Millones de vacunas contra el covid-19 terminarán en la basura por el acaparamiento de países ricos

Mientras varios países de África y Asia sufren el desabastecimiento de vacunas, en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y otras potencias, millones de dosis están a punto de caducar. Para los expertos, de no cerrarse esta brecha, los riesgos de nuevas variantes y picos más agresivos de la pandemia serán mayores.

Si algo quedó claro con el vertiginoso avance de la variante ómicron en Europa es la necesidad que tiene la humanidad de obtener una inmunidad de rebaño universal. Mientras esto no ocurra, no importa que los países más ricos lleguen a su tercera o cuarta dosis: siempre quedarán expuestos a la aparición de nuevos linajes en lugares donde las coberturas son muy bajas.

Lea también: Expertos recomiendan priorizar vacunas anticovid de Pfizer y Moderna sobre Janssen

Lo otro que también está claro es la enorme brecha que hay entre países ricos y pobres, entre norte y sur, no solo en las tasas de inmunización sino en el aprovisionamiento de vacunas. Mientras que Estados Unidos, Inglaterra, Francia o Europa tienen vacunas para dos, tres y cuatro veces su población, en países de África o Asia, las tasas de cobertura con una sola dosis son muy bajas.

Este gráfico de la plataforma Our World in Data permite evidenciar la brecha de la vacunación en el continente africano.

Según Naciones Unidas, el 75 por ciento de las vacunas disponibles se han destinado solamente a diez países, todos pertenecientes al G20. En contraste, continentes como África han recibido apenas el 0,6 por ciento de la producción mundial. “La distribución equitativa de las vacunas es la mayor prueba moral que enfrenta la humanidad”, dijo al respecto António Guterres, secretario general de la ONU.

Para Germán Velásquez, subdirector del instituto de investigación South Centre y uno de los mayores expertos en acceso a medicamentos y vacunas en el mundo, el problema está en el cinismo de los países ricos en el mercado de vacunas.

Recomendado: Estados Unidos, España y Canadá, los padrinos de la vacunación contra el covid-19 en Colombia

Ellos se comprometieron a abastecer con vacunas a los países del sur, a través del mecanismo Covax, pero ese compromiso fue de carácter voluntario y fracasó. Entonces, los países industrializados terminaron acaparando las vacunas, especialmente las de Pfizer y Moderna”, dijo Velásquez a Diario Criterio.

En su más reciente columna de opinión, publicada en este medio, Velásquez asegura que el acaparamiento de vacunas terminará en el desperdicio de millones de dosis, pues esos países no las necesitan en este momento. Por ejemplo, solo en Reino Unido, para finales de este año, se estima un excedente de 219 millones de dosis que tendrían que ser desechadas por su vencimiento.

Así lo asegura un estudio publicado en la revista TheBMJ, que aborda el problema del mal manejo de las vacunas excedentes en el mundo. Según el informe, Estados Unidos tenía, para finales de julio, unas 26 millones de dosis sin usar, que servirían para ayudar a inmunizar a más de 13 millones de personas.

Para esa misma fecha, en Reino Unido se habrían botado a la basura 170.000 vacunas de Moderna por su fecha de vencimiento. Según datos de la empresa de análisis Airfinity, en este país hay aproximadamente siete dosis de vacunas per cápita.

Una vez que el gobierno haya regalado los 30 millones que se comprometió a donar, todavía quedaría un excedente de 189 millones de dosis. Para el 2022, esa cifra excedente podría llegar a 421 millones de dosis”, dijo al respecto Caroline Casey, analista principal de Airfinity.

Vacunas excedentes por país - TheBMJ
Vacunas excedentes por país – TheBMJ

Una advertencia similar hicieron hace unos días varias ONG que trabajan en temas de salud, al advertir que cientos de millones de dosis de vacunas contra el covid-19 terminarán en la basura, debido al acaparamiento y al poco tiempo que se les dio como vida útil.

Según estas organizaciones, en países como Canadá el gobierno compró dosis suficientes para vacunar tres veces a su población. “Además de dificultar una cobertura vacunal mundial adecuada y eficaz, ha provocado que los países ricos tengan en los últimos meses del año un sobrante de 1.200 millones de dosis, de las cuales 241 millones podrán llegar a desperdiciarse si no se donan rápidamente”, aseguran.

Le puede interesar: Carné con esquema completo, obligatorio para eventos, pero no hay Pfizer para segundas dosis

Las dificultades para donar las vacunas sobrantes

El pasado 23 de diciembre se informó que Nigeria había desechado un millón de dosis de vacunas contra el covid-19 de la farmacéutica AstraZeneca. La noticia causó revuelo a nivel mundial y las autoridades de ese país tuvieron que salir a dar detalles de su decisión.

Faisal Shuaib, director de la Agencia Nacional de Desarrollo para la Atención Primaria de Salud, dijo que las vacunas desperdiciadas hacían parte de un lote donado por varios países en octubre, el cual contenía varias dosis que vencían en noviembre. “Hace unos meses, cuando nos ofrecieron estas dosis, sabíamos que tenían una vida útil corta, pero las aceptamos porque vivíamos en un escenario donde el suministro de vacunas contra la covid-19 era muy escaso” dijo el funcionario. 

Shuaib explicó que, aunque agradecen las donaciones, es inexplicable cómo esas vacunas estuvieron tanto tiempo almacenadas y solo fueron donadas cuando estaban a punto de vencerse. Organizaciones como la África CDC y la OMS lamentaron la pérdida de los biológicos y llamaron la atención de los países donantes por la falla en los tiempos de entrega.

Lea también: Colombia no solo sufre por el covid sino por el Covax

El caso de Nigeria permite evidenciar lo que sería la falta de compromiso de algunos países ricos con estrategias como Covax y, además, la poca capacidad de países en desarrollo para aplicar vacunas a punto de caducar. Cabe resaltar que la mayoría de las vacunas contra el covid-19 han sido aprobadas para uso de emergencia, por lo que su vida útil es apenas de seis meses, aproximadamente.

Esta es una “consecuencia inevitable de sacar las vacunas por la puerta lo más rápido posible“, dijo Gino Martini, científico jefe de la Royal Pharmaceutical Society, citado en el estudio de TheBMJ.

Mientras que varios países africanos han destruido las vacunas que recibieron donadas porque estaban a punto de expirar, en Ontario, la Health Canada aprobó en junio una extensión de un mes a cientos de miles de dosis de la vacuna AstraZeneca. Esto, basado en nuevos resultados de estabilidad.

Un camión descarga las vacunas contra el coronavirus de AstraZeneca vencidas en el vertedero de basura de Gosa, en Abuja, Nigeria, el 22 de diciembre de 2021. (KOLA SULAIMON AFP)
Un máquina descarga las vacunas contra el coronavirus de AstraZeneca vencidas en el vertedero de basura de Gosa, en Abuja, Nigeria, el 22 de diciembre de 2021. (KOLA SULAIMON AFP)

Entre tanto, la vacuna Janssen, que originalmente tenía una vida útil de tres meses cuando fue autorizada en febrero de 2021, fue extendida por seis semanas, en junio, por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos, y por otras seis semanas a finales de julio.

Por ahora, alargar el periodo de vencimiento de las vacunas es un asunto que está siendo investigado en varias partes del mundo, pero es algo que tomará tiempo y no les salvará la vida a los productos que ya tienen su fecha de expiración marcada en los francos.

Para los expertos, casos como los de Nigeria pueden aumentar significativamente, pues durante los próximos meses muchos países buscarán abastecer sus bodegas para reforzar la vacunación.

No podemos, ni debemos aceptar que los países que ya han utilizado la mayor parte del suministro mundial de vacunas utilicen aún más, mientras que las personas más vulnerables del mundo siguen sin protección”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Recomendado: 500 millones de pruebas gratis de covid: el plan de Joe Biden para luchar contra ómicron sin volver al confinamiento

7 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio