Abudinen al banquillo, así están las apuestas para su moción de censura

La ministra de las TIC, Karen Abudinen, llegará este viernes a la Cámara de Representantes como la sexta funcionaria del gobierno Duque que enfrenta una moción de censura. El escándalo del anticipo de 70.000 millones de pesos a Centros Poblados la tiene tambaleando y no contaría con los votos necesarios para quedarse; sin embargo, a última hora le podría llegar un salvavidas.

Mientras se conocen más detalles del contrato por 1,2 billones de pesos entre el Ministerio de las TIC y la unión temporal Centros Poblados para llevar internet a más de 7.000 colegios públicos, la indignación ciudadana por la posible pérdida de los 70.000 millones de anticipo sigue creciendo.

El peso de este escándalo ha caído sobre la ministra Karen Abudinen, quien a pesar de contar con el respaldo del presidente Iván Duque, ha tenido que recibir una poderosa carga de críticas, cuestionamientos y hasta denuncias por las fallas y omisiones que habrían ocurrido en su cartera para asignar la licitación y velar por el correcto cumplimiento del millonario contrato. Para este viernes, 3 de septiembre, la ministra tendrá que enfrentarse a un control en el Congreso, en donde pesan más los argumentos y críticas políticas, que judiciales.

Lea también: Escándalo MinTic: los nexos políticos de las cuatro empresas que forman Centros Poblados

La moción se da después de varias peticiones de congresistas de la oposición, quienes habían radicado la solicitud 12 días atrás. Representantes como Katherine Miranda, León Fredy Muñoz y María José Pizarro son algunos de los que más han insistido en la renuncia de Abudinen y han encontrado en este confuso, y hasta oscuro caso, un fértil terreno para socavar, no solo la imagen de la funcionaria sino del propio gobierno.

Esta es la inversión más grande que ha hecho el MinTIC, pedíamos recursos para acabar con la brecha digital y nos decían que no había plata, pero si tenían para el despilfarro y la corrupción. Por eso citamos a la moción de censura”, señaló el representante Muñoz.

A estas voces se han sumado otras que, en el papel, hacen parte del gobierno. Entre estas se destaca el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, jefe político de Cambio Radical, partido al que pertenece la ministra y quien se ha convertido desde hace varias semanas en el objeto central de violentas y certeras columnas en El Tiempo.

Recomendado: “Contrato de MinTic es un atraco al Estado” dice Vargas Lleras y advierte de nuevo escándalo en esa cartera

En una de estas calificó como atraco al Estado el anticipo de 70.000 millones de pesos. Además, cuestionó los cambios en la metodología que permitieron a Centros Poblados ganar la licitación. “Se filtró información privilegiada desde el Ministerio”, preguntó en uno de sus textos.

También esta semana se sumó Gabriel Santos, representante del Centro Democrático, quien se desligó de su partido y dijo: “Mi convicción de exigir responsabilidad política y defender el dinero de los contribuyentes es más importante que las palmadas en la espalda entre políticos. La ministra debe renunciar”.

Sin embargo, aún no es claro si posturas como la de Santos y Vargas Lleras sean totalmente cometidas en sus bancadas y se pueden traducir en votos contra la ministra. Algunos apuntan a que las mayorías del Congreso, como en otra oportunidades, terminarán del lado del gobierno, pero advierten que, a diferencia de otras mociones de censura, esta vez hay más cosas en juego, sobre todo en relación con las próximas elecciones. Esto, porque quienes salven a la ministra con sus votos, podrían ser castigados en las elecciones de 2022. 

Juan Diego Ávila, analista y especialista en Gobierno de Colombia Risk, le dijo a Diario Criterio que la situación de Karen Abudinen “puede desembocar en una grave crisis política para el gobierno de Iván Duque. Es factible que la ministra renuncie y evite que el gobierno gaste capital político que necesita para tramitar temas como el de la reforma tributaria”.

Las cartas de la ministra Abudinen

Tanto la ministra como el presidente Duque saben que llegar a la moción de censura sin los votos necesarios es casi un suicidio. Por eso, muchos apuntan a que la permanencia de Abudinen en el cargo es una señal de confianza en los partidos que forman parte de la coalición de gobierno.

Entre tanto, la ministra ya cuenta con un importante terreno abonado a su favor para este viernes. Cabe resaltar que la decisión de citar esta moción de censura es competencia de la mesa directiva de la Cámara, hoy liderada por la representante Jennifer Arias, quien además de estar en las filas del Centro Democrático ha demostrado fuerte respaldo al gobierno.

Le puede interesar: Reformar la ley de garantías: ¿necesidad o mermelada preelectoral?

El representante León Freddy Muñoz, de la Alianza Verde, denunció “dilaciones” de Arias para citar la moción de censura. “Será que son intencionalidades de este sector político para evadir la responsabilidad de lo que está pasando”, cuestionó el congresista.

Finalmente, la presidenta de la Cámara se defendió de las acusaciones y la mesa directiva dio luz verde al debate. Sin embargo, las fechas y los tiempos utilizados dejaron preocupados a varios congresistas de la oposición.

Lo primero es que el tiempo entre el anuncio y la realización de la moción de censura le dan a la ministra y al gobierno un tiempo para hacer el lobby necesario y buscar los votos a favor. Lo segundo tiene que ver con el día elegido para el debate. Al agendar la discusión para un viernes, muchos representantes tienen la excusa de no asistir, pues como ya es habitual, pueden argumentar que ese día estarán de viaje por sus regiones.

Esto pondría en riesgo el quórum para la moción de censura, lo que daría otro respiro a Abudinen. Además, si el debate se da el viernes, lo más probable es que el tiempo se vaya en intervenciones y la votación quede aplazada para la próxima semana. Así las cosas, la ministra tendrá varias oportunidades para medir la intenciones de sus jueces.

Moción de censura: un arma de doble filo

Las sumas y restas al interior de la Cámara de Representantes ya comenzaron. De las 171 curules que tiene este organismo, cerca de 130 están usualmente controladas por el gobierno. Se trata de los puestos del Centro Democrático, Cambio Radical, el Partido Liberal, el Partido Conservador, el Partido de la U y los movimientos cristianos.

Si la tendencia continúa, como ya pasó en la reciente moción de censura a Diego Molano, el presidente y su ministra no tendrían de qué preocuparse. Hasta el momento se sabe que el Centro Democrático apoyará a Abudinen, aunque varios prefieren que renuncie.

En Cambio Radical el panorama es más complicad. La bancada se dividiría entre quienes siguen fielmente a Vargas Lleras y quienes son cercanos a los Char, de la cual hace parte la ministra. Algunos de los que votarían en contra de la moción son Carlos Mario Farelo, Modesto Aguilera, César Lorduy, José Gabriel Amar y Karina Rojano.

Así esta la Cámara de Representantes antes de la moción de censura de Karen Abudinen
Conformación de la Cámara de Representantes – Congreso Visible

Sin embargo, desde las directivas del partido parece haber un permiso para que sus miembros voten con independencia. Se dice que la bancada no se reunirá antes del debate, por lo menos no antes de que Vargas Lleras lo haga con los Char. Por ahora, de los 30 votos de esta bancada, la mitad estarían seguros para la ministra, pero es probable que logre más.

En el Partido Conservador, Liberal y La U también hay división, muchos aseguran que no habrá una postura hasta el viernes. Detrás de toda esta trama existe preocupación de los partidos frente a su imagen en la opinión pública por el posible apoyo a la ministra.

Puede leer: ¿Se reunirá Duque con expresidentes de Colombia para tratar el tema Nicaragua?

Las bancadas de gobierno ya tienen a cuestas otras mociones de censura. La más reciente es la de Diego Molano, ministro de Defensa. Lo más seguro es que quienes apoyen a Karen Abudinen terminen siendo carne de cañón de las redes sociales y los partidos de oposición.

Hasta ahora, muy pocos senadores y representantes han salido en medios de comunicación a respaldar abiertamente a la ministra. Para algunos, esta tendencia se puede repetir en la votación, pues muchos representantes la respaldarán en silencio o, incluso, optarán por no votar. Todos buscan minimizar riesgos de cara a su posible reelección en las parlamentarias de 2022.

Por ahora, la ministra Karen Abudinen no logra persuadir a los colombianos y al Congreso de su ausencia de responsabilidad política en el contrato. Abudinen se su suma a la extensa lista de ministros del gobierno Duque que pasaron por el banquillo del Congreso. Alberto Carrasquilla, Angela María Orozco, Guillermo Botero, Carlos Holmes Trujillo y Diego Molano son los otros ministros que han estado en la cuerda floja.

No se pierda: Lanzarse por firmas, la estrategia para hacer campaña antes del tiempo permitido por ley

4 Comentarios

  1. Asco y repulsión producen estos congresistas y este gobierno corrupto, indecente y cínico. Increíble que sea noticia este clase de componendas al mejor estilo mafioso para tratar de darle visos de legalidad y ver una situación anómala como “normal”. Congresistas aliados para sostener lo insostenible y la prensa no presiona ni la opinión ciudadana para que estas alianzas corruptas no sean presentadas como lo mas normal con el argumento “de que así es en la mayoría de los congresos del mundo”. Esto no es argumento ético, ni jurídico. Solo es una aberración presentada como algo normal y civilizada. Hasta donde ha llegado el degenaramiento y la estupidez humana

Deja un comentario

Diario Criterio