada masiva de migrantes para crear una economía que se movía con cobros en dólares y que no tenía un control estricto por parte de las autoridades. Por esa razón, la reducción de estos extranjeros también generó que el tema de empleo vuelva a ser un asunto de importancia para el municipio.

El Gobierno sabe que este fenómeno podría repetirse. “Hay que hacer todo lo necesario para que lo que ocurrió durante los meses anteriores no vuelva a ocurrir”, advirtió Gómez.

Ante el tema del empleo, agregó que Necoclí –además de Acandí y Capurganá, a donde también llegaron migrantes– vive del turismo y por ello es importante rodearlo para impulsar su oferta turística.

En contexto: Necoclí, a punto de colapsar por la llegada de migrantes

El fenómeno migratorio de los haitianos y africanos represados en Necoclí no es una situación que solo afronta Colombia. Migración Colombia informó que estas personas cruzan 11 países de la región antes de llegar a Estados Unidos, su destino final. Sobre la marcha, algunos optan por probar suerte y se quedan en ciudades que están en la ruta; otros tratan de conseguir el sueño americano, pero deben sortear los procesos migratorios de cada nación.

Uno de los pasos más complejos para los viajeros es el paso del Tapón del Darién, una frontera vegetal compartida entre Colombia y Panamá. Este tema no es nuevo, ya son varios los años que extranjeros toman esta ruta para llegar a Estados Unidos.

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio