Nik Bärtsch, compositor, pianista y jazzista suizo, estará de concierto en Colombia

Uno de los compositores y artistas contemporáneos más importantes del sello ECM estará en el Auditorio de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá el próximo 24 de noviembre.

Nik Bärtsch es uno de los músicos contemporáneos más reconocidos en el circuito del jazz en Europa. El artista suizo hace parte del sello musical ECM, uno de los más reputados y respetados del mundo, especialmente para géneros como el jazz, la música clásica o la World Music, y su forma de ver y vivir la música, así como la filosofía que rodea a sus composiciones, le han labrado una gran fama.

Pues Bärtsch estará en Colombia, más específicamente en Bogotá, el próximo 24 de noviembre, para un concierto en el auditorio Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. En un evento que se logró gracias al esfuerzo de varias entidades como Prohelvetia, HAB Hotel, Audio elite, la Universidad Jorge Tadeo Lozano, la librería Santo & Seña y Rey Naranjo Editores, la editorial que publicó en Colombia el libro Between Sound and Space de Tyran Grillo, que recopila los mejores álbumes y artistas de ECM.

Puede leer: La poesía se toma la Biblioteca Nacional de Colombia

La llegada de Nik Bärtsch al país se da para promocionar su más reciente álbum, Entendre (escuchar en Francés), que ofrece una visión profunda del pensamiento musical del artista e ilumina aspectos esenciales de su forma de tocar. Se trata del primer álbum tocado enteramente en piano acústico (grabado en una sola toma) y para John Lewis, crítico musical del diario The Guardian, “podría ser su mejor álbum hasta ahora”.

Con su música, el suizo juega con texturas entre jazz, funk, música nueva, minimal y música ritual y sacra. Además está inspirada en la cultura japonesa Zen, especialmente en el arte marcial Aikido. Para él, “mi pensamiento y mi música se basan en la tradición del espacio urbano. No se destilan de una tradición nacional o estilística sino del sonido universal de las ciudades. La ciudad en su rugiente diversidad requiere la capacidad de enfocarse y concentrarse en lo esencial: medir las propias acciones, permanecer en silencio en el lugar correcto“.

Vea aquí a Nik Bärtsch hablando sobre su nuevo álbum:

En ese sentido, añade, “esta música extrae su energía de la tensión entre la precisión compositiva y la autoelusión de la improvisación. De la restricción implícita en uno mismo surge la libertad.  Éxtasis a través del ascetismo”.

En su libro Listening: Music, Movement, Mind (Escuchar: música, movimiento, mente), en el que explica su filosofía musical y su búsqueda de libertad, sonido e interpretación, Nik Bärtsch también habla de cómo, para él, la música (y sobre todo la interpretación en vivo) es una especie de ceremonia sagrada, algo que él llama Ritual Groove Music.

“El ritual es una forma de cuidar las cosas que son importantes. Lo sabemos desde una estética japonesa. La repetición juega un papel importante. La repetición es una forma de aprender, y de profundizar las cosas, es el momento cinético de movimiento que aumenta tu energía. Eso es lo que es el ‘groove’ para mí. Estás dentro y no lo puedes saltar. La música es una forma de escuchar y experimentar la vida. Entonces, encontré Ritual Groove Music como un flujo lo suficientemente preciso, pero también lo suficientemente abierto”, explico el músico en una entrevista con el Santa Cruz Sentinel.

Puede interesarle: ‘Argentina, 1985’: un país que se encuentra con su verdad

También ha dicho que “una pieza musical puede ser ingresada, habitada como una habitación. Avanza y se transforma a través de movimientos circulares obsesivos (…). La atención de los oyentes se dirige hacia variaciones y fraseos mínimos. Los sonidos se convierten en un organismo integral, como un animal, un hábitat, un espacio urbano. Hay que pensar con los oídos y las manos”.

Entendre, su nuevo álbum, es una conjunción de toda esa filosofía. Él ha hecho parte de dos formaciones diferentes: el cuarteto acústico Mobile (formado en 1997) y el quinteto eléctrico Ronin (formado en 2001). Pero el nuevo trabajo es un álbum en solitario.

Nik Bärtsch

Fue grabado en el estudio Auditorio Stelio Molo de Lugano y plantea la escucha como un proceso dinámico. En estas realizaciones en solitario, las piezas polimétricas de Nik Bärtsch se desarrollan con mayor atención a las sutilezas del tacto. Al tocar solo, intenta “dejarse ir y fluir en la pieza, y trascender la idea egocéntrica de forzar la música, encontrando un mayor nivel de libertad de acuerdo con la forma de la obra”.

Como dice en su reseña sobre el álbum John Lewis: “Sus dos formaciones regulares son fascinantes, pero pueden ser un trabajo duro de escuchar. En una situación de banda, las complicadas composiciones de Bärtsch son a menudo un lío de ritmos entrelazados y armonías que chocan que pueden provocar dolor de cabeza. Pero, cuando se reorganizan para piano solo, dan espacio para respirar”.

Los colombianos podrán ser testigos por si mismos de esa experiencia el próximo 24 de noviembre, a las 8:00 P.M. Las boletas se pueden comprar aquí.

Siga con: Esquivo y misterioso: ‘La mujer zorro y el doctor Shimamura’

4 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio