“Si soy presidente, no eliminaré la JEP, la fortaleceré”: Miguel Ceballos

El pasado martes, el precandidato a la presidencia Miguel Ceballos lanzó el manifiesto programático del movimiento TU, con el que aspira llegar a la presidencia y obtener por lo menos diez curules en el Senado. En entrevista con Diario Criterio, afirma que no hace parte del Centro Democrático y que sigue siendo fiel al pensamiento conservador.

Diario Criterio: ¿Qué ha sido de Miguel Ceballos luego de la renuncia al gobierno y de su anuncio de lanzarse a la presidencia?

Miguel Ceballos: Después de mi salida del gobierno, el 25 de mayo de este año, he venido trabajando en lo que anuncié: en la creación de un movimiento que se llama TU (Transformando y Uniendo a Colombia). Esa es la palabra que nosotros queremos presentarle a Colombia para cambiar la política que está centrada en el yo de los políticos.

Siempre se quiere resaltar que quien cuenta es el político y no el ciudadano, y queremos cambiar la lógica de esa política. Por eso nos centramos en el tú, es decir, en el ciudadano como el epicentro de la movilización social y política de un país. Por eso es un movimiento social y no un partido político. Nosotros no queremos una colectividad solo para la época electoral, sino una que haga parte de un proceso social que solucione las necesidades de las personas.

Es así como en estos meses he venido recolectando firmas o apoyos. Desde que inscribí mi nombre como posible candidato presidencial, en julio de este año hasta ahora, hemos podido crear una estructura nacional que ya está recogiendo firmas en 60 municipios y ciudades.

Diario Criterio: ¿Este movimiento solo tiene como objetivo alcanzar la presidencia o tiene alguna estratega para obtener algunas curules en el Congreso?

M.C.: De las personas que nos presentamos a la presidencia por firmas, soy el único que está presentando una lista para el Senado. Tenemos diez personas de distintas regiones del país, de Antioquia, Amazonas, Tumaco, Santander, Norte de Santander, Boyacá, Córdoba… Todas ellas con un liderazgo fuerte comunitario y con experiencia en temas agrícolas, ambientales y sociales. Es el caso de Adriana González, una lideresa afrodescendiente de Tumaco; Juan Santiago Vélez, exalcalde encargado de Medellín y secretario de Cultura de Antioquia; Ramiro Meneses, que es un geólogo experto en agua y el desarrollo comunitario en el Magdalena Medio; Mariluz Gaitán, quien fue patrullera de la Policía Nacional, entre otros.

Tenemos una especial representación de suboficiales retirados de la policía y el ejército que nunca han sido representados. Mucho se habla de la seguridad en Colombia, de la necesidad que mejore, pero poco se habla de los hombres y mujeres que garantizan esa seguridad.

Lea también: Miguel Ceballos sale del Gobierno incómodo con Uribe

Diario Criterio: ¿El Movimiento TU es de izquierda, derecha o de centro?

M.C.: Miguel Ceballos nunca ha sido parte del Centro Democrático. Pertenecí al Partido Conservador y tengo una gran afinidad ideológica con esa colectividad, pero nuestro movimiento tiene una especial característica: su color morado. Con este se busca hacer un reconocimiento de las herencias positivas tanto del pensamiento liberal como del conservador. Y no hablo de partidos, sino de pensamiento.

Creo que en Colombia grandes personajes han aportado a una mejor manera de hacer política y mencionó dos: Álvaro Gómez Hurtado, uno de mis nortes ideológicos, y a Luis Carlos Galán. Dos personas que, combinándolas, muestran lo que Colombia hoy necesita: unidad en un pensamiento democrático que permita avanzar en superar las polarizaciones. Lo que le puedo decir es que nuestro movimiento no es cercano ni al Centro Democrático y ni a la Colombia Humana, es un movimiento de derecha moderada.

Con el movimiento Tu, Miguel Ceballos busca representar todas las regiones del país.
Con el movimiento Tu, Miguel Ceballos busca representar todas las regiones del país. Fuente: @ceballosarevalo

Diario Criterio: Luego de su salida y de sus declaraciones en las que le reclamaba a Uribe por no haberle contado a usted que había contactado al ELN, ¿cómo quedó la relación con él y con Duque?

M.C.: Bueno, es una relación de respeto y por eso se dicen de manera clara aquellos aspectos en los cuales debe haber un claridad. Yo aprendí que uno debe respetar las instituciones y mi queja con el expresidente es que no respetó el conducto institucional para tener contactos con miembros del ELN. Él públicamente ha dicho que tiene un respeto grande por mí y eso lo aprecio. Y tengo un gran respeto por Uribe, al igual que por el presidente Duque, pero eso no me impide mostrar aquellos aspectos en los cuales tengo distancia.

Le sugerimos: Uribe y el ELN: 20 años de amores, odios y coqueteos de paz

Diario Criterio: ¿Cómo evalúa los acuerdos de paz con las antiguas Farc?

M.C.: El acuerdo de paz hace parte de la institucionalidad constitucional y legal de nuestro país. Por lo tanto, tiene que seguir adelante su implementación. Hay avances, y hablo por mi propia experiencia. Yo manejé todo el programa de desminado humanitario en el país y se avanzó como nunca en la historia de Colombia al entregar 180 municipios libres de sospecha de minas antipersona y eso es un avance imprescindible. Se avanzó en todo el tema del sistema de respeto y promoción por la oposición política en Colombia.

Pero también hay déficits, como en la implementación del programa de sustitución de cultivos. Creo que debería haber una reingeniería en ese plan, centrándose en reemplazar las economías ilícitas por unas lícitas más robustas. En eso se tiene que avanzar muchísimo en la seguridad de los excombatientes.

Diario Criterio: ¿Se debe negociar con el Clan del Golfo y con las disidencias?

M.C.: Antes del gobierno del presidente Duque no había una ruta para que miembros de las disidencias de las Farc y del Clan del Golfo pudiesen someterse a la justicia. A partir de junio de 2020 se creó una que genera beneficios socioeconómicos y jurídicos para aquellas personas que se quieran retirar de esos grupos y someterse la justicia. Si llego a ser presidente, promovería un cambio legislativo para crear un espacio institucional (que en un momento dado fue creado en el gobierno de Santos, pero que solo duró seis meses) para que haya la posibilidad de un sometimiento colectivo ya que no lo hay.

Diario Criterio: ¿Por qué, en Colombia, las negociaciones de paz terminan siendo parciales en sus beneficios y creando nuevos ciclos de violencia?

M.C.: La única manera de romper ese ciclo es acabar con las causas de la violencia, y en Colombia hay varias. Una, todavía no hay una estructura suficientemente robusta para derrotar el narcotráfico que nutre la actividad de muchos grupos ilegales. Segundo, tenemos grandes retos de inclusión. Nosotros necesitamos que Colombia cumpla el décimo Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, el que habla de una urgente inclusión económica social y política. También necesitamos un Estado más robusto que ejerza la autoridad de manera clara y donde la seguridad ciudadana esté garantizada.

Diario Criterio: Si es presidente, ¿continúa con la fumigación de cultivos?

M.C.: Seguiría la línea de la Corte Constitucional que establece unos requisitos estrictos de carácter ambiental y de impacto en la salud humana. Yo hice mi tesis doctoral sobre el principio de precaución ambiental y creo que se debe llegar a la fumigación como último recurso.

“Quiero insistir en que la opinión púbica está aburrida de que siempre se hable de Uribe y de Petro”.

Diario Criterio: Y sobre la legalización de las drogas…

M.C.: Hay que distinguir dos cosas que siempre se confunden. La legalización del consumo ya existe en Colombia con la jurisprudencia de la Corte. La legalización de la producción tiene un problema y es que, si Colombia legaliza la producción, se convertiría en el paraíso de los narcotraficantes y quedaríamos excluidos de la comunidad internacional. Creo que este segundo tema no es posible hoy en el mundo, a menos que todos los países se pongan de acuerdo en legalizar.

Más bien hay que hacer el énfasis en la prevención del consumo. Creo que Colombia no se ha dado cuenta de la gravedad del problema. Cada día hay más consumidores en el país y necesitamos trabajar de la manera más rápida para frenar ese problema porque el microtráfico se está adueñando de las calles.

Diario Criterio: ¿Cuál es su posición en cuanto temas como el aborto o la eutanasia?

M.C.: Tengo una afinidad con el pensamiento conservador, pero también soy una persona que respeta mucho la libertad humana. Creo que la libertad debe ejercerse con responsabilidad y los seres humanos tienen derecho a tomar sus decisiones. En los temas que menciona, ya hay decisiones de nuestra jurisprudencia que deben ser respetadas aunque no las comparta. Soy un nombre institucional y de ser presidente respetaría la jurisprudencia.

Le recomendamos: La larga  batalla de Jaime por morir dignamente

Diario Criterio: ¿Si es presidente insistiría en reformar la JEP?

M.C.: La JEP ya hace parte de la rama judicial. Cuando fui parte del gobierno, respaldé públicamente unas objeciones que la historia y el desarrollo de la propia JEP han demostrado que no la hubiesen afectado. Creo que la discusión se politizó. Pero yo creo que la JEP debe seguir adelante y hay que fortalecerla, pero teniendo en cuenta que es una justicia de transición. Hay que recordarle a ella que las decisiones que tome las hace en el ámbito transicional y no deben afectar la estabilidad de los otros órganos que hacen parte de la Rama Judicial. En conclusión, yo no la eliminaría, la fortalecería, pero en el en el contexto de la colaboración armónica con la Corte Suprema de Justicia, con el Consejo de Estado y con la Fiscalía

Diario Criterio: ¿Cómo superar la polarización en la campaña electoral del próximo año?

M.C.: Quiero insistir en que la opinión púbica está aburrida de que siempre se hable de Uribe y de Petro. Necesitamos salir de ahí. Necesitamos dar espacio a pensamientos y propuestas novedosas, como la de nuestro movimiento social, que superen esa polarización y esa división. Tenemos que unirnos en lo fundamental, como decía Álvaro Gómez.

Diario Criterio: Ya que habla de dictadores, ¿hay que negociar o restablecer relaciones con Maduro?

M.C.: Mi propuesta es crear un corredor internacional de seguridad. Yo entiendo las razones por las cuales nuestro gobierno no adelanta relaciones diplomáticas estables con Venezuela. Eso yo lo respaldo, pero no quiere decir que no haya un esquema de seguridad fronteriza. Mi propuesta es que las Naciones Unidas cree un corredor internacional de seguridad en el cual haya una responsabilidad internacional para que los grupos ilegales, los de contrabando, los de las disidencias, el ELN dejen de pasar libremente. Ahora el mundo está al revés porque los ilegales cruzan libremente y los legales no.

1 Comentarios

Deja un comentario