La apuesta que no les salió bien a los Galán

Peleas con figuras del Nuevo Liberalismo y no participar en la lista de la Coalición Centro Esperanza incidieron en los malos resultados electorales del partido de los hermanos Galán.

Con cerca de 486.000 votos, que le dieron a Juan Manuel Galán el segundo lugar en la consulta presidencial, los 329.756 votos de la lista al Senado y las curules de Julia Miranda y Juan Sebastián Gómez González (en coalición), los hermanos Galán se declaran ganadores de la jornada electoral y vislumbran un futuro prometedor para el Nuevo Liberalismo.

Sin embargo, otros opinan que las peleas internas y su decisión de no sumarse a la lista de la Coalición Centro Esperanza los dejó por fuera del Senado. Esta es la historia.

Puede leer: ¿Por qué el quinto candidato más votado en Senado no pudo obtener una curul?

A inicios de agosto del año pasado, los hermanos Juan Manuel y Carlos Fernando Galán, junto con antiguos dirigentes, celebraron que la Corte Constitucional le devolviera la personería jurídica al Nuevo Liberalismo, fundado por Luis Carlos Galán. Pero no todo fue alegría. El alto tribunal demoró más de dos meses en hacer público el fallo y solo hasta el 28 de octubre el Consejo Nacional Electoral le volvió a dar vida al Nuevo Liberalismo.

Aunque felices, en su momento varios líderes de la colectividad expresaron su inconformidad por el retraso y afirmaron que esos dos meses y medio de espera jugaron en contra de la estrategia para enfrentar las elecciones de 2022. Pocos días después, el 9 de noviembre, Iván Marulanda, uno de los fundadores del Nuevo Liberalismo, renunció a la Alianza Verde para ingresar al partido. Juan Manuel saludó la llegada del veterano político y amigo de su padre.

Comienzan las dificultades para el Nuevo Liberalismo

La luna de miel entre los hermanos Galán y Marulanda duró poco y el partido afrontó su primera crisis. La elección de Fernando Galindo como director nacional y Andrés Talero como secretario general fue rechazada por Marulanda y otros dirigentes históricos del Nuevo Liberalismo, entre ellos, Alfonso Valdivieso. En una carta del 11 de noviembre renunciaron al Consejo Nacional.

Con el paso de los días, la relación con los Galán se deterioró y en los primeros días de diciembre Marulanda abandonó al Nuevo Liberalismo y volvió a las toldas de los verdes. Como si fuera poco, estalló una pelea con Rodrigo Lara Restrepo, hijo del exministro y compañero de Luis Carlos Galán, Rodrigo Lara Bonilla, por la definición del candidato a la Presidencia. El saldo final del enfrentamiento fue el alejamiento de Lara Restrepo de la colectividad.

Rodrigo Lara Restrepo
Rodrigo Lara Restrepo

Por esa época, Carlos Fernando anunció su renuncia al Concejo de Bogotá para dedicarse a organizar al partido de cara a las jornadas electorales de 2022. “Para mí, siempre ha sido y será un orgullo haber sido concejal de Bogotá, no es una decisión fácil (…), me voy del Concejo con tristeza, pero con la esperanza del que el Nuevo Liberalismo va a representar una opción”, dijo, en su momento.

Las apuestas de los Galán

Con su hermano como virtual precandidato a la Presidencia, los cálculos tras esta renuncia eran que el caudal electoral conseguido por Carlos Fernando en las elecciones a la Alcaldía de Bogotá, en las que obtuvo el segundo puesto con más de un millón de votos, le darían el suficiente impulso a una posible lista al Senado del Nuevo liberalismo.

Luego vinieron las negociaciones para que el partido integrara la Coalición Centro Esperanza. Se llegó al acuerdo de que Juan Manuel participara en la consulta presidencial de la coalición, pero no para que el Nuevo Liberalismo integrara las listas conjuntas de Senado y Cámara. Así, a pocas horas para que se cerraran las inscripciones de candidatos, el partido de los Galán lanzó su lista cerrada a Senado, encabezada por la periodista Mábel Lara.

Los Galán eligieron cabeza de lista al Senado a Mabel Lara del Nuevo Liberalismo
Mábel Lara encabezó la lista al Senado por el Nuevo Liberalismo. Foto: Campaña del Nuevo Liberalismo

De acuerdo con varios analistas consultados por Diario Criterio, estar por fuera de la lista de la Coalición Centro Esperanza los dejó por fuera del Senado. Ellos le apostaron a una lista muy bien confeccionada que trataba de recoger un amplio espectro de la ciudadanía colombiana y hacía énfasis en las regiones.

Aparte de Mábel Lara, se encontraban unos candidatos idóneos y con una importante trayectoria académica, política y regional, como Carlos Negret, Sandra Borda y Yolanda Perea. A eso se sumó la confianza en el caudal electoral de Carlos Fernando, tanto es así que no ocupó la cabeza de lista sino el séptimo puesto.

Por supuesto, los Galán no hablan de derrota. Los cerca de 486.000 votos que le dieron el segundo lugar en la consulta presidencial, los votos por la lista al Senado y las curules de Julia Miranda (Cámara por Bogotá) y de Juan Sebastián Gómez González (coalición en Caldas) son suficientes para dar un parte de victoria de un partido con pocos meses de vida.

Lograr poner en pie un partido después de tanto tiempo ha sido un trabajo titánico por el que hoy quiero agradecerles. Logramos el apoyo de cerca de medio millón de colombianos a nuestra campaña presidencial, y construimos la mejor lista al Senado de todas las que competían hoy”, dijo este lunes Juan Manuel Galán.

Sin embargo, para muchos queda la espinita de que, si hubieran participado en la lista de la Coalición Centro Esperanza, habrían podido lograr una o dos curules en el Senado.

Lea más en Elecciones: El uribismo se la juega toda por Fico: Zuluaga retira su candidatura presidencial 

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio