La Nueva Ruta de la Seda: los planes de la China de Xi Jinping

Esta semana, los principales dirigentes del Partido Comunista de China (PCC) adoptaron una resolución que afianza el legado del presidente Xi Jinping entre los íconos del régimen. Xi, líder indiscutible del país más poblado del mundo, encabezó la plenaria de unos 350 miembros del Comité Central del partido que gobierna China.

El poderoso Parlamento del PCC aprobó la resolución sobre los Grandes Logros y Experiencia Histórica de la Centenaria Lucha del Partido, el tercer documento de su tipo en sus 100 años. El comunicado final publicado por la agencia oficial de prensa Xinhua pidió defender “la visión correcta de la historia del partido” y agrega que el PCC “ha escrito la más magnífica épica en los miles de años de historia de la nación china“.

Puede leer: ‘La sociedad secreta más grande del mundo’: entre críticas y una historia oscura, el Partido Comunista Chino celebra su centenario

En un país donde la historia es utilizada tradicionalmente para legitimar el poder, Xi ha aprovechado esta resolución para presentarse como heredero incuestionable del régimen.

Desde su llegada al poder en 2012, “el socialismo chino ha entrado en una nueva era“, afirma el comunicado. El “pensamiento” del hombre fuerte de Pekín “es la quintaesencia de la cultura y el alma chinas“, continúa el texto, que llama “a todo el partido, todo el ejército y gente de todos los grupos étnicos, a unirse alrededor del Comité Central con el camarada Xi Jinping como su eje“.

Y en 2013, el gobierno de Pekín encabezado por Xi, se propuso crear una “nueva ruta de la seda“. Con los años, el proyecto se ha materializado lentamente, conocido bajo las siglas BRI por sus iniciales en inglés (Belt and Road Initiative). Con el proyecto, el gigante asiático se propone ganar peso mundial con el desarrollo de infraestructura de países de ingresos bajos y medios.

El plenario de este año allana el camino para el XX congreso del PCC, en el que se espera que Xi asuma un tercer periodo al frente del gobierno, que lo convertirá en el líder más poderoso de China desde Mao Zedong.

El poder de Xi

Analistas consideran que la resolución ayudará a Xi a afianzar aún más su poder, al definir su visión sobre China antes del congreso del año próximo. “El partido reescribe su pasado para preparar el futuro en torno a Xi Jinping. Vamos a asistir a una forma de ley de silencio aún más grande” sobre las horas oscuras de la historia, estima el sinólogo Jean-Pierre Cabestan, de la universidad bautista de Hong Kong.

Xi Jinping, presidente de China. Foto: AFP
Xi Jinping, presidente de China. Foto: AFP

El periodo de Xi ha estado marcado por la guerra contra la corrupción, políticas represivas en las regiones de Xingjiang, Tíbet y Hong Kong, y un abordaje cada vez más asertivo de las relaciones internacionales.

También creó un culto a su liderazgo que aplastó la crítica, erradicó a sus rivales e introdujo su propia teoría política a estudiantes de escuela y colegio.

El gran proyecto de China

Desde el lanzamiento en 2013 de la Nueva Ruta de la Seda, China ha invertido más de 843.000 millones de dólares en la construcción de carreteras, puentes, puertos y hospitales en 163 países.

La idea del denominado “proyecto del siglo” es conectar a China con los cinco continentes. Hasta ahora, el comercio entre los países involucrados ha alcanzado los 6.000 billones de dólares gracias a las obras. En 2019, los contratos firmados relacionados con la iniciativa alcanzaron los 64.000 millones de dólares.

Nueva Ruta de la Seda China.
Nueva Ruta de la Seda en China.

Las estimaciones son impresionantes. Por ejemplo, el Banco Mundial cree que la Nueva Ruta de la Seda fomentará el comercio mundial 9,7 por ciento, y el tiempo de transporte de mercancías bajará 12 por ciento. También calcula que 7,2 millones de personas saldrán de la pobreza extrema en el planeta. El Fondo Monetario Internacional y Naciones Unidas también parecen alineados detrás del proyecto.

Hay elementos clave, como el Corredor Económico China-Pakistán (CECP). Esta megaobra es clave geoestratégicamente, ya que cruzará Pakistán y permitirá reducir a la mitad el tiempo de transporte de mercancías hacia Europa, Oriente Medio y África. También recortará en 30 días el transporte marítimo de petróleo y gas natural.  

Proyectos relacionados con la Nueva Ruta de la Seda China.
Infraestructuras que hacen parte de la Nueva Ruta de la Seda en China.

Incluso, Pekín espera crear una Ruta de la Seda Polar. Con ello, espera acceder a recursos naturales aún sin explotar, además de desarrollar un corredor marítimo América del Norte y Europa. Con ello, Pekín reduciría a la mitad el tiempo en el que sus embarcaciones alcanzan el puerto de Rotterdam a través del Canal de Suez actualmente.

En todo caso, el ambicioso proyecto descansa en conseguir alianzas estratégicas en todo el mundo por medio de las inversiones e infraestructuras. La inversión le permite tener aliados diplomáticos, así como conseguir recursos naturales.

Críticas a los planes chinos

Un estudio del centro internacional de investigación AidData asegura que el colosal programa chino de infraestructura internacional dejó a numerosos países en desarrollo con una “deuda oculta” de 385.000 millones de dólares.

Este informe señala que acuerdos opacos con bancos estatales y empresas bajo la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda dejó a decenas de países pobres con deudas que no aparecen en sus balances contables.

Casi 70 por ciento de la inversión china fue prestada a bancos estatales o iniciativas conjuntas de empresas chinas con socios locales en países fuertemente endeudados con Pekín. Según el director ejecutivo de AidData, Brad Parks, “muchos gobiernos pobres no podían endeudarse más, así que (China) se puso creativa“.

Puede leer: ¿Una amenaza? Por qué Estados Unidos le teme tanto a China

Dijo que los préstamos eran otorgados a “una constelación de actores distintos del gobierno“, pero muchas veces respaldados por el gobierno para asegurar el pago si la otra parte no lo hacía. “Los contratos eran turbios y los mismos gobiernos no saben los valores de sus deudas con China“, agregó.

El estudio determinó que las deudas tienen un valor de alrededor de 385 millones de dólares. AidData, adscrita a la Universidad William and Mary de Virginia, listó 45 países de ingresos medios y bajos que ahora tienen niveles de endeudamiento con China de más de 10 por ciento de sus PIB.

El flujo de dinero chino en sitios como Baluchistán, en el suroeste de Pakistán, ha generado resentimiento entre pobladores locales que dicen que no obtienen beneficios, y militantes han lanzado ataques para socavar las inversiones chinas. Según Parks, muchos de los que se sumaron al programa chino ahora se arrepienten.

Puede leer: ¿Es peligroso el mercado chino? Las interrogantes que deja el desplome de Evergrande

Los créditos chinos tienen intereses más altos y periodos de pago más cortos que una iniciativa similar del G7 lanzada este año para contrarrestar a Pekín, reveló AidData. El estudio concluyó que la iniciativa “no es un plan para construir alianzas”, como ha dicho Pekín, sino una “cacería por el proyecto más rentable“.

A las críticas al proyecto se suman las controversias del gobierno de Pekín en materia de derechos humanos. Entre ellas se cuentan el genocidio uigur y las presiones sobre territorios democráticos como Hong Kong y Taiwán.

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio